Los negociadores tras el acuerdo Quinteros-Domínguez para la mesa de la CC

Los negociadores tras el acuerdo Quinteros-Domínguez para la mesa de la CC

Compartir

“Personas con buen trato y con algunas conexiones entre colectivos”. Así define un constituyente el perfil de quienes tuvieron la difícil misión -y extenuante a ratos- de negociar en la Convención Constitucional para alcanzar un acuerdo para la presidencia y vicepresidencia del órgano.

El Movimiento Social Constituyente (MSC), el colectivo al cual pertenece la nueva presidenta María Elisa Quinteros, eligió como negociadores a Bastián Labbé, Elisa Giustinianovich y Alondra Carrillo.

En tanto, Independientes No Neutrales (INN), que llegó a la vicepresidencia con Gaspar Domínguez, designó a Guillermo Namor, Lorena Céspedes, Juan José Martín y Javier Fuchslocher.

Desde el PC, quien operó fue el exministro Marcos Barraza. De hecho, a este último lo nombran como clave para convencer a Luciano Silva (IND-RN), el único constituyente de derecha que votó por Quinteros, y a la abogada PC la identifican como el puente entre los constituyentes comunistas y el colectivo de la nueva presidenta.

Alondra Carrillo, Bastián Labbé y Elisa Giustinianovich de Movimientos Sociales Constituyentes.

Y desde el Frente Amplio -que no logró un cupo en estos dos cargos clave- se pudo ver como principal negociadora a Beatriz Sánchez, mientras que en el PS los líderes de las tratativas fueron Tomás Laibe y Maximiliano Hurtado.

El miércoles, los dos grupos que terminaron de zanjar las negociaciones definitivas fueron dos: MSC y INN. Y es que luego de que Cristina Dorador (MSC) en la madrugada de ese día viera truncadas sus aspiraciones para ser presidenta, desde su colectivo comenzaron a buscar nombres, pero también a tantearlos entre los otros grupos.

Labbé (MSC) comentó que la figura de Quinteros surgió a partir de las conversaciones con las otras colectividades, pues, según dice, estas confiaban en que era una persona de consenso y dialogante. Mientras que Carrillo (MSC), otra de las negociadoras de Movimientos Sociales, señaló que una vez que fue definitivo que el nombre de Dorador no iba a construir la mayoría necesaria, se enfocaron en “unificarse como fuerzas transformadoras independientes”, a través del respaldo de nueve escaños reservados, Movimientos Sociales Constituyentes, Pueblo Constituyente y la Coordinadora Plurinacional y Popular.

“Entre los cuatro grupos lo que hicimos fue acordar un nombre único de consenso. A las 4.00 AM pusimos distintos nombres sobre la mesa y votamos cruzadamente de modo tal de asegurar que -a partir de una articulación y de un compromiso colectivo- saliera un solo nombre”, afirmó Carrillo (MSC). Entre los otros nombres que se propusieron en esta conversación estaban Rosa Catrileo (Pueblo Mapuche) y Daniel Bravo (ex Lista del Pueblo).

Guillermo Namor, Lorena Céspedes, Juan José Martín y Javier Fuchslocher, de INN.

Sin embargo, Labbé (MSC) reconoce que hubo un actor clave: Independientes No Neutrales, el conglomerado al que pertenece el actual vicepresidente de la Convención. Según explica, este fue “el conglomerado grande que le permitió llegar a la presidencia en una primera vuelta”.

ASCENSO DE DOMÍNGUEZ Y EL VETO A POLITZER

Diez minutos. Eso duró la reunión de ayer entre los constituyentes -y definidos como negociadores- de los colectivos Movimientos Sociales Constituyentes (MSC) e Independientes No Neutrales (INN), donde se terminó de concretar la segunda parte del acuerdo que a esa hora ya había permitido la victoria de Quinteros (MSC) como la nueva presidenta de la Convención Constitucional, y que luego fue clave para que la vicepresidencia quedara en manos de Domínguez (INN).

