Lucha de ‘relatos’: clivajes cambio vs statu quo-orden vs incertidumbre

Lucha de ‘relatos’: clivajes cambio vs statu quo-orden vs incertidumbre

Compartir

Con los últimos sondeos arrojando que los votos que perdió Sichel irían en mayoría a José Antonio Kast, el candidato presidencial FA-PC Gabriel Boric definió orientar su discurso a instalar que su oponente representa a la minoría del Rechazo reticente a una agenda de cambios. Su plan podría verse alterado si es que Kast logra instalar el orden y seguridad como tema central de campaña a partir de los saqueos e incendios producidos en el segundo aniversario del 18-O.

Qué observar: Kast lleva semanas de un alza sostenida en las encuestas (en Cadem incluso superó a Boric por 1 punto), y en los últimos debates, la disputa se centró en los duelos entre ambos (el foro radial estuvo monopolizado por esa confrontación). En ese contexto, Boric fortificó las señales de moderación que ya venía dando -con la intención de capturar también una porción de votantes del denominado centro político-, particularmente en materia de migraciones y La Araucanía. Por lo mismo, rechazó los actos de violencia del lunes en Plaza Baquedano, lo que contrastó con la presencia de figuras PC ahí.

  • En Cadem, Kast marcó 21%, Boric 20%, Yasna Provoste 12% y Sichel 7%. En Pulso Ciudadano, sigue arriba Boric con 21,3%. Le siguen Kast (16,3%), Provoste (13,1%) y Sichel (7,5%).
  • En el debate radial, Boric innovó en sus énfasis sobre La Araucanía: a su usual mensaje de abrir un diálogo para acoger demandas mapuche, añadió foco en el orden público (comprometió que no le iba a “temblar la mano” para perseguir delitos y que rigiera el Estado de Derecho).
  • Tras los hechos de violencia en el aniversario del estallido social, Boric dijo primero: “La violencia y destrucción de lo común no es ni será nuestro camino”. Este martes por la mañana, al responder a los emplazamientos del subsecretario Juan Francisco Galli -quien lo apuntó por haber visitado a presos del 18-O- agregó: “A quienes creen que destruyendo se puede conseguir algo, les decimos no solamente nuestro rechazo, sino todo el rigor de la ley”.
  • En migraciones, en el anterior debate en TV, había modificado su discurso: sin echar pie atrás a su política de regularizar a migrantes ilegales, reconoció que no era viable darles vivienda en el país, como se esbozaba en su programa de primarias (y fue criticado transversalmente.

Qué significa: En el comando de Boric estiman que los votos perdidos por Sichel tras las denuncias por financiamiento irregular de campañas en 2009 han sido mayoritariamente capturados por Kast más que por Provoste. Para enfrentarlo buscarán así instalar que el clivaje de esta elección es Apruebo v/s Rechazo, de modo de situar a Kast en una postura minoritaria contraria a un proceso de transformación del modelo económico; mientras en paralelo Boric corre su discurso hacia la moderación y el centro (lo mismo ha intentado Kast desde la vereda de la derecha), para adecuarse en 2 temáticas en las que JAK le llevaba ventaja desde el punto de vista de la opinión pública (migraciones y La Araucanía).

  • El diseño para enfrentar a Kast fue materia de análisis en una reunión del equipo político del comando el viernes (entre el jefe de campaña Giorgio Jackson más representantes partidos).
  • Estiman que una porción de los apoyos de Sichel podría ir también a Provoste, pero no mucho más: el 7% que le queda a Sichel lo calculan como el voto militante de Chile Vamos, más difícil de mover.
  • Buscarán que el clivaje Apruebo/Rechazo se instale como el estructurante de esta elección: el mensaje será que mientras Boric se identifica con el proceso de cambios que impulsaría la Convención y lo respalda, Kast lo rechaza y lo considera pernicioso para el país.
  • “Hay una clara tensión entre 2 fuerzas: la del Rechazo, que quiere retroceder, y la del Apruebo, de transformaciones con estabilidad. La mayoría hoy quiere esa segunda opción”, aseguró Jackson.
  • Los mensajes más moderados de Boric responden a cubrirse en 2 flancos puntuales en que ven que Kast sí tiene a su favor a la corriente de la opinión pública, y a los cuales atribuyen su alza: Orden Público (con La Araucanía como símbolo) y migraciones (JAK propone deportaciones y una zanja).
  • Por lo mismo, Boric agregó sobre La Araucanía la “mano dura” con los delitos: estimaron que se debía abordar también la dimensión de la violencia, pues el diálogo por sí solo no bastaba.
  • Y anoche, tras una reacción inicial más cauta, Boric endureció el tono con los desmanes: el mensaje era que un gobierno suyo tendría un compromiso con el orden público.

