Surgen primeros nombres para Comision Bravo 2.0: Landerretche, Ramos, Rau, Urzúa

Surgen primeros nombres para Comision Bravo 2.0: Landerretche, Ramos, Rau, Urzúa

Compartir

Óscar Landerretche, Joseph Ramos, Sergio Urzúa y Tomás Rau son algunos de los nombres que asoman para la «Comisión Bravo 2.0», que lidera el economista de la UC, David Bravo, y que tiene como objetivo aportar evidencia técnica y datos relativos a la reforma de pensiones que este jueves retoma su discusión en la Comisión de Trabajo del Senado.

Los nombres fueron señalados por el propio Bravo esta mañana en una entrevista con Radio Pauta. Ante la pregunta acerca de quienes estaban fichados, el académico contestó: «Óscar Landerretche, de la Chile; Joseph Ramos, me encantaría que también estuviera, de la Chile, que se ha metido mucho en la discusión de pensiones».

«Del lado de la Católica está -continuó- Tomás Rau, director del Instituto de Economía; está Sergio Urzúa, que está en Clapes; y hay otras personas más. Y también algunos de los expertos internacionales que son grandes académicos, que estuvieron con nosotros en la comisión de pensiones del 2015 (que lideró Bravo) y que han estado siguiendo la discusión».

La comisión que está conformando David Bravo, si bien es autónoma, será financiada por la Asociación de Aseguradoras.

Según indicó el economista en la entrevista, no hay compromiso en torno a los resultados de la instancia, aunque la entrega de resultados está contra el tiempo considerando la velocidad que quiere imprimir el Gobierno para sacar adelante su reforma, la que no cuenta con el respaldo de la oposición.

«La Asociación de Aseguradores fue una de las instituciones a las que yo fui tratando de buscar algún apoyo», dijo Bravo.

En relación al contenido de la reforma, el economista señaló que la gradualidad que plantea el Gobierno para aumentar la cotización tiene un problema. En esa línea, sostuvo que subir un punto por año al principio «en el mercado laboral actual que tenemos, por la emergencia laboral, va a producir problemas de empleo».

«Casi como cualquier reforma que hagamos, va a tener que ser muy gradual», indicó también.

Asimismo, recalcó que la discusión de la reforma necesita al menos dos meses para su análisis. «Especialmente a partir de la información nueva que hay», apuntó.

Cabe destacar que el Gobierno puso suma urgencia a la reforma de pensiones, en medio de una discusión que no ha logrado generar consensos. Desde la Cámara, de hecho, a comienzos de año, la reforma de pensiones pasó al Senado sin varios de sus puntos clave. (Emol)