Tensión en Italia hacen caer bolsas e impulsan el dólar en Chile

Tensión en Italia hacen caer bolsas e impulsan el dólar en Chile

Compartir

Las acciones mundiales operaban a la baja el martes, lideradas por una liquidación de los títulos europeos después de que unos comentarios antieuropeos de un político italiano afectaron al euro e impulsaron los rendimientos de los bonos del país mediterráneo hasta máximos de varios años.

El impulso al apetito de los inversionistas aportado por el nuevo pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá tuvo un recorrido corto y el índice mundial de acciones MSCI cedía un 0,3%.

El principal índice de acciones de la zona euro perdía un 0,8%, mientras que el paneuropeo STOXX 600 cedía un 0,5%, imitando el declive de las bolsas asiáticas y extendiendo sus pérdidas ante la renovada presión que están sufriendo los activos italianos.

Los bonos del gobierno italiano sufrieron una liquidación después de que el jefe económico del partido gobernante Liga dijo que la mayoría de los problemas de Italia podrían resolverse si el país tuviera su propia moneda.

Los papeles italianos a 10 años tocaron un nuevo máximo de cuatro años y medio y las acciones de los bancos italianos, que tienen grandes tenencias de bonos soberanos, se liquidaron con fuerza, alcanzando un mínimo de 19 meses, un declive del 2,8%. El índice italiano FTSE MIB se desplomaba un 1,4%.

Los bancos de la zona euro también perdían un 1,3% tras los comentarios, que reavivaron los temores de los inversores sobre un posible contagio a las finanzas de la zona euro por el aumento de los planes de déficit presupuestario de Roma, que fueron presentados la semana pasada.

Si bien nuestros economistas no esperan implicaciones sistémicas para la economía global, los riesgos de contagio han aumentado”, dijeron analistas de Goldman Sachs. “Creemos que los activos europeos riesgosos siguen siendo vulnerables y existe el potencial de efectos colaterales negativos para la zona euro debido a la alta exposición comercial a Italia”.

En ese contexto, la Bolsa de Milán sufría una caída de 0,99%, mientras que en Madrid las pérdidas eran del orden del 1,01%. La Bolsa de Fráncfort, la más grande de Europa, pierde un o 0,91%, en tanto que el Cac de París, experimenta una contracción de 0,86%

El euro se depreciaba un 0,3%, tocando brevemente su nivel más bajo desde el 21 de agosto, a 1,1523 dólares. En sus últimas operaciones, cotizaba a 1,1536 dólares.

ASIA

Las acciones asiáticas bajaron tras el alza generada en la víspera por el acuerdo que salvó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Los mercados financieros chinos estarán cerrados durante toda la semana por una festividad, pero los flojos sondeos de manufacturas de PMI afectaron a las acciones en Hong Kong.

El acuerdo norteamericano impulsó un 0,2% al índice dólar, hasta las 95,594 unidades, su máximo desde el 5 de septiembre. La fortaleza del billete verde impactó a las acciones de los mercados emergentes, que sufrieron sus peores pérdidas diarias en un mes.

Los precios del crudo retrocedían levemente, tras tocar máximos de casi cuatro años en la sesión previa.

DÓLAR EN CHILE

Poco duró la calma que generó el acuerdo para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En medio de la agitación política en Italia, el dólar retomó su fortaleza frente al peso chileno este martes.

En lo que va de las operaciones del mercado interbancario, el tipo de cambio se ubica en los $661,8, lo que supone un alza de $5,1 respecto al cierre anterior.

La depreciación del peso chileno ocurre en un contexto marcado por la crisis política que afecta a Italia. La aprobación de un presupuesto para 2019 más alto de lo esperado encendió las alarmas entre los inversionistas, ya que después de Grecia, Italia es el segundo país de la Unión Europea con la deuda pública más alta.

Este clima de nerviosismo le dio fuerza a la moneda estadounidense en los mercados externos. El Dollar Index -indicador que mide el desempeño de la divisa frente a una canasta de seis monedas del mundo- opera con avance de 0,37%. En tanto, el euro pierde 0,33% frente al dólar.

El analista de mercados de Alpari Research, César Valencia explica que las tensiones en el Viejo Continente se deben a que los riesgos en Italia se mantienen altos al incumplir con el acuerdo de austeridad de la Unión Europea. “Lo anterior ha puesto volatilidad en el mercado, donde los inversionistas se refugian en el dólar”.

Con este escenario, Valencia adelanta que el soporte se ubicará en $657 mientras que la resistencia sería de $663.

BANCOS ESPAÑOLES: LOS MÁS EXPUESTOS A LA DEUDA

El dato de déficit para 2019 arrojado por el Ejecutivo que encabeza Giuseppe Conte (2,4% frente al 2% esperado) ha sido un jarro de agua fría para la banca europea, con la italiana y la española en la diana de los inversores. La exposición de las entidades españolas a la deuda transalpina es la razón que justifica el contagio de las últimas sesiones. Un proceso que se ha visto acelerado por los ascensos en las rentabilidades de la deuda y su consiguiente caída de los precios. Ayer el bono a 10 años repuntó hasta el 3,3%, su nivel más alto desde marzo de 2014.

