Recrudece violencia en Arauco: CAM se atribuye algunos de los 17 ataques

Recrudece violencia en Arauco: CAM se atribuye algunos de los 17 ataques

Compartir

Encapuchados y armados un grupo de desconocidos incendió la maquinaria de una empresa en el sector Cuyel de la comuna de Tirúa, Región del Biobío, el viernes en la mañana. Los responsables del ataque intimidaron a los trabajadores y lograron quemar tres camiones tolva y dos máquinas de áridos; y ademas se robaron dos camionetas, que utilizaron para huir. Este hecho fue el más reciente, pero octubre ya suma dos episodios de violencia en la Provincia de Arauco y se une a la seguidilla de atentados con los que terminó el mes de septiembre. 

Los últimos ochos días del mes pasado fueron difíciles para los habitantes de las regiones de La Araucanía y Biobío. Hubo ocho ataques en cuatro días: cuatro en Ercilla y cuatro en la Provincia de Arauco. En el mes que acaba de concluir se registró un repunte de los hechos de violencia: hubo 17 ataques, número alto si se lo compara con los 5 hechos contabilizados en septiembre de 2018, por la organización Mujeres por La Araucanía. 

El rebrote de la semana ocurrió al mismo tiempo en que el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, conversó con los medios a la salida del juicio de Jorge Eduardo Cayupán Ñiripil, declarado culpable por porte ilegal de arma de fuego el 27 de septiembre. Ese día coincidieron varios eventos: el ministro de Interior, Andrés Chadwick, encabezó una mesa de seguridad para la macrozona sur -que se hizo en la sede de la Intendencia de Biobío en Concepción, y no en Cañete, como esperaban los afectados por la violencia rural en Arauco-; hubo dos carabineros gravemente heridos al intentar despejar un camino que había sido cortado en en el puente Lanalhue, entre Cañete y Tirúa; y se robaron un vehículo de la Junji en Ercilla.

Sebastian Piñera@sebastianpinera

He pedido al Ministro @andreschadwickp q visite hoy a 2 @Carabdechile heridos mientras controlaban protesta en Arauco para expresarles apoyo y solidaridad Gobierno. Combatiremos violencia o amenazas y trabajaremos para garantizar seguridad de los chilenos en cada rincón de Chile.

Video insertado
“Cualquier procesamiento que sea llevado por la justicia en Chile en contra del pueblo nación mapuche lo consideramos absolutamente injusto, y para nosotros, para la gente que luchamos por territorio y autonomía, para el movimiento mapuche autonomista es una situación de prisión política la que vive nuestro país. En ese marco, toda condena, todo procesamiento, lo vamos a responder a través de la acción directa”, dijo Llaitul sobre la condena a Cayupán y agregó para justificar la existencia de carabineros heridos: “Cuando hay militarización a los procesos de lucha por territorio y autonomía, que son absolutamente legítimas, el derecho a la autodefensa está consagrado”.

El mensaje no deja de preocupar a legisladores, víctimas y activistas de esas regiones y es visto como el detonante de los atentados que asolaron la VIII y la IX región al final del mes de septiembre. Para el diputado por La Araucanía, Miguel Mellado (RN), organizaciones como la CAM se vanaglorian de sus atentados a contratistas y agricultores. «Llaitul hizo prácticamente una declaración de guerra y la Fiscalía debiese actuar de oficio. Eso es sedición. Lamento que el Poder Judicial no tome cartas en el asunto». Recordó que en septiembre de 2018 el gobierno se querelló contra la CAM y no han existido avances con respecto a ese proceso. «Héctor Llaitul se pasea como ‘Pedro por su casa’ dando conferencias de cómo hacer terrorismo y no lo llaman ni siquiera a declarar».

Ruth Hurtado, presidenta de Mujeres por La Araucanía, coincide en la relevancia que tienen las palabras del dirigente de la CAM para incentivar los hechos de violencia en la zona; por lo que un fiscal debiera actuar de oficio: «Héctor Llaitul dio una entrevista diciendo casi que estaban en guerra contra el Estado chileno; y vemos que no hay avance, al contrario, hay retroceso. Cada días las víctimas son más. En Arauco, en el sector de Lleu Lleu ya no queda nadie que viva allí. Temen por sus vidas. Sentimos que la violencia está bien desatada. Septiembre ha sido un mes súper complicado; y hubiéramos querido más mano dura, más gente detenida, más procesados y condenados por estos lamentables hechos que día a día tiene que vivir la gente la gente del sur de Chile”, declara.