De hecho, en su discurso inaugural, el actual vicepresidente reconoció lo furtivas y rápidas que fueron las negociaciones al señalar que su victoria ocurrió tan rápido, que ni siquiera tuvo tiempo de avisarle a su mamá que su nombre era una de las cartas para quedarse con la vicepresidencia.

Sobre el ritmo de las negociaciones, en No Neutrales y Movimientos Sociales coinciden en que todo fue acelerado. A raíz del respaldo entregado por No Neutrales a Quinteros (MSC), para ambos colectivos se hizo evidente la necesidad de reunirse apenas se consagró el triunfo de la actual presidenta.

Pese a que No Neutrales entregó sus 11 votos a la candidata, Labbé (MSC) niega que la opción de Domíguez (INN) se les haya presentado durante las conversaciones de la madrugada. En ese entonces, la única preocupación era quedarse con la presidencia.

Según cuentan algunos convencionales, luego del triunfo de Quinteros (MSC) de ayer en la tarde, se contemplaba proponer a Beatriz Sánchez (IND-RD) para la vicepresidencia, pero No Neutrales, el Colectivo Socialista y algunas personas del Frente Amplio no estuvieron de acuerdo. Fue ahí cuando empezaron a buscar otras alternativas, particularmente dentro de Independientes No Neutrales, pues consideraron que los socialistas ya habían fracasado con su candidata Ramona Reyes (PS), quien depuso su candidatura luego de que se hicieran públicos algunos cuestionamientos a su gestión como alcaldesa de Paillaco.

En ese sentido, Namor afirmó (INN) que la candidatura de Domínguez (INN) surgió de forma espontánea, luego de la elección de la presidencia. “Responde a la necesidad de convocar grandes mayorías en forma dialogada. Como colectivo creemos férreamente en la horizontalidad y cada uno de nosotros era candidato potencial. En este contexto Gaspar (Domínguez) concitaba un apoyo transversal”, agregó.

Fuchslocher (INN), por otra parte, comentó que incluso antes de las conversaciones con otros colectivos, Domínguez sabía que su triunfo podía ocurrir, pues era parte del abanico de posibilidades. El convencional explicó que dentro del colectivo concibieron la dirección de la Convención como una dupla que debe funcionar de forma cohesionada. Por eso, al decidir apoyar a Quinteros (MSC), la opción de proponer a Domínguez ya existía.

En este contexto, y en consideración de que No Neutrales fue el único colectivo que se sumó de forma unánime a la candidatura de Quinteros (MSC), desde Movimientos Sociales estuvieron de acuerdo con que se quedaran con la vicepresidencia, aunque con una condición: que su carta fuera Domínguez.

Desde No Neutrales señalan que Domínguez efectivamente era una de sus cartas. Sin embargo, algunos de los convencionales de este grupo se inclinaban por apoyar la candidatura de Politzer (INN), quien anteriormente se candidateó para ser la presidenta de la Convención. Frente a esta idea, desde Movimientos Sociales la respuesta fue que ella “está vetada” e insistieron con Domínguez.

En los 10 minutos que duró la reunión dentro del ex Congreso, la decisión quedó zanjada y No Neutrales respaldó la opción de apoyar a Domínguez.

Tras la reunión efectuada luego de la primera ronda de la presidencia de ayer, los negociadores de No Neutrales -Juan José Martín, Javier Fuchslocher, Lorena Céspedes y Guillermo Namor- se dedicaron a comunicar a los negociadores de los distintos colectivos, como Tomás Laibe (PS) y Beatriz Sánchez (IND-RD), que la carta era Domínguez (INN). De esta forma, el médico resultó electo a la vicepresidencia con 112 votos, 34 más de los necesarios para quedarse con el cargo.