A cierre del primer semestre de 2018 y si se incluyen los datos de Unicaja y Bankinter a 31 de diciembre de 2017, los bancos cotizados tenían en cartera bonos italianos por un monto de 27.700 millones de euros frente a los 173.000 millones que mantienen en deuda española. El banco más expuesto es BBVA. Pese a haber reducido en un 22,6% la tenencia de deuda italiana en los seis primeros meses del año, a cierre de junio conservaba en cartera bonos del país periférico por valor de 7.600 millones, 3.800 millones de los cuales vencen antes de que concluya el ejercicio. El peso de esta deuda en su portafolio de renta fija es del 13,38% frente al 30,4% de los títulos españoles (17.300 millones).

El siguiente escalón lo ocupan Sabadell y Bankia, con 5.900 y 5.700 millones, respectivamente. La entidad que preside Josep Oliu se propuso desde comienzos de año reducir su exposición a la deuda italiana y en los seis primeros meses del año se desprendió de 2.045 millones. Una decisión con la que buscaba poner freno al castigo sufrido por la volatilidad de los bonos italianos a consecuencia de la inestabilidad política y la dudas, posteriormente confirmadas, sobre una relajación del rigor presupuestario.

Un movimiento contrario al de Sabadell es el ejecutado por Bankia. En los seis primeros meses el banco elevó la tenencia de títulos italianos en un 22,8%, hasta los 5.719 millones. A cierre de junio, el peso de la deuda italiana alcanzaba el 15,38% del total. Por su parte, la entidad posee bonos españoles por valor de 30.597 millones.

El incremento más significativo es el acometido por Liberbank. En el primer semestre, la entidad que pilota como consejero delegado Manuel Menéndez compró 2.527 millones en deuda italiana. Una adquisición que supone incrementar en un 196,65% su exposición al país del sur de Europa. El incremento no se limita a la deuda transalpina sino que tiene su réplica en el resto de los activos periféricos. Así, en lo que a bonos españoles se refiere la entidad ha aumentado en un 14,88% su exposición, hasta los 9.848 millones; y en un 848% la tenencia de deuda portuguesa (256 millones).

Santander, por su parte, se ha desprendido de todos los bonos italianos que conservaba. En la información semestral, los 1.841 millones que aparecen recogidos como títulos transalpinos corresponden a bonos vendidos en un contrato a plazo y los 50 millones restantes eran letras con vencimiento inferior a dos meses. Es decir, a día de hoy esa deuda ya ha expirado.

Unicaja Banco, a la espera de que se actualice la información, a cierre de 2017 poseía 2.269 millones en bonos italianos. Desde la entidad señalan que las sacudidas de las últimas sesiones no generan minusvalías ni pérdida de solvencia pues están a coste amortizados. Su precio no se actualiza en función del precio de mercado.

Como respuesta a exposición la banca española encabeza los descensos de las últimas tres sesiones. Este martes, las entidades registran caídas que van desde el 2,5% de Unicaja al 0,5% de Bankia.

PRIMA DE RIESGO SE DISPARA

La mano dura que promete Bruselas y las insinuaciones desde Italia a favor de la salida del euro disparan de nuevo la aversión al riesgo, por lo que las bolsas del viejo continente operan a esta hora con fuertes caídas.

El pulso del gobierno italiano a Bruselas se agrava con las declaraciones lanzadas desde los dos partidos que sustentan el ejecutivo de Roma. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, lanzó a última hora de ayer el aviso más serio hasta la fecha de un político europeo al gobierno de Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte. Juncker prometió mano dura en Italia, al considerar que dar un trato especial sería el fin del euro.

Lejos de dar un paso atrás, los dos partidos han endurecido también el tono de sus declaraciones y han reiterado que no cambiarán el objetivo de déficit del 2,4%,detonante de la última crisis y pese a las amenazas de la UE, que exige una mayor contención de gasto en una de sus economías más endeudas.

El nuevo aire que adopta la confrontación entre Bruselas y el gobierno italiano obliga a los inversionistas a extremar la cautela, y este perfil más defensivo se traduce en una nueva oleada de ventas en la deuda pública italiana. Las desinversiones desinflan el precio y disparan el interés exigido a su deuda, con el consiguiente encarecimiento de los costes de financiación.

En el caso de su bono de referencia a diez años, la magnitud de las ventas eleva su rentabilidad cerca del 3,5%, sus cotas más elevadas en cuatro años y medio. Parte de estas desinversiones que registra la deuda pública italiana encuentra refugio en la deuda alemana.

Las compras desinflan el interés exigido al bund alemán cerca del 0,4%, y su caída eleva la presión sobre las primas de riesgo. La de Italia se dispara hoy hasta alcanzar los 300 puntos básicos, sus máximos de cincos años, y más de 70 puntos por encima del nivel con el que cotizaba hace menos de una semana, antes de que se conociera que el Gobierno elevaba el objetivo de déficit para 2019 hasta el 2,4%. (Pulso-DF)

Dejar una respuesta