Tensiones desatadas por Trump disparan demanda de oro a expensas del dólar

Tensiones desatadas por Trump disparan demanda de oro a expensas del dólar

Compartir

Veinte años después de que algunos bancos centrales de países desarrollados vaticinaran el fin de su rol en el sistema monetario global, países emergentes están acumulando oro en cantidades que no se habían visto en más de 50 años.

Los bancos centrales compraron 145,5 toneladas de oro en el primer trimestre de 2019, un aumento del 68%, en comparación con el año pasado y el primer trimestre más fuerte desde 2013, según el Consejo Mundial del Oro (CMO). En los últimos cuatro trimestres, estos bancos han acumulado más de 715 toneladas del metal precioso, la mayor cantidad que se haya registrado.

En la crisis financiera mundial de 2008-2009, los bancos buscaron diversificar sus reservas de divisas y reducir su exposición a los acontecimientos en Estados Unidos. Durante los últimos 18 meses, las compras de oro se han acelerado en medio del lento crecimiento y la incertidumbre global causada por las tensiones comerciales.

La utilización, por parte de Trump, de medidas económicas como arma para lograr avances en políticas exteriores está obligando a los países a buscar alternativas al dólar como ahorro.

“La guerra comercial es una nueva razón para esta tendencia, pero con la acumulación de oro se le manda un mensaje más importante a Trump: “Cambiando dólares por oro las reservas de los países son sacadas del sistema de control de Washington”, dice a DW Adrian Ash, director de investigaciones de la firma de inversiones BullionVault.

Gold Australien Goldschürfen Goldfieber Goldgräber Nugget

CRECIENTE APETITO RUSO POR ORO

Rusia fue el mayor comprador de oro durante el primer trimestre, seguido de Turquía y China. De ellos, solo Rusia ha declarado públicamente que está comprando oro para protegerse de las sanciones de varios países de Occidente.

Rusia ha estado acumulando oro agresivamente en respuesta a las sanciones impuestas en 2014 por la intervención de Moscú en Ucrania. El banco central del país ha comprado más de 200 toneladas de oro cada año desde entonces, al tiempo que redujo drásticamente las tenencias de su tesorería en moneda estadounidense en medio de las tensiones con EE. UU., y la posibilidad de nuevas sanciones.

El creciente apetito ha catapultado a Rusia al círculo de los cinco países que poseen más de 2.100 toneladas de oro, que representan ahora poco más del 18% de las reservas totales del país, las cuales, en 2007, representaban apenas poco más del 2%.

Sergey Shvetsov, vicepresidente del Banco Central de Rusia, dijo en abril que era necesario “aumentar las reservas de divisas y oro aún más” en medio de “persistentes riesgos de sanciones”. Rusia, que es el tercer productor de oro en el mundo, después de China y Australia, está comprando toda la producción nacional de las minas del país.

Pagar en rublos ha ayudado a Moscú a defender y a hacer crecer sus activos, incluso en medio de la depreciación de la moneda a mínimos históricos“, analiza Adrian Ash, quien concluye que “esto le ha permitido también a los mineros rusos, una importante industria nacional, vender el oro que podría haber sido excluido de los mercados internacionales”.

DOLAR CONSERVA SU ENCANTO

A pesar de que los bancos centrales aumentan sus reservas, la caída del dólar no ha generado mayor impacto y sigue siendo la moneda de reserva dominante en el mundo. Si bien el reciente aumento en las compras de oro por parte de los bancos centrales – que ahora poseen más del 17% de las reservas totales de oro – ha impulsado la demanda del metal dorado, eso no se ha reflejado mucho en sus precios. Los precios del oro “solo” han aumentado casi un 3% desde principios de 2018.

“Los bancos centrales atraen la atención porque son los custodios de la estructura financiera global y todo lo que hacen es analizado paso a paso”, dice Alistair Hewitt, director del Consejo Mundial del Oro (CMO), y termina señalando que “en los últimos 10 años solo representan un 10% de la demanda anual de oro. Luego los bancos centrales no son los accionistas más importantes en el mercado del oro”. (DW)

Dejar una respuesta