Schoenstatt por Cox: “Garantizaremos que comparezca ante la justicia”

Schoenstatt por Cox: “Garantizaremos que comparezca ante la justicia”

Compartir

A través de un comunicado, el superior provincial del Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt, Fernando Baeza, confirmó la llegada a Chile del ex obispo de La Serena, Francisco Cox, indagado por distintos hechos de abuso sexual que habría cometido mientras ejercía el sacerdocio.

El religioso, confirmaron, regresó tras 17 años en una residencia de la congregación ubicada en la localidad de Vallendar, Alemania, y a la cual fue enviado con el fin de que dedique el resto de su días a una “vida de silencio, la oración y la penitencia”, para enfrentar los procesos judiciales llevados en su contra.

“Tal como fue comunicado en el mes de octubre de 2018 (…) y tras la realización de los exámenes médicos pertinentes, se ha podido concretar el traslado del ex obispo Francisco José Cox a Chile, con el fin de que enfrente los procesos que la Justicia requiera”, indicaron.

Agregaron que Cox pisó suelo chileno el domingo 10 de febrero en un vuelo proveniente de la ciudad Frankfurt y que “a partir de esta fecha reside en una casa particular a las afueras de Santiago, bajo el cuidado de un matrimonio que estará a cargo de prestar las atenciones necesarias que requiere su enfermedad”.

Según Schoenstatt, el ex sacerdote ha sido diagnosticado con diabetes, cáncer a la próstata y demencia senil, entre otros.

Es principalmente por la primera de estas enfermedades que requiere de atenciones especiales ya que Cox se encuentra en una silla de rudas y dependiente de la insulina.

Señalaron además, que como comunidad han “respondido a la orden del Papa Francisco” quien, pese a haberlo expulsado del sacerdocio, solicitó proveerlo “de los cuidados necesarios”. Y concluyeron: “En cuanto al proceso judicial, colaboraremos con lo que se nos solicite y garantizaremos que Francisco José Cox comparezca ante la justicia cuando ésta lo requiera (…) Ratificamos, una vez más, el compromiso (…) por contribuir con la justicia, así como también de asegurar el cumplimiento de los protocolos establecidos para que hechos como este no vuelvan a ocurrir al interior de nuestra Iglesia”. (Emol)

Dejar una respuesta