EE.UU.: IPC de mayo marca 0,6% y anual llega a 5%, el...

EE.UU.: IPC de mayo marca 0,6% y anual llega a 5%, el más alto en 13 años

Compartir

Esperado por el mercado ante los efectos que puede traer en las decisiones que tome la Reserva Federal sobre los estímulos económicos la inflación en Estados Unidos sigue sorprendiendo al alza. 

El IPC de la principal economía del mundo se elevó en 0,6% en mayo, siendo superior al 0,5% esperado por los analistas. Con esto, la cifra en doce meses queda en 5%, por sobre el 4,7% que estimaban las encuestas previas, y supera con fuerza el 4,2% de abril, que había alertado fuertemente a los mercados.

El indicador dado a conocer por el Departamento del Trabajo registró el mes pasado su mayor salto desde la crisis financiera, o sea en casi 13 años, pues en agosto de 2008 el IPC acumuló un aumento de 5,3%.

La denominada inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de alimentos y energía, subió un 0,7% en el último mes, frente al 0,5% estimado por el mercado. En un año, el alza fue de 3,8%, superando el 3,5% que habían ambas previsto economistas, así como el 3% de abril, y evidenciando la mayor aceleración desde junio de 1992.

Si bien hay quienes sostienen que el llamado efecto de base al comparar con los niveles de inflación del año pasado sigue siendo bajo, y que por eso se explicaría en parte el alza de los precios, es innegable que los costos de vida van al alza, de la mano de la reapertura de cada vez más sectores que permanecían cerrados ante la pandemia del coronavirus.

En el detalle, los precios de autos y camiones usados subieron un 7,3% el último mes -representando un tercio del aumento general- y 29,7% en un año, evidenciando la escasez de chips semiconductores que se extiende por el mundo. Los vehículos nuevos, por su parte, subieron 1,6% en el último mes -su mayor aumento desde octubre de 2009- y 3,3% en un año, el mayor movimiento desde noviembre de 2011.

El índice de alimentos, por su parte, subió 0,4%, al igual que en abril y ha experimentado un alza de 2,2% en los últimos doce meses. La vivienda, en tanto, registró un alza de 0,3% el último mes y de 2,2% interanual, mientras que el costo de la energía se mantuvo prácticamente sin cambios en mayo.

Pese a la preocupación que significan los datos de inflación para los mercados, la Reserva Federal ha desestimado las inquietudes, insistiendo en que los incrementos son temporales y se regularán con el pasar del año.

Y, aunque no se esperan acciones es esta materia, inevitablemente cuando el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, su sigla en inglés) se reúna la próxima semana, todos los ojos se posarán sobre eventuales acciones respecto a los estímulos económicos. 

Desde Oxford Economics, Gregory Daco y Kathy Bostjancic prevén que el de este mes será el peak en la tasa anual de inflación a medida que los fuertes efectos de base disminuyan en los próximos meses.

«Dicho esto, los aumentos de precios derivados de la reapertura de la economía y los actuales cuellos de botella de la cadena de suministro mantendrán la tasa de inflación elevada y rígida, ya que los desequilibrios entre oferta y demanda solo se resuelven gradualmente», se lee en un comentario, seguido de que «si bien compartimos la opinión de la Fed de que este no es el comienzo de una espiral inflacionaria ascendente, esperamos que la inflación se mantenga persistentemente por encima del 2% hasta 2022».

NUEVO MÍNIMO EN DESEMPLEO SEMANAL

Por sexta semana consecutiva, las solicitudes de subsidios por desempleo cayeron en EEUU, llegando a 376.000 la semana que concluyó el 5 de junio, marcando un nuevo mínimo en el indicador desde la llegada de la pandemia. Si bien el dato reportado por el Departamento de Trabajo es superior a los 370.000 reclamos anticipados por el mercado, significa una baja en 9.000 solicitudes desde el período previo.

Las solicitudes continuas, por su parte, registraron su mayor disminución desde mediados de marzo la semana que finalizó el 29 de mayo, de 258.000, con lo que totalizaron 3,5 millones. Al analizar los datos de la última semana por estados, Pensilvania y California reportaron las principales caídas en las solicitudes por desempleo.

Si bien el mercado laboral ha mostrado cierta solidez en su recuperación, hay preocupaciones respecto al impacto que tendrá que 25 estados dejarán de entregar beneficios federales por desempleo este 12 de junio. (DF)

Dejar una respuesta