P. F. Ramírez ex embajador en Venezuela: “Me pagaban lo legal”

P. F. Ramírez ex embajador en Venezuela: “Me pagaban lo legal”

Compartir

Va en escalada. La controversia entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Consejo Para la Transparencia por la publicación de los sueldos de los embajadores añadiendo el pago de asignaciones será una de las primeros baches que deberá enfrentar la recién designada subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia, quien reemplazó al ahora embajador en Estados Unidos, Alfonso Silva.

El conflicto -confirman desde Cancillería- podría terminar en tribunales si la Asociación de Funcionarios interpone un recurso de protección aludiendo a que la publicidad de los sueldos de los embajadores en el exterior pone en riesgo la seguridad del cuerpo diplomático. “Publicar el costo de vida, que no es sueldo, sería un regalo para eventuales bandas criminales organizadas”, dice un funcionario.

Ese mismo argumento le contestó Alfonso Silva al CPLT a través de un oficio enviado el 3 de agosto. En el documento le pide al Consejo reconsiderar su petición de publicidad. “Sobre el particular, esta Cartera Ministerial insiste en su preocupación por la publicación de mayor información relativa al porcentaje al costo de vida, toda vez que se debe tener en cuenta el resguardo de la vida e integridad física de los funcionarios de esta Secretaría de Estado y la de sus familias, cuando se desempeñan en el exterior, ya que se verán directamente afectadas con la eventual publicación de información adicional a la ya expuesta en el enlace de Transparencia Activa de este Ministerio”, señala el oficio.

VENEZUELA, SUELDO TOP

Sumando las asignaciones de costo de vida, el sueldo del embajador en Venezuela llegaba a los 23 mil dólares, incluso un año se alzó en los 25 mil dólares, según comenta a La Tercera PM el ex embajador en ese país, Pedro Felipe Ramírez.

“Debió haber sido uno de los sueldos más altos de Chile. Cuando llegué era menos y lo subieron bastante. Es la ley,  a mi me pagaron lo que era legal”, sostiene Ramírez, quien frente a la controversia entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Cancillería dice que está en la posición de los primeros. “A mí no me molesta que se conozcan los sueldos. Creo en la máxima transparencia”, insiste.

El sueldo de Ramírez y de los todos los embajadores se incrementa según el costo de vida de cada país. Se trata de una escala que se aplica para el pago de funcionarios en el exterior. Según consigna el Diario Oficial, el cálculo se basa en el  “Consolidated Post Adjustment Circular”, de la International Civil Service Commission de la Organización de Naciones Unidas, publicado al día 1 de julio de 2016.

Ramírez explica que su remuneración llegaba a los 23 mil dólares producto de la crisis en Venezuela que volatilizó el costo del dólar. “En Venezuela había un dólar oficial muy bajo. Yo fui insistente en la necesidad de que la embajada cambiara por el dólar oficial. Pero lo que se pagada era lo que correspondía a lo que establece la ley”, insiste.

El ex embajador de Chile en Estados Unidos, Juan Gabriel Valdés -misión que con sueldo y asignaciones alcanzaba los 20 mil dólares–  también es partidario de dar a conocer sin restricciones los montos que se cancelan al cuerpo diplomático. “Me parece que la transparencia es positiva . No debería haber ninguna restricción. Si los sueldos de loa ministros son público, los de los funcionarios deben serlo también”, sostiene.

Valdés añade que la valoración de labor diplomática se ha ido degradando con el tiempo. Asegura que el pago por el costo de vida debe ser explicado de mejor manera porque es un hecho objetivo que hay países que tienen realidades muy distintas a Chile.

El ex diputado Jorge Tarud, ex miembro de la comisión de RR.EE, añade que el argumento de la Cancillería de la seguridad personal del cuerpo diplomática es “absurdo” y señala que la transparencia no puede ser limitada. (La Tercera)

Dejar una respuesta