¿Nueva crisis asiática?: Temor de quiebra de Evergrande derrumba bolsas del mundo

¿Nueva crisis asiática?: Temor de quiebra de Evergrande derrumba bolsas del mundo

Compartir

Los mercados asiáticos se hundieron este lunes ante los temores de una potencial quiebra del gigante inmobiliario chino Evergrande, pero también por los planes de la Fed, el aumento de contagios de covid-19 y signos de debilidad en la recuperación mundial.

La bolsa de Hong Kong encabezó una vez más la caída por Evergrande. La compañía debe pagar esta semana intereses por sus préstamos y bonos y los expertos temen que no podrá hacerlo.

La firma, uno de los promotores inmobiliarios más importantes de China y del mundo, ha reconocido que puede tener problemas para atender sus deudas y obligaciones, que ascienden a más de US$300.000 millones.

Hong Kong registró pérdidas de un 3,3%, mientras que Evergrande llegó a desplomarse casi un 19% antes de terminar la jornada con un 10%. New World Development se dejó un 12,3% y Henderson Land perdió un 13,2%.

Por su parte, el Índice de Propiedades Hang Seng cayó más del 6%, su peor resultado desde mayo de 2020.

El analista Philip Tse, de BOCOM International Holdings, advirtió que «habrá más caídas» a no ser que los líderes manden una señal clara sobre Evergrande o suavicen sus restricciones hacia el sector inmobiliario.

A pesar de la creciente crisis, el gobierno aún tiene que intervenir para evitar que Evergrande se hunda.

Temores que se han expandido a las bolsas del mundo, ante el miedo a que exista un contagio al mercado financiero global provocado por el gigante inmobiliario chino.

Y es que incluso algunos analistas han insinuado que su quiebra sería el equivalente a la bancarrota de Lehman Brothers en 2008, dado el impacto que tendría para el sector inmobiliario de China.

La carga de la deuda de Evergrande es la mayor para cualquier firma de desarrollo o gestión inmobiliaria que cotiza en la bolsa en todo el globo.

Los tres principales índices bursátiles de Wall Street -Dow Jones, S&P 500 y el Nasdaq- operan con números rojos, al igual que las bolsas europeas.

Los analistas consideran que, pese a que los dirigentes buscan frenar la toma excesiva de riesgos, probablemente trabajarán para evitar que el problema se vuelva inmanejable.

«La prioridad de estabilidad social del gobierno central hace que la reestructuración sea probable con recortes para los deudores», señaló Tapas Strickland del National Australia Bank.

El resto de mercados asiáticos se resintió de la situación, con caídas en Sídney, Singapur, Wellington, Bombay, Manila, Bangkok o Yakarta. Tokio, Shanghái, Seúl y Taipéi estaban cerradas por festividades locales.

Fundada en los años 1990, Evergrande creció de forma exponencial durante el boom inmobiliario chino, en parte gracias a la acumulación de una importante deuda.

Su situación se ha visto agravada por las restricciones impuestas por Pekín para desapalancar el sector que, por ejemplo, prohíben vender propiedades antes de que estén terminadas, una práctica en la que se basaba el negocio de Evergrande.

DÓLAR AL ALZA

La cotización del dólar arrancó la semana con un fuerte impulso en el mercado cambiario local, en medio de fundamentos externos que apoyan la fortaleza del billete verde y el debilitamiento del cobre. A las 8:51 horas, la moneda estadounidense subía $6,25 y se ubicaba en puntas de $789,57 vendedor y $789,16 comprador.

De acuerdo a Ricardo Bustamante, jefe de estudios Trading de Capitaria, «el dólar a nivel global ha mostrado un mayor impulso, teniendo a los inversionistas que esperan con ansias la reunión de la Reserva Federal (Fed) que finaliza el miércoles, donde podrían darse anuncios sobre el posible retiro de estímulos».

«El foco de atención estará en la Fed, ya que, además de tomar decisiones sobre la evolución de política monetaria, vamos a conocer las proyecciones económicas de los miembros de la entidad monetaria, con impacto directo en el billete verde», agregó.

Por su parte, Ángel Rubilar, asesor de Inversiones y Trading de Libertex, comentó que «vemos fortalecido (al dólar) frente a la reunión de la Fed que comienza mañana y esto debido a lo causado por Evergrande en los mercados, ya que el ánimo es más de refugio, por lo que vemos fortalecida esta divisa«.