Ojo con: Los equipos del candidato FA-PC son conscientes de que los hechos de violencia del lunes pueden tener un efecto en el cuadro presidencial desde el punto de vista de favorecer a Kast, si es que logra canalizarlos en dar fuerza a su mensaje de orden y seguridad. Cuánto ello mueva el tablero será la interrogante de los próximos días. De todos modos, no variarán el diseño pues estiman -por ahora- que ese mensaje tendría aún menos fuerza que el clivaje Apruebo/Rechazo. Otro factor podrá ser si se recrudece el flanco que tiene Boric por su alianza con el PC, por la presencia de estos en la marcha.

  • “¿Cuántos puntos habrá subido Kast esta noche?”,  tuiteó el sociólogo de centroizquierda Eugenio Tironi. El mismo Boric deslizó también que los hechos del lunes eran funcionales a Kast, afirman en su comando. “La violencia le sirve solo a los que quieren que todo siga igual”, dijo.
  • En el comando se basan en que el nuevo cuadro podría lograr que Kast movilice a más electores que podrían ser afines a él, pero sin que ello signifique mellar al votante de Boric, para el que la temática de orden sería menos relevante. Cuánto más movilice JAK será el número clave.
  • Como dato previo, apuntan que cuando se produjo la quema de iglesias para el primer aniversario del 18-O, la izquierda también temió un aumento del apoyo al Rechazo en el plebiscito de 1 semana después, pero esa opción obtuvo finalmente solo 20%. Y estiman que el que un funcionario de un gobierno con baja aprobación haya sido quien abrió los fuegos contra Boric (Galli) contribuye a que el mensaje permee menos.

Por qué importa: Sin tener claro aún el efecto electoral de los hechos de violencia del lunes, a Boric -estiman algunos en su comando- le acomoda más el escenario de una segunda vuelta con Kast. El contraste con él le es más favorable que un balotaje frente a Sichel o Provoste, que tendrían más posibilidad de disputar el voto de centro (el candidato de Chile Vamos estaba por el Apruebo y ha tenido un discurso reformista). El alza de Kast ya es una tendencia clara y motivo de atención en los equipos de Boric (aunque en segunda vuelta sigue ganando el diputado FA):  ello augura una elección polarizada, entre Boric (de la izquierda más dura del FA-PC), y Kast (de la derecha más dura del Partido Republicano).

  • La tesis del comando de Boric tiene sustento en los escenarios de segunda vuelta que midió Cadem: la ventaja del diputado sobre Kast (43% v/s 35%) sería más amplia que sobre Sichel (41% v/s 35%) y sobre Provoste (39% v/s 35%). Los resultados, sin embargo, son previos a la conmemoración del 18-O. (Ex Ante)

IMPACTO DE LA VIOLENCIA EN LAS CANDIDATURAS

Los hechos de violencia que ocurrieron ayer durante las manifestaciones organizadas por los dos años del estallido social generaron impacto entre las autoridades y la opinión pública, pero también tendrán un efecto en la carrera presidencial en curso, ya que obligará a los postulantes a La Moneda a tomar posición.

Así lo reconocen los comandos de los abanderados y también los expertos, quienes aseguran que al reactivarse el clima de polarización que provocaron los desmanes vistos ayer los candidatos de oposición podrían resultar afectados dado su respaldo previo a las protestas. Mientras, los de derecha podrían obtener ciertos réditos.

Dicha situación quedó mejor graficada luego de la reacción del Gobierno ante los ataques ocurridos, luego de que el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, apuntara directamente a la responsabilidad de Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social) en avalar la «impunidad» de esos actos.

En ese contexto, el ex ministro René Cortázar, aseguró en entrevista con EmolTV que los episodios de violencia debieran «influir en el debate en la elección presidencial e incentivar a los distintos candidatos a referirse más concretamente hacia el futuro. O sea, cómo le damos la prioridad que necesitamos a eso».

«Es un tema que lo vimos en la primera parte de la campaña, que no tiene una prioridad demasiado alta en el debate público y para la vida de los chilenos si tiene una prioridad muy alta junto con otros elementos que van en la misma dirección, que es el tener un Estado de Derecho», aseguró.

En esa línea, desde los comandos coincidieron en que los hechos de ayer influirán en la competencia. De hecho, el coordinador de la campaña de Sebastián Sichel (Chile Podemos Más), Juan José Santa Cruz, sostuvo que «me encantaría que ciertas personas se hicieran responsables de algo que celebraron durante tanto tiempo«.

«Lo personalizo en dos personas: Yasna Provoste, que patrocinó un proyecto de indulto y Boric que se dedicaba a visitar en las cárceles a los delincuentes que habían participado el 18 de octubre. Entonces las señales que da parte de la clase política para validar la violencia como método de acción han sido tremendas», aseguró.

