México despenaliza uso recreativo de la marihuana: busca mercado formal

México despenaliza uso recreativo de la marihuana: busca mercado formal

Compartir

Presionando por la despenalización de la cannabis, cientos de mexicanos acampaban desde febrero en las afueras del Senado de México, donde incluso instalaron un cultivo de plantas de marihuana. A la espera de la histórica votación, más personas se sumaron ayer a la manifestación con carteles verdes, mientras al interior de la Cámara Alta algunos senadores utilizaron relojes con el mensaje “Llegó la hora de regular” durante la discusión del proyecto que se extendió por más de seis horas.

Finalmente, la “Ley general para la regulación del cannabis” fue aprobada por 82 votos a favor, 18 en contra y siete abstenciones. Pese a que la normativa que busca legalizar el uso médico, recreativo, científico e industrial debe pasar ahora a la Cámara de Diputados, implica un avance para el país que hasta hace unos años mantenía una “guerra contra las drogas”.

Plantas de marihuana en zapatos en las afueras del Senado en Ciudad de México.

El texto propuesto por el oficialista partido Morena, que recibió luz verde, permite el uso recreativo de cannabis a todos los mayores de 18 años y lejos de la presencia de menores. De esta manera, una persona puede tener en su posesión hasta 28 gramos personales, lo que corresponderá a una “cajetilla de 28 cigarrillos adquiridos en establecimientos regulados, y cultivar para consumo personal hasta seis plantas por persona, pero con un máximo de ocho por domicilio”.

En esa línea, el proyecto irá acompañado de la creación del Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis, entidad que deberá desarrollar programas para evitar el consumo en menores; establecerá los niveles máximos de THC (sustancia psicoactiva de la marihuana) y CBD (cannabidiol); y será la encargada de emitir las licencias a los productores y vendedores. Además, se establecerán las normativas para fines médicos, farmacéuticos, investigativos, importación y exportación.

Según el diario mexicano El Universal, el dictamen abre la puerta a la liberación de personas procesadas o sentenciadas por posesión simple, y en paralelo se establece un plazo máximo de seis meses desde la entrada en vigor del decreto para eliminar los antecedentes penales.

▶️ Para garantizar la libertad de cultivo y comercialización del cannabis, el Senado aprobó diversas regulaciones, ¡conócelas! 🙌🏼 pic.twitter.com/0uDKMkOO3v

— Senado de México (@senadomexicano) November 20, 2020

Sin embargo, la regulación es enfática sobre la cantidad autorizada. Por lo tanto, si una persona tiene entre 29 y 200 gramos será considerado posesión simple,lo que contempla sanciones o multas de entre US$ 248 y US$ 550. Desde 201 gramos a 28 kilos quedará establecido como “narcomenudeo”, lo que será notificado a la Ley de Salud. En tanto, tener más de 28 kilos pasará a ser catalogado como narcotráfico, arriesgando pena de cárcel establecida en el Código Penal.

“FOMENTAR LA PAZ”

“No a la criminalización, sí a la libertad”, gritaron los senadores que tras la aprobación aplaudieron y se abrazaron en medio de pancartas de apoyo. Antes del 15 de diciembre, los diputados deberán revisar el proyecto y realizar cambios si lo estiman pertinente.

Entre las modificaciones, el proyecto eliminó la exigencia para que los consumidores instalen “barreras físicas en sus casas para evitar que otras personas no consumidoras aspiren el humo” y, además, eliminó la facultad otorgada al Ministerio Público para realizar revisiones domiciliarias a los consumidores registrados.

Desde febrero de este año, activistas mexicanos acampaban en las afueras del Senado, donde instalaron cultivos de marihuana.

De acuerdo con la agencia The Associated Press, la Corte Suprema de Justicia de México lleva varios años aceptando amparos presentados por ciudadanos para que cultiven y consuman, pero el Congreso no había avanzado en la tramitación desde que, a fines de 2015, el máximo tribunal comenzó a entregar permisos para uso medicinal con al menos cinco sentencias, lo que abrió una nueva puerta al diálogo.

Por esto, un punto clave habría sido la toma de posesión del mandatario izquierdista, Andrés Manuel López Obrador, que asumió el 1 de diciembre de 2018 y que reactivó el debate sobre la legalización de la marihuana para quitar el control a los carteles del narcotráfico. La iniciativa también habría sido impulsada por la decisión de la Corte Suprema de declarar “inconstitucional la prohibición absoluta de la marihuana lúdica”, que obligó al Congreso a debatir el tema.

La iniciativa también señala que busca “fomentar la paz y la seguridad social” para contribuir a la disminución del mercado ilegal de la marihuana y así dar un golpe al crimen organizado y a la violencia, especialmente en un país donde comunidades rurales ven en el cultivo su única fuente de ingreso al venderla a los grupos armados.

Un hombre arma un cigarrillo de marihuana en las afueras del Senado en México.

Sin embargo, la tramitación del texto no estuvo exento de críticas. Algunos senadores votaron en contra por considerarlo muy “permisivo”, mientras que otros cuestionaron que el mercado podría quedar en manos de empresas extranjeras.

A pesar de esto, cada año son más los países que se suman a la “ola cannabica”. Uruguay fue el primer país del mundo que legalizó el consumo con fines recreativos, ejemplo que posteriormente fue seguido por Canadá y al menos 15 estados de Estados Unidos. Otras naciones también han establecido pequeños pasos en el área medicinal como es el caso de Ecuador, Perú, Colombia, Paraguay, Chile. El último en integrarse fue Argentina, que en noviembre aprobó la reglamentación del uso médico de la marihuana con autocultivo.

La cadena CNN destaca que, entre otros, el uso de marihuana sigue siendo ilegal en Bolivia, Brasil, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador y República Dominicana. (La Tercera)

Dejar una respuesta