«APRUEBO DIGNIDAD AL DEBE»

La mesa política de Apruebo Dignidad sostuvo una reunión tras la elección. Como era esperable, la compleja situación en que quedaron sus fuerzas al interior de la Convención Constitucional -tras la elección de su nueva directiva- se tomó el encuentro.

En la cita, que se concretó a través de Zoom, participaron por el Partido Comunista Julia Urquieta y Juan Andrés Lagos; por Comunes sus vicepresidentas, Emilia Schneider y Carolina García; por el FRVS, Flavia Torrealba; por Convergencia Social su secretaria general, Javiera Menay; por RD su presidenta, Margarita Portuguez; por Izquierda Cristiana, Alonso Salinas, y por el Movimiento Renace, Rodrigo Andrade. Además de Ernesto Águila, representante de Plataforma Socialista.

Los dirigentes de los distintos partidos y movimientos que integran la coalición del futuro gobierno de Gabriel Boric hicieron un crudo análisis sobre la división con que, por un lado, el Partido Comunista y el FRVS -agrupados en Chile Digno en la Constituyente- y, por otro, sus socios del Frente Amplio enfrentaron la elección de María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales) y Gaspar Domínguez (Independientes No Neutrales).

Como ha sido la tónica desde el inicio del proceso constituyente, el PC se alineó con las fuerzas más a la izquierda de la instancia para encarar las negociaciones que se extendieron por casi tres semanas. Mientras que sus socios frenteamplistas hicieron lo mismo con el Colectivo Socialista.

El Frente Amplio y los socialistas han afianzado una alianza que ha operado como una suerte de “bisagra” al interior del organismo, alejándose de sus socios comunistas en la mayoría de las discusiones.

Y esta vez no fue la excepción. El PC declinó su candidatura de la mano de Bárbara Sepúlveda -para despejar dudas de una supuesta falta de autonomía respecto del gobierno electo-, y respaldaron inicialmente a Eric Chinga (diaguita). Por su parte, el FA insistió con levantar el nombre de Beatriz Sánchez y llegó a un acuerdo con los socialistas para respaldar a Ramona Reyes (PS) en la presidencia y así asegurar su cupo en la vicepresidencia ejecutiva.

Luego de que esos nombres se cayeran, las fuerzas aliadas del presidente electo Boric tampoco operaron en conjunto. El FA insistió hasta el final con Sánchez, quedándose abajo del acuerdo con que el PC y el resto de las fuerzas de izquierda llevaron a Quinteros y a Domínguez a la conducción del organismo.

Si bien en el bloque están conscientes de que ambas fuerzas han operado divididas desde el inicio del proceso, el diagnóstico en la cita de anoche fue claro: ahora, siendo coalición de gobierno, no pueden permitirse seguir horadando las confianzas y apareciendo como fuerzas opuestas en ese espacio.

Según fuentes que participaron de la cita, los dirigentes de Apruebo Dignidad acordaron tomar acciones concretas para controlar el escenario. “Hay una evaluación complicada de lo que pasó en la Convención”, señala uno de los participantes.

Y agrega: “Si bien todos quedamos contentos, el conglomerado quedó al debe y se decidió emprender varias acciones de coordinación desde la mesa política de la coalición, porque esto no puede seguir sucediendo. Hay que ponerle un punto final”.

Entre las acciones que se acordaron está la idea de concretar un encuentro entre la mesa política de Apruebo Dignidad y los convencionales tanto de Chile Digno como del Frente Amplio.

Lo anterior, con el objetivo de establecer mayor coordinación, sin que eso implique que los partidos del bloque “metan la mano” en la Convención y sus fuerzas puedan seguir operando con cierta autonomía.

El cuadro de la Convención ha generado inquietud en la coalición, sobre todo cuando deben demostrar que serán capaces, como comprometió Boric, de darle gobernabilidad a Chile.

Pese a ello, en el bloque aseguran que hasta ahora el conglomerado está funcionando. Y que esto no debiera impactar en las relaciones políticas en otras instancias, como el Congreso o la misma mesa de Apruebo Dignidad.