Según Santa Cruz, «a la izquierda le conviene este clima de polarización y creo que este país va camino a un choque de trenes, con un país dividido y cuando un país empieza a solucionar sus diferencias a través de la violencia, termina siendo un camino sin retorno». «No me cabe duda de la estrategia de la izquierda, que ha tenido una actitud benévola con Kast durante toda la campaña, jamás lo ataca. A nosotros nos hizo una campaña de destrucción masiva, porque el único frente que le interesa es que pase Kast a segunda vuelta y ahí lo van a destrozar«, afirmó.

En tanto, el coordinador de la campaña de Provoste, Marcelo Mena, lamentó las críticas hacia la senadora en este tema, señalando que «es súper injusto, porque en la práctica nos encontramos con un Gobierno que simplemente no se hace cargo de gobernar (…) gobernar es hacerse cargo y el orden público es algo que tienen que tomarse en serio».

«Tenemos que ser claros en que esto solo beneficia a los extremos y lo que nosotros proponemos como coalición de centroizquierda es dar gobernabilidad, ser capaz de poder dialogar y no terminar en que esto se resuelva con violencia. Lo que está ocurriendo solo beneficia a la candidatura de Kast», recalcó.

Oportunidad para Kast

Al respecto, el cientista político y académico de la Universidad del Desarrollo, Miguel Ángel Fernández, comentó que «la violencia que se vive en las calles impacta el desarrollo de la presidencial y no solo porque fuerza a los candidatos a establecer una posición, en la cual la ambigüedad se transforma en un apoyo pasivo a ella«.

«Sino que también porque pone en el centro de la discusión pública las diferencias entre las diferentes candidaturas», añadió, concordando de esa forma con su colega de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, quien dijo que «si la violencia persiste, es posible que terminen beneficiando una candidatura que ofrece orden y restitución del Estado de Derecho».

No obstante, advirtió que «sin embargo, sería pecar de ingenuo el hecho de pensar que por la elección de un Presidente se acabe la violencia. Es como creer que con el proceso Constituyente esa violencia cedería o que con la nueva Constitución van a mejorar las pensiones de manera automática».

En cuanto a si este clima puede beneficiar al candidato presidencial del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, y ayudarlo a consolidar su posibilidad de pasar a segunda vuelta, Morales indicó que «en teoría debiese beneficiarlo, cuya oferta es precisamente la restauración del orden».

«El problema para Kast es cómo hacer de esa promesa algo creíble. No basta con ofertar estado de sitio o cosas similares, pues probablemente algo así traería peores consecuencias. Este escenario lo favorece en los electores de derecha, pero si promete responder con medidas constitucionales extremas, puede generar más terror que confianza. El siguiente paso de Kast, entonces, consiste en explicar el mecanismo concreto mediante el que cumplirá su promesa«, sostuvo.

En la misma línea, Fernández aseveró que «las candidaturas que sean más claras condenando la violencia podrían conectar con la sensación de una amplia mayoría moderada de chilenos que ayer se quedaron en sus casas por temor a lo que podría ocurrir».

«En ese sentido, Kast tiene la posibilidad de consolidar su apoyo en la opinión pública, lo cual es un beneficio directo a sus pretensiones de llegar a segunda vuelta y comenzar su proceso hacia ser reconocido como el líder de la derecha chilena», apuntó.

IMPACTO SOBRE SICHEL, BORIC Y PROVOSTE

Sobre si lo ocurrido ayer le puede dar margen a Sichel para recuperarse de semanas complicadas, al cambiar el eje de la agenda, Morales respondió que «su situación sigue siendo compleja, pero le puede ayudar al menos para ir cristalizando propuestas identitarias de su sector: orden y libertad».

«De esa forma, podrá reestructurar mejor su campaña, aunque el daño ya está hecho a partir de todos los eventos críticos que ha enfrentado», agregó, algo que también es compartido por Fernández: «Su candidatura está en la UTI y aun cuando una declaración fuerte podría ayudarle con indecisos, es probable que una amplia mayoría de quienes ya han decidido votar por Kast».

En el caso de Boric y Provoste, Morales piensa que «ambos pierden, pero a escala diferenciada. Si la violencia persiste, a Boric le va a salir cara su postura en torno a legitimar las barricadas, y a Provoste la ley sobre indultos».

«Claramente es Boric quien se ve más perjudicado, pero tiendo a pensar que si lo de ayer fue sólo una conmemoración y no una cuestión que nos acompañe de aquí a las elecciones, el daño será acotado«, dijo.

En tanto, Fernández comentó que «el deterioro del apoyo de Gabriel Boric y la estabilidad de Yasna Provoste hace pensar que su ambigüedad no debería afectar los apoyos que estarían obteniendo en primera vuelta».

«El problema de fondo con querer quedar bien con la calle y la ciudadanía es el desapego que podrían generar en sectores de chilenos moderados, que son quienes podrían decidir una eventual segunda vuelta. En ese sentido, el costo que podrían asumir aún es reversible en un escenario de alta volatilidad», concluyó. (Emol)

Dejar una respuesta