Los puntos que tensionan la inédita elección de nueva directiva UDI

Los puntos que tensionan la inédita elección de nueva directiva UDI

Compartir

Para el próximo 11 de diciembre está programada la elección interna de la UDI, donde se medirán las listas encabezadas por el diputado Jaime Bellolio y la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

Los comicios, por primera vez, se realizarán mediante el mecanismo de un militante un voto y a través de votación electrónica.

Con dicho proceso se busca renovar la mesa encabezada por el senador Hernán Larraín, quien asumió en abril del 2015, en medio de la crisis que afectó a la colectividad por las vinculaciones de sus personeros con financiamiento irregular de la política.

Tras inscribir sus postulaciones la semana pasada, Bellolio y Van Rysselberghe han continuado sus despliegues por el país para promover entre los militantes gremialistas sus opciones y programas, en la que será una de las elecciones más competitiva que ha enfrentado el partido.

A continuación, te invitamos a revisar las novedades y los puntos que tensionan la interna de la UDI.

“UN MILITANTE UN VOTO”

Por primera vez en la historia de la UDI, el partido elegirá en diciembre a su nueva directiva nacional, sus directivas y consejeros regionales y directivas provinciales, todo mediante el sistema de “un militante un voto”.

De esta forma, se dará por cumplido el compromiso adquirido por la actual mesa de instalar el mecanismo y transparentar así sus procesos eleccionarios.

Lo anterior también acorde a la nueva Ley de Partidos políticos promulgada en abril pasado, y donde se establece que las directivas de los partidos sean elegidas por sus afiliados, bajo el principio de “un militante un voto” o bien por órganos intermedios que deben ser escogidos por votación directa de los adherentes de la colectividad.

A la vez que el Servicio Electoral participará como ministro de fe del proceso.

DEBUT DEL VOTO ELECTRÓNICO

Otra de las novedades que traerán estos comicios es el debut de la votación electrónica y la cual podrán realizar los militantes de manera presencial.

Para ello, la tienda habilitará más de 120 locales de votación a lo largo del país, esto con el fin de fomentar la participación.

“La UDI está en la voluntad de realizar un proceso los más democrático, participativo, transparente y moderno desde el punto de vista tecnológico. Por eso hemos resuelto hacer una elección con voto electrónico presencial a lo largo de todo el país”, resaltó a fines de octubre el senador Larraín.

APUESTA POR LA RENOVACIÓN TRAS LA CRISIS

Luego que estallaran los casos de financiamiento irregular de la política en que se vieron envueltos algunos de sus militantes, el partido reconoció atravesar una profunda crisis que ha significado una serie de cambios para el partido y los cuales deberán seguir a manos de la próxima directiva.

En ese contexto es que la elección interna de la UDI es vista como una apuesta por la renovación y donde ambos aspirantes a la presidencia buscarán lograr este objetivo a su manera.

Mientras Bellolio aspira a ideas refundacionales –desligándose del peso del gobierno militar- y pidiendo estándares más duros contra los casos de corrupción, Van Rysselberghe cuenta con el apoyo de senadores como Juan Antonio Coloma y Víctor Pérez y el denominado grupo de “los coroneles”.

El diputado además es visto con una alternativa de recambio generacional, donde además se ha propuesto enfrentar a la “nueva izquierda”, donde incluye a figuras como los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, entre otros.

En cambio, la senadora ha apostado a un recambio de género y a su rol como representante de regiones, manifestando que la izquierda “no tiene nada nuevo” y que para vencerla se requiere una UDI unida.

¿RECAMBIO DE GÉNERO?

La elección podría llevar también por primera vez a una mujer a la presidencia del gremialismo, esto en caso de que la senadora Van Rysselberghe sea electa en las urnas y ante lo cual ella misma ha asegurado que sería el mayor cambio que podría tener la colectividad.

“Pretendo ser la primera mujer y mujer de regiones que dirige un partido de centroderecha en el país”, afirmó.

De ser así, la UDI podría sumarse a otros partidos tradicionales como el PRI, la DC y el PS que en este momento están dirigidos por mujeres.

TENSIÓN POR DEBATES

En medio de la campaña para impulsar a las listas que acompañan sus postulaciones, en los últimos días se ha generado una tensión entre ambas candidaturas por su participación en debates públicos.

Así, el pasado viernes Bellolio manifestó que “lamento la falta de disposición que ha existido por parte de la otra lista para hacer debates. Nosotros hemos estado disponibles para modificar nuestra agenda, porque estamos convencidos que el debate de ideas y el poder confrontar opiniones, tanto a nivel nacional como regional, van a contribuir a fomentar la participación”.

A la vez que llamó a la senadora a reconsiderar su decisión.

Por su parte, desde la nómina de Van Rysselberghe han desestimado las críticas y aseguran que si bien han privilegiado el despliegue por regiones, sí se harán debates.

“Siendo coherentes con nuestra propuesta para liderar la UDI hemos privilegiado el contacto directo con los militantes, presentando nuestras ideas y principalmente escuchando a las bases en los distritos y regiones”, dijo el candidato a secretario general de su lista, Pablo Terrazas, según consignó ayer La Tercera.

Pero este no es el primer roce entre los contendores, ya que previo a que se fijara el mecanismo de votación, el diputado apelaba a la implementación del voto electrónico remoto, a diferencia de la senadora que era partidaria del voto electrónico presencial, siendo este último el cual finalmente se aplicará. (Emol)

Dejar una respuesta