Nueva Zelandia: 49 muertos en ataque terrorista ultraderechista a mezquitas

Nueva Zelandia: 49 muertos en ataque terrorista ultraderechista a mezquitas

Compartir

La policía de Nueva Zelanda elevó a 49 los muertos en los ataques terroristas contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, en los que también resultaron heridas unas 50 personas.

El comisionado de los uniformados del país oceánico, Mike Bush, confirmó en una comparecencia retransmitida en directo desde Wellington que la alerta continúa en su nivel máximo en todo el país debido a los ataques, calificados de “terroristas”.

Un total de 41 víctimas murieron en el tiroteo en la mezquita Al Noor, mientras que otros siete en la de Linwood y otra persona fue declarada muerta en el hospital. Bush manifestó que presentaron cargos por asesinato contra uno de los detenidos, descrito como un hombre de cerca de 30 años que pasará mañana a disposición judicial.

De los otros tres detenidos, Bush indicó que dos de ellos estaban en posesión de armas y se investiga su implicación en el suceso mientras que la cuarta persona no tenía ninguna relación con el caso y ha sido puesta en libertad.

Los ataques se produjeron en horas de la tarde del viernes (jueves en Chile) en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país. Entre 300 y 500 personas se encontraban en el interior de las mezquitas.

El hombre -con un arma automática- disparó al menos una veintena de veces, de acuerdo con varios testigos. “Esto solo puede ser descrito como un ataque terrorista”, afirmó la primera ministra, Jacinda Ardern, en conferencia de prensa en Wellington, en la Isla Norte.

La mandataria neozelandesa calificó el ataque de “extrema ideología y extrema violencia” y señaló que no tiene “precedentes” en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto. “Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos”, aseveró.

TERRORISTA ULTRADERECHISTA

El hombre que mató a tiros a al menos 49 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda este viernes es un extremista de derecha australiano, dijo el primer ministro de Australia, Scott Morrison.

Los ataques en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch son obra de un “terrorista extremista de derecha, violento”, dijo Morrison, explicando que la investigación está en manos de las autoridades neozelandesas.

El comisionado de los uniformados, Mike Bush, confirmó en una comparecencia retransmitida en directo desde Wellington que la alerta continúa en su nivel máximo en todo el país.

La policía ya detuvo a cuatro personas -tres hombres y una mujer- que guardaban explosivos en sus autos, los cuales ya fueron desactivados.

Al respecto, Bush señaló que presentó cargos de asesinato contra uno de los retenidos, un hombre de cerca de 30 años que pasará mañana a disposición judicial.

PRIMERA MINISTRA

“Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos”. Así abordó la Primera Ministra del país oceánico, Jacinta Arden, la masacre que afectó a dos mezquitas de la ciudad de Christchurch la jornada de hoy.

Horas después del hecho, Arden habló ante los medios de comunicación, donde informó que “está claro que esto sólo se puede describir como un ataque terrorista y por lo que sabemos parece que estaba bien planeado”.

Además, agregó que se trató de un ataque de “extrema ideología y extrema violencia”

Arden (38 años) es miembro del Partido Laborista y ejerce el cargo desde el 1 de agosto de 2017. “Ha ocurrido en un lugar donde la gente debería haber estado expresando libremente su libertad religiosa, donde deberían haber encontrado un entorno seguro, y eso no ha ocurrido. No hay sitio en Nueva Zelanda para un acto tan extremo de violencia. Los que han sido el objetivo de este ataque (tienen que saber) que Nueva Zelanda es su casa”, añadió.

Además, calificó el hecho como “uno de los días más oscuros de Nueva Zelanda”. Claramente, lo que ha ocurrido aquí fue un acto de violencia extraordinario y sin precedentes”, comentó.

CONDENA CHILENA AL ATENTADO

El Gobierno chileno se sumó a la condena que han expresado distintos países al atentado contra dos mezquitas ocurrido este viernes en Nueva Zelanda, el que dejó al menos 49 fallecidos.

La Cancillería emitió una declaración donde señala que “el Gobierno de Chile condena enérgicamente y expresa sus más sentidas condolencias al gobierno y al pueblo neozelandés ante los cobardes atentados ocurridos en las Mezquitas Masjid Al Noor y Linwood Masjid en la ciudad de Christchurch este viernes, con el lamentable resultado de decenas de muertos y heridos”.