Los dichos de Llaitul no serían los únicos «llamados a la acción» pues constantemente se difunden mensajes similares a través de las organización de resistencia territorial (ORT) de la CAM.

Araucania Online@AraucaniaOnline

Héctor Llaitul por condena de Jorge Cayupan “ Toda condena, todo procesamiento injusto, lo vamos a responder a través de la acción directa” https://www.facebook.com/AraucaniaOnline/videos/399857294046077?sfns=mo 

Video insertadoA principios de septiembre, por ejemplo, la ORT Janequeo se adjudicó dos atentados incendiarios en La Araucanía. En su comunicado, “reivindican” su derecho a confrontar al Estado, “levantándose en armas de ser necesario”, así como el derecho “que tiene todo pueblo a rebelarse”.

Otro hecho que en la zona ven que estaría causando esta oleada de ataques incendiarios se relaciona con la proximidad del primer aniversario de la muerte de Camilo Catrillanca, el 14 de noviembre, y se “está empezando a generar el ambiente”, de acuerdo con fuentes consultadas en La Araucanía.

Mellado, por su parte, señala que el auge, incluso, estaría recién comenzando considerando el aniversario de la muerte de Catrillanca y que los meses noviembre y diciembre de 2018, y enero y febrero de 2019 tuvieron escaladas de atentados muy fuertes. «El Gobierno tiene que anticiparse a lo que viene. No reaccionar. El clima en la región es muy malo. Las pernoctas en los alrededores de las zonas lacustres han caído en 42%, lo cual es perjudicial cuando se vive del turismo. No puede ser que la gente tenga miedo de veranear en el área».

Desde la región, explican que la CAM se ha reorganizado, pues después de que en julio de 2018, el machi Celestino Córdoba recibió permiso para renovar su rehue, sus miembros estuvieron a punto de dejar de ser un movimiento armado y virar hacia una organización más de tipo político, lo que se frustró por el balazo que recibió Catrillanca, pues esto les habría dado nuevamente «una causa». Algunos sectores subrayan que los miembros de estas agrupaciones deben ser tratados como delincuentes, no terroristas, acusándolos por delitos comunes como porte ilícito de armas -por el cual se logró la condena a Cayupán-, o narcotráfico; lo cual permitiría crear acuerdos transversales en cuanto a que no actúan en pro de la causa mapuche, sino por el narco-negocio.

RECRUDECE VIOLENCIA RURAL

El más perjudicado por el ataque incendiario que destruyó una casa en Lloncao, en el sector rural de Cañete, ocurrido el pasado 28 de septiembre, fue el cuidador de la parcela: una persona de origen mapuche que vivía en el terreno, propiedad de Enrique Ramírez, junto a su familia. “El más afectado fue él, otro mapuche, él perdió todas sus cosas. La vivienda quedó absolutamente quemada”, afirma Ramírez.

Entre los escombros apareció un cartel con la inscripción “parceleros en recuperación”. El año pasado ya le habían dejado un cartel similar en el acceso al lugar.

“Aquí no hay estado de derecho. Aquí no hay leyes. Aquí se imponen los violentistas o los delincuentes terroristas. Lo que están haciendo es crear temor en la gente para que les entreguen los terrenos a ellos. Tenemos un sinnúmero de atentados todos los días; por eso de las diez comunas más pobres de Chile, seis corresponden a la Provincia de Arauco: Tirúa, Cañete, Contulmo”, enumera.

En las tres comunas mencionadas por Ramírez se registraron ataques durante el mes que acaba de concluir. En Contulmo, por ejemplo, al menos cuatro individuos, con el rostro cubierto atacaron Fundo La Escopeta, propiedad de la Forestal Mininco el 4 de septiembre. Los desconocidos incendiaron un trineumático, un skidder, un camión y un bus, y se robaron la camioneta utilizada por el jefe de faenas. Al día siguiente, en otro predio de Mininco, ubicado en la localidad de Elicura, encapuchados interceptaron una camioneta que trasladaba trabajadores forestales, a los que intimidaron para luego quemar el vehículo. El 9 de septiembre, en esa misma localidad, desconocidos incendiaron una vivienda y una sede comunitaria que se encontraba sin uso y que pertenecía al lonco Antonio Leviqueo.

