La Madre de muchos males- Pía Turner

La Madre de muchos males- Pía Turner

Compartir

La discriminación a la mujer en el mercado laboral es la madre de muchos de los males e injusticias que afectan hoy a toda la sociedad chilena. Esta discriminación se manifiesta a través de la brecha salarial y de leyes que ignoran la corresponsabilidad parental, convirtiéndola en la responsable exclusiva de sus hijos.

El primer mal que esta discriminación produce consiste en impedirle desarrollarse de acuerdo a todo su potencial, ya que cuando una mujer tiene las mismas calificaciones y realiza el mismo trabajo que un hombre, pero gana menos, se le transmite un mensaje que afecta a su autoestima, productividad, motivación, sueños y ambiciones. Adicionalmente, dificulta para muchas mujeres el ganar lo necesario para llevar una vida digna.

Luego, esta discriminación genera un mal para los hijos que pueda tener la mujer y que son el futuro de nuestra sociedad. Estos hijos sufren la tremenda injusticia de vivir en un hogar del cual la madre debe ausentarse para trabajar las mismas horas que un hombre, pero ganar menos ingresos para su familia. Esto es especialmente dramático si consideramos que en el 52% de las familias pobres en Chile, el jefe del hogar es una mujer, mientras que en el 58% de las familias no pobres en Chile, el jefe del hogar es un hombre (Casen 2017). Esta situación lleva a que las mujeres jefas de hogar, que muchas veces no cuentan con un padre presente para sus hijos, tengan incentivos para dedicar más horas a trabajar para mantener a sus familias, con los altos costos que tienen esas horas perdidas con sus hijos.  Así, la brecha salarial no sólo es injusta a nivel de género, si no que también a nivel socioeconómico.

La discriminación también trae males al mercado laboral y a la sociedad, dificultando que las mujeres puedan aportar de acuerdo a sus capacidades ydesperdiciando parte importante de sus habilidades, creatividad y perspectivas. La principal razón de que en la historia hayan menos científicos, escritores o líderes mujeres, es que para las mujeres ha sido especialmente difícil encontrar los recursos para poder desarrollarse. Quién sabe cuánto más rápido hubiera avanzado el mundo si a la otra mitad de la población también se le hubiera permitido desarrollarse fuera de en lo doméstico.

Finalmente, están los males a los hombres que son parejas de mujeres discriminadas, que son afectados a través de leyes que les dan sólo cinco días de postnatal cuando nacen sus hijos o que no les dan derecho a sala cuna, y por ambientes laborales en los que se ridiculiza o castiga al hombre que busca poder colaborar más con la crianza o labores domésticas. También son afectados por una mayor presión en lo laboral, ya que la discriminación a las mujeres lleva a que los presupuestos familiares dependan más del ingreso de los hombres.

Solucionar los problemas de discriminación de género en el mercado laboral no es sólo saldar una deuda histórica con los derechos de las mujeres, si no que es necesario para tener una sociedad más justa y más feliz para todas las mujeres y hombres, y en la que se aproveche el potencial de todas las personas que la componen. (El Líbero)

Pía Turner

Dejar una respuesta