Superintendencia reduce a la mitad los trámites que realizan los colegios

Superintendencia reduce a la mitad los trámites que realizan los colegios

Compartir

“Frente al diagnóstico de que existe una excesiva carga burocrática del Estado hacia los establecimientos, hemos querido ser un aporte en la solución y no en el problema”. Así justifica el superintendente de Educación, Sebastián Izquierdo, el plan “Super Simple”, que busca disminuir los trámites y documentos que se les piden a las autoridades de colegios.

La iniciativa -que partió en el segundo semestre de 2018- es parte de la mesa “Todos al Aula”, que pretende que directores y profesores se dediquen a actividades académicas, más que a papeleo.

“Los apoderados quieren y esperan que directores de las escuelas puedan dedicar el mayor tiempo posible a labores pedagógicas; por ello, menos burocracia es más calidad”, asegura la ministra Marcela Cubillos.

Izquierdo expresa que en los programas de fiscalización y atención de denuncias están evitando hacer requerimientos reiterados. Además, hicieron un consolidado de las normas que se aplican a los liceos, y lograron pasar de 2.500 a cerca de mil.

¿MENOS REGLAS?

Para lograr un trabajo más expedito, desde la Superintendencia reunieron a profesores y abogados para analizar las obligaciones existentes. El grupo consolidó las más de 2.500 normas que se encontraban dispersas y las transformó “con un lenguaje más simple y directo”, afirma Izquierdo.

“Muchas de ellas dejaron de estar vigentes o muchas repetían lo mismo con otro lenguaje. Por lo tanto, hicimos un esfuerzo en consolidarlas, con el propósito de poder orientar mejor a los establecimientos”, señala.

Para hacer aún más fácil la revisión de la normativa, la Superintendencia prepara una aplicación ( App ) con las obligaciones. Se espera que desde abril llegue a cada colegio. “Estarán las mil normas, pero no citando cada decreto de ley; será en un lenguaje sencillo para una mejor comprensión”, puntualiza el superintendente.

ANTECEDENTES DUPLICADOS

“Antes de consultar al colegio, estamos buscando si la información la tenemos en la Superintendencia o si bien la tiene una institución del Estado”, explica.

Un ejemplo son los reglamentos internos de los liceos, los que se deben subir a las plataformas del Mineduc, por lo que ya no es necesario pedirlos a cada recinto.

Otra situación ilustrativa, dice Izquierdo, ocurrió con las denuncias por maltrato. El primer semestre de 2018 contactaron a 1.642 colegios, pues recibieron casi 2.200 denuncias. A estos establecimientos les pidieron 11.425 documentos.

Luego de aplicar este plan, el segundo semestre, se solicitaron 4.260 certificados a 1.400 liceos, para un total de 3.200 denuncias recibidas.

Es decir, se pidió 62% menos de papeles.

-¿Son menos tipos de antecedentes los que se están pidiendo?

“No es que estemos utilizando menos antecedentes en nuestras fiscalizaciones, sino que les requerimos menos a los colegios, porque estamos haciendo el esfuerzo de ver si están en el Estado”.

Izquierdo añade que también cambiaron las inspecciones sorpresa: ahora se les avisa a los recintos con una semana de anticipación y también les piden la mitad de los documentos. (El Mercurio)

Dejar una respuesta