Mujeres Araucanía@mujeraraucania

Qué es lo que ha cambiado sres @GobiernodeChile ? Qué han hecho para frenar esta violencia? Cuál ha sido su aporte para terminar con el en el sur?@sebastianpinera @andreschadwickp @min_interior @Sub_Interior

Ver imagen en Twitter

En la comuna de Cañete quemaron tres cabañas el 10 de septiembre, en la ribera sur del lago Lanalhue, donde sujetos con líquidos acelerantes prendieron en fuego las viviendas -a poca distancia del ex centro turístico Quelén, destruido en noviembre del año pasado-. Los propietarios se encontraron panfletos con las frases: “Fuera rico$” y “libertad a los ppm (presos políticos mapuche)”.

Mientras, en Tirúa emboscaron a carabineros el 12 de septiembre al interior del fundo Labranza. Los funcionarios estaban en un procedimiento para recuperar 76 cabezas de ganado que fueron robados en los días previos. Unos 30 oficiales, junto al propietario del ganado, se vieron rodeados por hombres con el rostro cubierto, quienes les dispararon. Al final hubo cerca de 100 carabineros participando en el operativo para rescatarlos y no se pudo recuperar a los animales.

En lo que va del año se acumulan 70 investigaciones por episodios de violencia rural en Biobío sin ninguna persona detenida hasta la fecha, según ha confirmado el Ministerio Público. En La Araucanía, hasta el 30 de septiembre, el Gobierno presentó 132 querellas. Por estos casos hay 40 imputados: 17 en prisión preventiva, 3 bajo arresto domiciliario y 20 con otras medidas cautelares.

REUNIÓN CON MINISTERIO DEL INTERIOR

La situación es tan grave en Arauco que las personas agrupadas en las organizaciones Paz y Diálogo Biobío y Paz en Lleu Lleu sostendrán el próximo 10 de octubre una reunión con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, para manifestarle que ya no desean permanecer allí por el riesgo que esto implica para su integridad personal, por lo que buscan acordar medidas que le permitan permutar su propiedad por una similar en otra región o su venta.

“Todas las estrategias de la Coordinadora Arauco Malleco y sus organizaciones de resistencia territorial están enfocándose ahora en las inmediaciones del lago Lanalhue, donde en el último tiempo ha habido muchos atentados, se han quemado hoteles, centros turísticos, cabañas. En la provincia de Arauco han muerto 12 personas debido a este conflicto, desde el año 2012”, resume Solange Etchepare, quien forma parte de la directiva de Paz y Diálogo. 

“Quienes pertenecen a estas organizaciones trabajan en turismo, son pequeños agricultores, parceleros, algunos tienen pequeñas empresas de camiones, otros son comerciantes. No son  grandes empresarios,  latifundistas, ni empresas forestales y se han visto muy afectadas. Incluso hay a quienes le han salido a remate sus propiedades. Entonces, la reunión no es para hablar de elementos de seguridad, ni de fuerzas especiales o drones; sino que se va a pedir la salida de las personas que están en riesgo, a las cuales el Estado no ha podido lamentablemente ofrecerles las más mínimas medidas de seguridad”, agrega.

Etchepare señala que ya no están interesados en invertir en la región porque tienen demasiado miedo. “Ellos -la CAM- tienen una política de sedición, están en guerra contra el Estado. Frente a eso, y a la nula reacción del gobierno, no tenemos nada que hacer”.

Andrés Cox es una de estas personas que quisiera abandonar la región. Tan solo en 2019 ha sido víctima de ocho crímenes. Sus instalaciones han sido incendiadas, el abigeato de 70 animales, secuestro de su personal, robo de máquinas y amedrentamiento.

