Min. de Ciencia selecciona 13 proyectos innovadores chilenos contra el Covid

Min. de Ciencia selecciona 13 proyectos innovadores chilenos contra el Covid

Compartir

La alta demanda de insumos clínicos que se produjo a nivel mundial debido a la pandemia, dieron un inesperado espacio al desarrollo local de distintos implementos y equipos médicos para enfrentar la emergencia.

Para potenciar las innovaciones de desarrolladores chilenos, el Ministerio de Ciencia y Corfo convocaron el año pasado a presentar iniciativas para ser financiadas a través de «Retos de Innovación Covid-19», que destinó $800 millones para apoyar los emprendimientos.

Finalmente, fueron seleccionados trece proyectos de diseño y fabricación de elementos de protección personal (EPP) para el personal de salud, como mascarillas quirúrgicas, escudos faciales y trajes de protección –con innovaciones como material reciclado e impresiones 3D–, que han ayudado a responder a la alta demanda de esos elementos en el país.

A un año de la convocatoria, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, informó que hasta la fecha se han entregado más de 172 mil de esos implementos de confección local a los trabajadores de la salud, en más de 150 recintos hospitalarios. Además, siete de esos emprendimientos seguirán siendo apoyados para que puedan continuar su escalamiento a nivel nacional e internacional, a través de un subsidio de hasta $60 millones.

Entre estas iniciativas se cuenta una máscara –desarrollada por la U. de los Andes–, fabricada a través de impresión 3D e inyección plástica, que tienen una vida útil de hasta 5 años y el potencial de inactivar el SARS-CoV-2.

También un escudo facial –diseñado por la UC de Valparaíso– con resistencia a la humedad y a la grasa, de larga durabilidad y reutilizable; y un escudo facial –de la U. de Aysén–, elaborado con impresión 3D, con una vida útil de 30 días.

Se incluye además una mascarilla facial quirúrgica –desarrollada por BabyCu Chile SpA.– lavable y reutilizable con acción activa antimicrobiana con partículas de cobre y zinc; y una bata reutilizable, lavable y trazable –de Comercial EKS Ltda.–, con características antimicrobianas debido a la incorporación de tecnología nano Cobre–Zinc en la tela.

PRODUCTOS REUTILIZABLES Y CON MAYOR VIDA ÚTIL

Estos proyectos han considerado además la sustentabilidad, en la búsqueda de materiales inocuos y el diseño de productos innovadores que extienden su vida útil a partir de procesos de higienización, lo que ha permitido generar productos reutilizables de mayor vida útil si se les compara con los EPP que hay disponibles en el mercado.

Las autoridades destacaron que la iniciativa ha logrado movilizar la capacidad de producción nacional en beneficio de la contingencia. «Se han entregado más de 170 mil elementos de protección para el personal de salud, diseñados y fabricados por nuestra comunidad de emprendimiento que respondió a este desafío y hoy ya tenemos resultados muy concretos de lo que se puede diseñar, fabricar y aportar desde Chile a la pandemia», indicó el ministro Couve.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Pablo Terrazas, resaltó que «la capacidad de emprendimiento e innovación de los chilenos se ha puesto a prueba en esta contingencia, y los resultados han sido exitosos».

Agregó que «en un momento en que la crisis sanitaria se agudiza, queremos apoyar al personal de la salud con la entrega de elementos de protección para enfrentar el covid-19, y que ha sido fruto de un trabajo coordinado entre lo público y lo privado».

De hecho, esta semana se entregaron 850 de estos elementos para apoyar al personal de salud del vacunatorio del Parque O’Higgins, en la comuna de Santiago.

VENTILADORES MADE IN CHILE: 10% DEL COSTO DE UNO DE ALTA GAMA

Junto con estos elementos de protección personal, también se han desarrollado en Chile ventiladores mecánicos, insumo que ha sido clave para atender a los pacientes más críticos, los que ya están siendo utilizados en medio de esta segunda ola.

Uno de éstos es el «ventilador mecánico invasivo de emergencia rápido y seguro» (VEMERS UC) desarrollado y producido en Ingeniería Mecánica y Metalúrgica de la Universidad Católica, gracias al financiamiento de Corfo y de Sofofa Hub, en el marco de la iniciativa «Un Respiro para Chile», impulsado en conjunto con el Ministerio de Ciencia y el BID.

El ventilador funciona conectado a un computador industrial, el cual tiene una pantalla táctil y un programa que permite monitorear a distancia todo su funcionamiento, para saber cómo está respondiendo el paciente.

El sistema computacional entrega gráficos en tiempo real de presión, flujo y volumen; y despliega mensajes de alerta ante cualquier incidencia, así como valores que define el personal médico para monitorear a los pacientes.

La UC ya inició la donación de 20 de estos ventiladores mecánicos a los centros de salud Metropolitano Sur-Oriente, Coquimbo, Maule, Ñuble y Concepción, para ayudar a enfrentar el nuevo peak de casos.

«La solución tecnológica, validada en 2020, pasó a tener prestaciones como un ventilador mecánico completo; esto significa que ya no sólo será usado en pacientes como un equipo de emergencia», explicó Luciano Chiang, académico de Ingeniería UC y director del proyecto.

El académico destacó la colaboración en el desarrollo de esta tecnología local, que permite a las universidades entregar una respuesta efectiva ante la emergencia que enfrenta el país.

«Gracias al apoyo público-privado recibido el año pasado y al respaldo institucional interno, hoy contamos con las capacidades para desarrollar ventiladores completos a un costo mucho menor, porque los equipos están diseñados con un concepto de fabricación por ensamble de piezas confiables y más fáciles de encontrar en el comercio», detalló Chiang.

El ingeniero precisó que el costo de la solución de la UC representa hasta la décima parte de un ventilador de alta gama, lo que permite obtener una tecnología económicamente viable para países en desarrollo. (Emol)

Dejar una respuesta