Segundo accionista de CLC pide salida de Alejandro Gil de la presidencia

Segundo accionista de CLC pide salida de Alejandro Gil de la presidencia

Compartir

La tensa sesión de directorio del jueves pasado marcada por duros cuestionamientos a la actuación de su presidente Alejandro Gil y la posterior renuncia de Jonás Gómez Pacheco a la mesa oficializada este lunes, marcaron la instalación del conflicto de Clínica de Las Condes al nivel de sus accionistas en una escalada que está lejos de terminar.

Esta vez es el empresario Segundo Gómez Pacheco -que junto a sus hermanas Teresa y Magdalena, poseen casi el 8% de las acciones de CLC a través de su family office Inversiones Castilla- quien sale a cuestionar la crisis de la institución de salud privada agravada en las últimas semanas por el escándalo provocado por la aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus a Alejandro Gil vulnerando los protocolos de la pandemia y abriendo un sumario en curso de las autoridades sanitarias.

Imagen foto_00000007

Imagen foto_00000006
Segundo Gómez Pacheco empresario y accionista de CLC.

“Estamos absolutamente en contra de la forma de administrar que tiene el sr. Gil. De hecho, esto lo hemos hecho presente en el directorio y pensamos que lo menos que debería hacer él, por un poco de dignidad, es dar un paso al costado. El tema de la vacuna nos parece gravísimo”, indica Gómez, quien respecto a la gestión de la cabeza de CLC precisa: “Nosotros no tenemos nada que ver con la administración del sr. Gil y estamos absolutamente en contra de la manera como ha funcionado”.

En su análisis del escenario de CLC y de sus caminos de salida para recuperar aspectos como la imagen pública, la relación con las autoridades y la validación interna del gobierno corporativo, el empresario enfatiza que “mientras esté el sr. Gil ahí, la verdad es que nosotros no vemos ningún futuro en la clínica; muy por el contrario, creemos va a ir de mal en peor”.

De esta forma, Segundo Gómez marcó su posición como accionista de la clínica, en cuya mesa es representado por Christian Taeger, uno de los dos directores independientes junto a Juan Enrique Allard, electo en representación de los médicos.

NUEVAS FASES DEL CONFLICTO

Si bien los hermanos Jonás y Segundo Gómez Pacheco están presentes en la propiedad de CLC, ambos participan de manera totalmente separada y de hecho, el primero -que posee del orden de un 3% de la propiedad- fue elegido director con el apoyo de los controladores, el grupo Auguri, ligado a la empresaria Cecilia Karlezi. Así, ambos han seguido la tónica de la disputa legal que mantienen como herederos del empresario y exsenador radical Jonás Gómez Gallo.

Sin embargo, los hermanos coincidieron en sus emplazamientos al principal representante del controlador de la clínica. “El manejo del sr. Gil ha sido desastroso, y estamos muy preocupados”, reitera Segundo Gómez, lo cual ejemplifica en la caída en el precio de las acciones de la firma, que ayer cerraron con una baja de 3,01% para situarse en $ 24.288, su menor precio desde inicios de abril pasado.

OTROS CURSOS DE ACCIÓN

El empresario adelanta que entre las opciones en análisis está una eventual venta de su participación en CLC. “Incluso, estamos viendo la posibilidad de salirnos del negocio, si es que es posible” indica, si bien reconoce que esa vía se ve dificultada por un “precio de las acciones se ha venido al suelo”.

Fuentes cercanas a CLC señalan que los socios minoritarios están poniendo especial atención en la próxima entrega de resultados correspondientes al primer semestre de este año, ya que dependiendo de esa información podrían evaluar nuevos cursos de acción.

PARIS: «SE MAL UTILIZÓ VACUNA PARA UN NIÑO»

La polémica por la aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19 al presidente de la CLC fuera de la programación oficial se hizo presente ayer en la interpelación al ministro de Salud, Enrique Paris, en la Cámara de Diputados.

«Se utilizó mal una vacuna Pfizer que estaba destinada a un niño de Chile, esa es una falta gravísima», sostuvo al calificar la falta que es objeto de un sumario sanitario en la Seremi de Salud y de una denuncia a la Fiscalía Metropolitana Oriente «en contra del señor que utilizó mal un bien público». En relación al avance de ambos procesos, Paris indicó que «todo lo que resulte será comunicado en su oportunidad».

En cuanto a las eventuales sanciones que arriesga CLC, el titular del Minsal indicó que si bien «anunciamos el cierre del vacunatorio si el sumario sanitario demuestra que actuaron mal», aclaró que esta eventual sanción no está encaminada a la clausura de esa unidad, sino a que «no se entreguen más vacunas gratuitas que financie el Estado de Chile con los impuestos de todos».

Sobre la querella interpuesta por CLC por su discrepancia con el pago a las atenciones Covid-19, Paris reiteró que «son ellos los no quieren firmar el convenio con Fonasa porque eso va en su detrimento de su patrimonio». (DF)

Dejar una respuesta