Asimismo, dijo que «si bien se esperan anuncios más claros por parte de la Fed, las últimas nóminas de empleos no apoyan el avance como lo hicieron anteriormente y lo más recomendable es esperar los anuncios».

CAEN FUTUROS DEL COBRE

Los futuros del cobre llegan a su nivel más bajo desde el 20 de agosto en la medida que varias noticias, especialmente las que vienen desde China, presionan a la baja a los metales.

De acuerdo a Bloomberg, el principal producto de exportación del país pierde 1,71% en los contratos futuros, por lo que su valor cae a US$ 4,17 la libra. 

China, el principal consumidor de metales en el mundo enfrenta la caída de un grande. Evergrande, un gigante inmobiliario está pronto a no pagar los compromisos de deuda que vencen esta semana, alentando a los inversionistas a refugiarse ante las consecuencias que podría tener el llamado «Lehman chino». 

Lo anterior afecta directamente al cobre considerando que el mercado anticipa un fuerte efecto en el mercado inmobiliario chino, lo que se traduciría en una menor demanda del metal.

«Los precios del cobre están cayendo en sintonía con un ánimo en las operaciones de aversión al riesgo y la confianza débil debido a Evergrande», dijo a Reuters, Giles Coghlan, analista de la corredora HYCM.

Por otro lado, los metales caían ya que el dólar se fortalecía a nivel global y los inversionistas esperaban la reunión de esta semana de la Reserva Federal que podría apuntar a una relajación de los estímulos.

CANALES DE CONTAGIO

Los números del problema son los siguientes. Evergrande tiene una deuda de unos US$ 313.000 millones. De ellos, US$ 19.000 millones son bonos en el mercado offshore (para inversionistas extranjeros). Son cantidades asumibles para sus 250 acreedores -entre ellos grandes fodos occidentales-, pero si la crisis se extiende a todo el sector inmobiilario chino, el pasivo llega a los US$ 4,7 billones. Y si el contagio arrastra a todos los bonos en el mercado offshore chino (en caso de pérdida de confianza de los inversores extranjeros), estamos hablando de unas emisiones con un valor nominal de US$ 209.000 millones.

Según los analistas de UBS, tres son los canales de contagio de la situación al mercado global.

1- Si los inversionistas recuperan una proporción muy baja sobre el valor nominal de los bonos en Evergrande (inferior al 25% que descuenta el mercado), podría haber una pérdida de confianza en todo el sector inmobiliario y en el mercado offshore asiático. «Esto podría llevar a un replanteamiento de las primas de riesgo en los mercados globales de crédito, con los mercados emergentes peor que los desarrollados y una ampliación de los diferenciales entre bonos de calidad y bonos basura en los mercados en dólares y euros«.

2- Un potencial efecto dominó que lleve a la bancarrota de bancos y otras instituciones con exposición a Evergrande. «Este escenario contagiaría de nuevo otros activos financieros chinos y afectaría al sector financiero tanto en mercados desarrollados como emergentes en Bolsa y bonos, con la corrección liderada por los nombres con directa exposición a Evergrande, sus filiales o acreedores».

3- En caso de liquidación total de Evergrande, «las agencias de ráting tendrán que recalibrar sus metodologías y retirar muchas mejoras de calificación y asunciones de apoyo del Estado chino en sectores ajenos al inmobiliario, tanto en el mercado offshore como el local». Según UBS, esto llevaría a una nueva oleada de ventas, «con potencial contagio al mercado de crédito en países emergentes».

Desde Goldman Sachs, sus analistas coinciden en los riesgos de la crisis de Evergrande, y creen que el principal problema sería el contagio al sector inmobiliario chino.

Desde otras firmas, hay más tranquilidad. Simon MacAdam, de Capital Economics, señala que «hablar del Lehman chino es exagerado. Incluso si es el primero en una serie de promotores que quiebran en China, tendría que producirse un paso en falso de los reguladores para que esto provoque una aguda ralentización en la economía. En un escenario de aterrizaje duro, varios mercados emergentes son vulnerables». (Emol-Agencias-DF)

Dejar una respuesta