A principios de 2019 tuvo su predio invadido durante 15 días. Había 30 o 40 personas en el día, que en las noches eran sustituidas por “terroristas armados”, cuenta. Solicitó el desalojo, y aunque su pedido fue escuchado, cuando llegaron los carabineros al lugar se retiraron argumentando que no estaban dadas las condiciones de seguridad. “Las autoridades me abandonaron. Al final, ellos se fueron solos, después de amedrentarme, de robarme, de dispararle a mis animales para alimentarse y la inacción de las autoridades es total”.

Confía en que se asignen los fondos para que ellos puedan retirarse: “Hay redes montadas de delincuencia que están operando en la zona. ¿Qué empresario va a ir a invertir cuando todo lo están destruyendo los terroristas? El gobierno confunde a la población con que La Araucanía y Arauco son lo mismo. Arauco no pertenece a La Araucanía. Es una provincia al sur de Concepción que está absolutamente entregada, no existen leyes… El problema de los indígenas es real, existe, hay una deuda pendiente del Estado Chile con los indígenas, pero el tema es que en este sufrimiento del pueblo indígena se han involucrado delincuentes, traficantes de drogas, terroristas”.

El diputado Mellado está de acuerdo con que el Estado y sus tres poderes se encuentran en deuda con la región. Dice que se debería considerar la presencia del Ejército en la zona (tal como se hace en el norte), así como darle más respaldo y atribuciones a los carabineros e invertir en tecnología. En cuanto al Legislativo sostiene que la Ley Antiterrorista se encuentra «durmiendo» en el Senado; así como otros instrumentos que podrían ayudar a paliar el caos al sur del país a los que no se les ha dado la debida urgencia. Y del Poder Judicial señala que se sabe quiénes son los violentos, pero no logran probarlo para que permanezcan en prisión.

Otro punto que señala tiene que ver con la entrega de tierras, que se aplica desde que fue promulgada la Ley Indígena en 1993, pues se habría creado «una presión indebida sobre la tierra».  Subraya el diputado y gobernador de la provincia de Cautín en la Región de La Araucanía entre 2010 y 2013: «Hubo tanta presión en algunos sectores de comunidades que hacían usurpaciones de predios, que los gobiernos de la Concertación, sobre todo, les compraron por razones de Estado. Empezó a suceder que las comunidades violentas han tenido prioridad por sobre las comunidades tranquilas para la compra de tierras. Entonces, las comunidades un poco más pacíficas se han puesto violentas para poder tener tierras». 

El legislador argumenta que esta situación quedó plasmada en un reciente informe de la Contraloría, que indica que por un reglamento aplicado entre 2003 y 2011, se hizo compra de tierras a personas que no tenían el mérito para ello; además que la propia Contraloría no pudo responder cuánta tierra queda por entregar.

«En una Comisión de Tierras en la que estábamos -que se terminó recién- vimos que la Conadi, a través del Departamento de Tierras, tampoco tenía claro cuánta tierra era indígena y cómo se movía la tierra indígena. Ni la Contraloría, ni la Conadi, ni los conservadores de bienes raíces tienen el catastro exacto de cuánto es la tierra que hay mapuche y cuánto es la tierra que queda por entregar. Personalmente, yo creo que mientras ese catastro no exista no se debería comprar absolutamente nada, porque en estas compras de tierra han sido privilegiadas las comunidades violentas por sobre las comunidades pacíficas que estaban en la fila; y el ejemplo claro es Temucuicui, que tenía un título de merced de 250 hectáreas y hoy tiene más de 3.000 hectáreas sin tener los títulos de merced», asevera Mellado.

La semana pasada, además, fue presentado el Plan Arauco, por las autoridades del Ministerio del Interior, una propuesta de ocho ejes, con una inversión de $14 mil millones, que se sumarán a los primeros $47 millones anunciados por el Gobierno para toda la provincia de Arauco.

Carlos Silva, presidente de la Cámara de Comercio, Producción y Turismo de Cañete y director regional de las Cámaras de Comercio y Turismo del Biobío, admite que la cadena productiva se ha visto afectada, que han tenido que cerrar locales y despedir personas, lo que ha ocasionado una baja en el comercio de 48%. Sin embargo, se trabaja en medidas para generar reinversión y reconstruir el mercado. “Tenemos la capacidad de salir adelante”, asegura. (El Líbero)

Dejar una respuesta