SBIF: fuerte alza en morosidad del retail financiero por desempleo

SBIF: fuerte alza en morosidad del retail financiero por desempleo

Compartir

Una luz de alerta se encendió en la industria del retail financiero. La morosidad de los créditos otorgados por emisores no bancarios (o casas comerciales) se disparó: pasó del 6,3% del total de la cartera, en diciembre de 2013, a 9,5% al cierre del año pasado, según cifras publicadas por la Superintendencia de Bancos.

El segmento de deudores que más creció en el periodo fue el de deudas en mora con 180 días o más, pero de menos de un año. Pasó de representar el 1,9% del total de la cartera en diciembre de 2013, a ser el 4,6% en igual mes del año pasado.

Al desagregar las cifras de la SBIF, se desprende que el monto de créditos en mora ha aumentado 38% entre diciembre de 2013 e igual mes del año pasado.

“Las cifras son indesmentibles: hay un aumento de la morosidad asociada a la desaceleración”, sostiene el ex gerente general de la Asociación de Bancos, Alejandro Alarcón.

El economista explica que el alza en la morosidad da cuenta del aumento en el desempleo. Recuerda que los mayores puestos de trabajo creados en este período pertenecen a la categoría cuenta propia, los que tiene un ingreso mucho menor que los asalariados. Es decir, más personas cuentan con menos recursos para cumplir con sus obligaciones.

Precisamente, el principal temor de la industria es el desempleo. Durante marzo, este indicador evidenció una fuerte alza en el Gran Santiago, que aumentó desde 6,8% en diciembre hasta 9,4%. Y las perspectivas no son muy auspiciosas

“Esto es un prefacio que va a continuar en el resto del año si las empresas no toman medidas para ser más restrictivas en el otorgamiento del crédito”, añade Alejandro Alarcón.

Si bien comparte el temor por el efecto que puede tener el desempleo en la industria, Claudio Ortiz, vicepresidente ejecutivo del Comité Retail Financiero, señala que la morosidad se mantiene estable e incluso, citando cifras de las empresas que informan a la SVS, ésta habría caído. Afirma que hay diferencias entre las cifras de ambos fiscalizadores que atribuye a cambios en los criterios de emisión introducidos por la SBIF.

Pese a esto, señala que “observamos con preocupación el comportamiento del índice de la tasa de desempleo. Éste es un indicador que guarda una correlación directa con los índices de mora, y eso obviamente genera preocupación en nuestras áreas de evaluación de riesgo”.

Añade que, en la medida que se siga constatando un deterioro en los índices de desempleo, “obviamente esta variable va a afectar los sistemas de crédito scoring que permiten hacer las evaluaciones crediticias”.

MAYORES GASTOS

El principal operador de tarjetas no bancarias en el país es Promotora CMR, filial de Falabella. En su reporte del primer trimestre de este año, la empresa reconoce un deterioro en su cartera. Incluso, habla de un “mayor gasto por provisiones”, dado el aumento en castigos en el primer trimestre del año.

Cencosud -que tiene un joint venture con Scotiabank- también informó un alza en sus provisiones sobre la cartera de crédito, y un aumento en los castigos.

Una situación distita informó Hites. La empresa dijo que la tasa de riesgo del primer trimestre del año presentó una disminución en 0,9 puntos respecto de igual periodo de 2015, manteniendo la tendencia a la baja de este indicador que se comenzó a observar desde mediados del 2013, por la política de concentrarse en los mejores clientes, precisó la compañía.

COLOCACIONES DE CAJAS

Las colocaciones de las cajas de compensación durante el primer trimestre de este año sumaron
$ 296.977 millones, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), lo que representó una baja de 19,74% en relación a lo alcanzando en el mismo periodo de 2015 ($ 369.996 millones).

¿Los motivos? En la industria señalan que hay varias razones que explican dicho retroceso, partiendo por la situación macroeconómica que vive el país. En ese contexto, aseguran que hay una menor demanda natural de crédito por parte de personas de mayor riesgo y, al mismo tiempo, las entidades han sido más restrictivas en el segmento.

Y es que además, tras el escándalo de La Araucana -que fue intervenida por la Suseso en octubre pasado por su situación de insolvencia-, aumentó el costo de refinanciamiento de las cajas, lo que apretó la liquidez.

La Tasa Máxima Convencional en ese escenario tampoco ayuda, señalan.

Al hacer un desglose por entidad, La Araucana es sin dudas la más afectada del periodo, al registrar un total de $ 48.830 millones entre enero y marzo, en comparación a los $ 81.230 millones alcanzandos en el mismo lapso del ejercicio anterior. Es decir, un retroceso de 39,89%.

Caja Los Andes también reportó una caída en sus colocaciones. Pasó de $ 222.006 millones en el primer trimestre de 2015 a $ 174.207 millones en el comparable de este año. Esto significó una disminución de 21,53%.

Un poco más lejos se situó Caja Gabriela Mistral, que sumó $4.723 millones en colocaciones, representando una baja de 6,54% en relación a lo totalizado entre enero y marzo de 2015 ($ 5.054 millones).

Pero no todas las cajas sufrieron los impactos de la desaceleración. De hecho, hubo algunas que anotaron crecimientos en sus préstamos sociales.

Es el caso de Caja 18, que realizó operaciones por $ 14.699 millones en el periodo, lo que implicó un alza de 15,37%. Los Héroes también tuvo variaciones en azul, al sumar créditos por $ 54.518 millones en el primer trimestre, un 11,34% más que en el comparable. (DF)

Dejar una respuesta