De hecho, en la misma cita se presentó una propuesta para avanzar en la institucionalización de la coalición, la que contempla, entre otras cosas, la creación de espacios de coordinación y vocerías.

El convencional Marcos Barraza (PC), quien es crítico del rol que han asumido sus socios, afirma que “Apruebo Dignidad tiene una representación mucho más allá de la Convención. Las divergencias siempre existen en las alianzas políticas, lo importante es que sean procesadas correctamente y den paso a puntos de convergencia”.

“Lo más importante es que el FA y Chile Digno profundicen su entendimiento en las normas constitucionales. Es evidente que hay apreciaciones distintas, pero no puede ser impedimento para los objetivos superiores”, agrega.

Frente a las críticas del PC al FA, la constituyente Amaya Álvez (RD) recalcó que “me parece muy mal, no comprendo cuál es la perspectiva de trato hacia los medios y también interna en un conglomerado que se supone que es aliado. Me parece, además, que es una falta de mirada respecto de la gobernabilidad que requiere esta institución”.

“Los espacios de trabajo son espacios seguros, amables y me parece que como FA es algo que no hacemos ni haremos. Así es que los invito a recapacitar”, añadió

La constituyente de RD Yarela Gómez sostuvo, a su vez, que “hay un marco de alianzas amplio, que debe superar al marco de AD. Nosotros tenemos un conglomerado de gobierno que tiene un proyecto colectivo (…), pero dentro de la Convención somos un espacio mucho más amplio y transversal. Porque nosotros no sólo estamos pensando en los cuatro años, sino que en una Constitución para 50 años”.

TEILLIER: «NO NOS CORTAMOS LAS VENAS»

El presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier, se reunió esta jornada con la diputada de su tienda, Camila Vallejo en La Moneda chica para “hacer coordinaciones que tiene que ver ella” -según indicó- dentro del comando del Presidente electo, Gabriel Boric.

Tras la cita Teillier abordó la votación que se realizó en la Convención Constitucional -donde se impuso María Elisa Quinteros como presidenta y Gaspar Domínguez como vicepresidente- y la división que hubo entre los partidos del bloque de Apruebo Dignidad en dicha elección.

Por una parte estuvo el PC con el FRVS, agrupados en Chile Digno, y por otro lado el Frente Amplio que se alineó con el Partido Socialista, alianza que ha operado como lo que se ha denominada “fuerzas bisagras” y quienes apoyaron a Beatriz Sánchez tras no lograr un acuerdo previo para apoyar a Quinteros.

Sobre esta situación Teillier aseguró que no es una situación que afecte al gobierno entrante de Boric, y concretamente “hay que tener cuidado en que no afecte al trabajo constituyente”. “Hay que atenerse a los resultados y trabajar con la nueva directiva, y si se mantienen diferencias las veremos nosotros en la coalición”, sostuvo.

En ese sentido apuntó que cree que están las condiciones para que el bloque se pueda poner de acuerdo en la etapa final de la redacción. “Hay un amplio campo donde hay que ponerse de acuerdo, aunque seguramente también van a haber diferencias, pero no son diferencias que vayan a quebrar la coalición, de ninguna manera”, aseguró.

El timonel del PC también fue consultado si es que existe la intención de reunirse con los convencionales, a lo que dijo que es algo que evaluarán el lunes y que “nosotros no nos estamos cortando las venas por el tema”.

Y sobre la posibilidad de juntarse con la nueva Mesa Directiva del órgano redactor afirmó que “tendría que ser un saludo protocolar si es que hay que saludarlos. Nosotros no queremos interferir en las discusiones de la Convención Constitucional porque ellos fueron elegidos por voto popular, y en eso tienen cierta autonomía para redactar la Constitución”.

“Los partidos no les vamos a dar una directriz, pero si el saludo y el apoyo y todo lo que se requiere”, finalizó. (La Tercera)

Dejar una respuesta