Misterio de joven desaparecida hace 36 años: Tumbas abiertas por el Vaticano...

Misterio de joven desaparecida hace 36 años: Tumbas abiertas por el Vaticano están vacías

Compartir

El misterio que rodea la desaparición de una adolescente hace 36 años dio un nuevo giro este jueves, luego de que se constatara que las dos tumbas en el Vaticano donde se pensaba que podrían estar sus restos están completamente vacías. El Vaticano indicó en un comunicado que los sepulcros en el cementerio teutónico no solo no contienen restos de Emanuela Orlandi, hija de un funcionario vaticano cuya desaparición aún es investigada, si no que tampoco los de las dos princesas alemanas que deberían estar enterradas allí.

Se trata de las princesas Sofía von Hohenlohe, fallecida en el 1836, y Carlota Federica de Mecklemburgo, quien murió cuatro años después. “No se encontraron hallazgos humanos ni urnas funerarias”, informó el director interino de la oficina de prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti. “Los familiares de las dos princesas fueron informados de los resultados de la investigación”, añadió.

El caso Orlandi

El Vaticano procedió a la apertura de las dos tumbas del cementerio con la esperanza de hallar algún rastro de Orlandi, luego de que el año pasado las autoridades recibieran una enigmática y anónima pista sobre su caso. La joven, entonces de 15 años, residía dentro de las murallas de la Santa Sede y fue vista por última vez el 22 de junio de 1983, cuando salía de una clase de música en la Plaza de San Apolinar, en el centro de Roma. Su desaparición nunca resuelta e intrigó a los italianos. Tanto, que suscitó una cadena de teorías y conspiraciones que involucraban a la mafia, las finanzas y al Vaticano.

En 2018, los abogados de la familia recibieron un mensaje que los invitaba a buscar a Emanuela “en el lugar donde apunta el ángel”. Adjunto, iba una fotografía con unas lápidas. Precisamente, en el cementerio teutónico del Vaticano existe un ángel tallado en mármol con la inscripción “Descanse en paz”, igual al de la imagen.

Tras este anónimo señalamiento, la familia interpuso una demanda de verificación de la tumba. Finalmente, para evitar cualquier duda, en la Santa Sede autorizó la apertura de las dos tumbas adyacentes. En éstas, supuestamente, reposaban los restos de dos princesas alemanas. Pero hoy se comprobó que estaban vacías. El perito designado por la familia explicó que se ha podido observar que en las tumbas se han realizado varias restructuraciones, algunas de ellas al parecer más recientes porque se había utilizado cemento armado. Según el Vaticano, se están efectuando verificaciones en los archivos sobre las obras llevadas a cabo en el viejo cementerio, algunas a fines del siglo XIX, otras entre los años 1960 y 1970. “Todos estamos muy sorprendidos”, dijo la abogada de la familia, Laura Sgrò, quien afirmó que el Vaticano “podía haber verificado antes si en estas tumbas se había sepultado a las princesas o eran solo monumentos funerarios para rendirlas homenaje”.

 

Agencias

Dejar una respuesta