OPEP rebaja estimación de demanda mundial: advierte contra guerra comercial

OPEP rebaja estimación de demanda mundial: advierte contra guerra comercial

Compartir

La OPEP rebajó hoy ligeramente su cálculo sobre el incremento de la demanda mundial de petróleo y advirtió de los efectos negativos que tendría una guerra comercial, especialmente entre EEUU y China, en la economía global.

En su informe mensual, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) calcula que la demanda mundial en 2019 crecerá en 1,14 millones de barriles diarios (mb/d) hasta los 99,86 mb/d, 70.000 barriles diarios (b/d) menos que sus datos de hace un mes.

El grupo energético mantiene su previsión de crecimiento para la economía mundial en el 3,2% para 2019, pero incide en que la escalada en las disputas comerciales pueden llevar “a un menor crecimiento a corto plazo”.

La alta volatilidad en los precios del petróleo registrados en los mercados en las últimas semanas se debe, según la OPEP, a “la incertidumbre sobre la economía mundial (…) en medio de la creciente tensión comercial entre Estados Unidos y China”.

La OPEP estima que el crudo que el mundo requiere de sus 14 países miembros retrocederá este año en un 3,5 % hasta los 30,5 mb/d, mientras que la oferta de sus competidores, con EEUU a la cabeza, aumentará un 3,45 % hasta los 64,51 mb/d.

Sólo el incremento del bombeo previsto en Estados Unidos, en su mayor parte gracias al petróleo de esquisto, será de 1,83 mb/d y superará así el aumento del consumo de todo el planeta esperado en 2019, de 1,14 mb/d.

La producción de los catorce socios de la OPEP cayó en mayo en 236.000 b/d debido sobre todo a un importante descenso en Irán, país sometido a sanciones de EEUU y que en un sólo mes ha visto como su bombeo bajaba un 9 %, o lo que es lo mismo, una reducción de 227.000 barriles diarios.

Además de Irán, también ha caído la producción de Venezuela debido a la grave crisis económica por la que atraviesa, así como por las sanciones de Washington sobre su industria petrolera.

EFECTO IRÁN: REBOTE DE PRECIOS

En apenas 24 horas el precio del petróleo ha tenido tiempo de desplomarse cerca de un 4% y recuperar otro 4%. La reacción de hoy permite sacar la cotización del barril de Brent de sus mínimos de cinco meses, desde enero.

El inesperado aumento de los inventarios semanales de crudo en EEUU y las perspectivas bajistas sobre la demanda de petróleo si persisten las tensiones comerciales hundieron ayer cerca de un 4% su cotización. El barril de Brent perdió un 3,72%, hasta los US$ 59,97, y el West Texas, de referencia en EEUU, cayó un 4%, hasta los US$ 51,14.

La reacción desde mínimos de enero no ha sido menos contundente. El barril de Brent no sólo ha recuperado la barrera de los US$ 60. Durante esta mañana las subidas han llegado a superar el 3%. En sus máximos intradía el Brent roza los US$ 62, mientras que el barril tipo West Texas se acerca a los US$ 53.

Los inversionistas han aparcado momentánemente las dudas sobre la evolución de la demanda de crudo, y las preocupaciones se desplazan hacia el lado de la oferta, y más concretamente, del suministro en el Golfo Pérsico.

Los mercados reaccionan con contundencia a los “incidentes” registrados en dos buques petroleros en el Golfo de Omán, el ‘Front Altair’, con bandera de las Islas Marshall, y el ‘Kokuka Courageous’, de Panamá. Los dos buques fueron evacuados por sendos incendios. En el caso del Front Altair, algunas fuentes apuntan incluso que podría haber sido alcanzado por un torpedo.

El grupo de Operaciones Marítimas Comerciales de Reino Unido (UKMTO), que forma parte de la Royal Navy, “está investigando” lo sucedido, pero los analistas apuntan claramente a Irán. Los incidentes se han registrado en el Estrecho de Ormuz, el que separa las costas de Emiratos Árabes Unidos e Irán.

El régimen de Teherán se está viendo afectado por el embargo comercial adoptado por EEUU, como respuesta al programa nuclear desarrollado por Irán. Desde el pasado 2 mes de mayo la Administración Trump extendió a todos los países su veto a la compra de petróleo iraní.

A raíz de la imposición de este veto, en mayo Emiratos Árabes Unidos denunció que cuatro buques mercantes habían sido objeto de “sabotajes” cerca de sus aguas territoriales. La tradicional hostilidad entre Irán y Emiratos Árabes Unidos se ha acentuado ante las advertencias del régimen de Teherán contra los países que aprovechasen el embargo a su petróleo para elevar las exportaciones de crudo.

Los inversionistas temen ahora que Irán protagonice una escalada en los presuntos sabotajes realizados en el Estrecho de Ormuz, una de las rutas mercantes más importantes del mundo. En las últimas semanas Irán, a través de Yahia Rahim Safaví, asesor militar del líder supremo, Ali Jameneí, ya había trasladado a los mercados la advertencia de una fuerte subida de los precios del petróleo, hasta la barrera de los US$ 100, si se agudizaba el conflicto en el Golfo Pérsico.

Un incremento de la tensión geopolítica en Oriente Medio afectaría de lleno a las perspectivas de suministro de crudo, y pondría a prueba el consenso que ha mantenido en los últimos años la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) con los recortes de producción vigentes hasta la fecha. (DF-Expansión-EFE)

Dejar una respuesta