La nota agrega que “solidarizamos con las víctimas y sus familiares, y hacemos votos por la pronta recuperación de los heridos. Esperamos que los responsables de estos horribles actos sean llevados ante la justicia”.

CONDENA MUNDIAL

Horas después de que ocurriera el ataque terrorista perpetrado contra dos mezquitas en la ciudad neozelandesa de Christchurch, donde murieron 49 personas y una cincuenta resultó herida, líderes de todo el mundo han realizado una condena transversal y también han expresado su solidaridad con las familias de las víctimas.

Ese fue el caso de la Reina Isabel II de Inglaterra, que es también jefa de Estado de Nueva Zelanda y que declaró estar “profundamente” entristecida por los ataques. “En este momento trágico, mis pensamientos y oraciones están con todos los neozelandeses”, dijo en un comunicado.

“En nombre del Reino Unido, mis más sinceras condolencias a los neozelandeses”, indicó por su parte la Primera Ministra Theresa May en Twitter, mientras que la Canciller alemana, Angela Merkel, dijo compartir “el duelo de los neozelandeses con sus ciudadanos atacados y asesinados por el odio racista”.

En tanto, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó la “horrible masacre” registrada este viernes. “49 inocentes han muerto sin sentido, con muchos más heridos de gravedad. Estados Unidos respalda a Nueva Zelanda en todo lo que podamos hacer”, escribió.

“Todos nuestros recuerdos para las víctimas de crímenes odiosos contra las mezquitas (…) Francia se erige contra cualquier forma de extremismo y actúa junto a sus socios contra el terrorismo en el mundo”, reaccionó a su vez el Presidente francés, Emmanuel Macron.

El Papa Francisco, por otro lado, dijo estar “muy entristecido” y expresó “a todos los neozelandeses, y en particular a la comunidad musulmana, su sincera solidaridad”. En un tono más duro, el Mandatario ruso, Vladimir Putin, dijo que “espero que todos los que están implicados en este crimen sean castigados”, mientras que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, expresó su “condena absoluta a los infames asesinos, oración para las víctimas inocentes, compasión por todos los que dicen que ‘siempre es la culpa de Salvini'”.

Por otro lado, la Primera Ministra noruega, Erna Solberg, pidió luchar contra “todas las formas de extremismo” tras el ataque en Nueva Zelanda que recuerda, según ella los atentados perpetrados en 2011 por el extremista noruego Anders Behring Breivik. “Es evidentemente extremadamente triste. Evoca lazos dolorosos con nuestra propia experiencia del 22 de julio, el momento más difícil de la posguerra en Noruega”, declaró al canal Tv2.

En tanto, el Presidente de Israel, Reuven Rivlin, indicó que “asesinar gente que reza, en su lugar más sagrado, es un acto depravado y despreciable. Para la gente de todas las religiones y de los que no tienen, se cruzó una línea roja”.

REPUDIO EN EL MUNDO MUSULMÁN

En tanto, en los países de mayoría musulmana, el rechazo también fue enérgico. Ejemplo de ello fue la reacción del Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan: “Condeno firmemente el atentado terrorista cometido contra musulmanes que estaban rezando en Nueva Zelanda y maldigo a los que lo cometieron”. “Con este atentado la hostilidad hacia el islam (…) pasó los límites del acoso individual para alcanzar el nivel de un asesinato de masas”, agregó.

Por su parte, el gran imán de Al Azhar, la principal institución del islam sunita, dijo que “estos ataques terroristas contra dos lugares de oración deben incitarnos a no ser tolerantes con las corrientes y los grupos racistas que cometen este tipo de acciones abyectas”, y afirmó que estos hechos son el “resultado de la proliferación del discurso islamófobo en varios países, incluso en aquellos reputados por la coexistencia de sus poblaciones”.

Para el Presidente palestino Mahmoud Abbas, en tanto, el ataque fue “espantoso” y lo calificó como “un acto criminal atroz”.

Finalmente, el canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, indicó que “debe cesar la hipocresía occidental que defiende la demonización de los musulmanes en pos de la ‘libertad de expresión'”. “La impunidad en las ‘democracias’ occidentales a la promoción del fanatismo lleva a esto”, añadió.(Emol-EFE-AFP)

Dejar una respuesta