Santiago enfrenta su segundo año más seco desde 1951

Santiago enfrenta su segundo año más seco desde 1951

Compartir

En medio de las precipitaciones que se asomaron tímidamente en Santiago durante las últimas horas, los expertos dan cuenta que el invierno se caracterizaría por lluvias bajo el rango normal.

Según el último boletín de pronóstico subestacional y estacional de la Dirección Meteorológica de Chile, el pronóstico para el trimestre de mayor acumulación de precipitaciones -entre junio y agosto- es poco alentador. Siguiendo los pasos de los últimos reportes, la proyección para los próximos tres meses es de una condición bajo lo normal entre la Región de Coquimbo y la Región de Los Lagos. “Las proyecciones indican, con un alto grado de seguridad, que el trimestre terminará con acumulados inferior al rango normal”, se asegura.

En la práctica, de acuerdo al boletín, Santiago registraría menos de 139 mm de lluvia acumulada, lo que es comparable a lo anotado en los últimos dos inviernos cuando cayeron 106 mm en 2018 y 59 mm en 2019. La misma situación se repite en Valparaíso, que alcanzaría menos de 166 mm y Talca, capital del Maule, con un estimado total que no superaría los 313 mm.

¿Qué sucederá este mes? De acuerdo al reporte, el total acumulado durante estos 30 días estará por debajo de lo que climatológicamente se espera para un junio normal. Por ejemplo, en Santiago se podrían registrar menos de 36 mm totales, mientras que en Valparaíso caerían menos de 43 mm. Hasta el momento, las cifras están cuesta arriba, mientras comienza una de las temporadas clave para el régimen de precipitaciones en la zona centro-sur de Chile. Así, a la hora de observar las situaciones de Santiago y Temuco -dos de las ciudades con los déficit más grandes hasta la fecha- este año aparece como uno de los más secos. “Para el caso de Santiago, 2020 es el segundo año más seco hasta la fecha, con un 98% de déficit y en Temuco es el tercero más seco, con un 86% de déficit”, puntualizan.

En esa línea, si se considera que el pronóstico indica mayor probabilidad de un invierno bajo lo normal, la Dirección Meteorológica advierte que esto podría implicar que a fines de agosto “todavía estemos bajo una condición deficitaria de precipitación”. “Esto es grave porque la historia nos ha enseñado que un déficit hasta el mes de agosto es casi irrecuperable a final de año”, recalca.

Por esto, se sostiene que la megasequía no parece tener final. “La pregunta principal es cuál será la magnitud del déficit de lluvias, y por ahora, no conocemos dicha respuesta”, indican.

PLAN DE INVERSIONES

En un escenario en el cual recortó su presupuesto 2020 como parte de las acciones contra la pandemia, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) no alteró el crecimiento de la inversión para la Dirección General de Aguas (DGA) y los sistemas de Agua Potable Rural (APR). “En las zonas rurales están sufriendo dificultades para obtener agua. Esta inversión es un incremento de aproximadamente 40% respecto a lo que se invirtió el año pasado, lo cual nos parece absolutamente necesario pues realmente estamos en una sequía muy severa”, señaló ayer el ministro (s) Cristóbal Leturia ante el Senado la situación de la cartera y los APR en el país. Tanto la DGA como los APR se mantuvieron por sobre los montos originales, con alzas de 9,6% cada uno.

El presupuesto original de la cartera era de $ 1,8 billones (unos US$ 2.446 millones), pero debido a la necesidad de reactivar la economía post estallido social, se les otorgó un monto adicional de US$ 203 millones. Pero con la llegada de la pandemia el MOP se vio en la necesidad de aplicar una fuerte reducción, quedando en US$ 2.196 millones aproximadamente; esto es una baja de 17,1% respecto al último presupuesto y de 10,2% respecto al original. (DF)

Dejar una respuesta