Interior propone trabajo social con enfermos Covid para infractores sanitarios

Interior propone trabajo social con enfermos Covid para infractores sanitarios

Compartir

Que quienes infrinjan las medidas sanitarias en fiestas clandestinas realicen trabajos voluntarios con enfermos por Covid. Esa fue la idea que planteó esta mañana el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, respecto a los detenidos por no cumplir la norma de salud en medio de la pandemia por coronavirus.

Los llamados ya los hemos hechos. Obviamente hay que tomar medidas distintas, hay algunas medidas que se pueden ir tomando. Por ejemplo, la ley permite que las personas que sean condenadas por participar, por ejemplo, en fiestas clandestinas, que tengan penas alternativas como hacer trabajos voluntarios. Hay que empezar a pensar en otras medidas para personas que sienten cierto desprecio por su salud, pero lo más grave, por la salud de los demás”, señaló Delgado.

El secretario de Estado dijo que la idea ha sido conversada con el ministro de Salud, Enrique Paris, y con el subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli, y que se está evaluando. Asimismo, dijo, hay una propuesta en esa índole instalada por el Comité de Expertos.

En esa línea, explicó que “tenemos que avanzar en que estas personas, que son detenidas y condenadas, tanto asistentes como organizadores (de fiestas) tengan que hacer un trabajo voluntario, donde tengan que ir a lugares donde hay que atender enfermos, que sientan más conciencia con la enfermedad, que sientan conciencia de los estragos que genera la enfermedad, que tengan que relacionarse con familias que están sufriendo, que tengan relacionarse con enfermos que están muchas veces muy complicados. Obviamente dentro del rango de lo que puedan hacer y participar”.

“Estamos viendo el verano en su esplendor y obviamente que mucha gente cree que verano es sinónimo de libertad en cuando a los temas sanitarios y ahí hay un gran error”, manifestó Delgado, y agregó: “Esas personas tienen que acercarse más al dolor para que puedan comprender de qué estamos hablando”.

CARABINEROS

De hecho, anoche se registró otra fiesta clandestina en Cachaguaen la comuna de Zapallar, Región de Valparaíso, que terminó con 20 detenidos. En la reunión había cinco menores de edad.

Hoy el director nacional de Orden y Seguridad de Carabineros, general Inspector Esteban Díaz Urbina, informó de 17 fiestas clandestinas descubiertas por la policía uniformada el último fin de semana.

De acuerdo a las cifras de Carabineros, desde el inicio de la pandemia, el 19 de marzo, los uniformados han descubierto 229 reuniones masivas no autorizadas, de la cuales 148 corresponden a fiestas clandestinas. En total, 2.954 personas han sido detenidas, 2.541 de ellas en eventos sociales.

Según estos números, la policía uniformada pudo realizar un perfil de quiénes son los asistentes a estas reuniones no permitidas. Según informó el general Díaz, el 65% de las personas han sido detenidas en fiestas son hombres y un 35% mujeres. Un 76% son de nacionalidad chilena, mientras que 24% son de origen extranjero.

La mayor parte de ellos, 951 personas, tiene entre 26 y 36 años. Asimismo, 859 de los detenidos tienen entre 18 y 25 años, mientras que 71 adolescentes de entre 14 y 17 años han terminado en un cuartel policial.

A nivel nacional, la Región Metropolitana lidera el triste ranking, con 59 fiestas y 1.373 aprehendidos. En tanto, desde marzo del año pasado, los “peores” meses de fiestas han sido septiembre (25 eventos) y diciembre (29). Sin embargo, en los primeros 17 días de enero ya se contabilizaban 28 fiestas, a la que se suma la de Cachagua registrada anoche.

“Estos irresponsables no solo se exponen a contagios, también pueden terminar pagando fuertes multas. Tendrán antecedentes policiales por haber cometido un delito contra la salud y podrían terminar siendo los responsables de la enfermedad o la muerte de sus familiares o seres queridos”, expresó el general inspector Díaz.

REUNIÓN CON FISCAL NACIONAL

El ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado, se reunirá este miércoles con el fiscal nacional, Jorge Abbott, para abordar sanciones a personas que violen la normativa sanitaria impuesta ante la pandemia de coronavirus, considerando un protocolo de trabajos comunitarios como “salida alternativa” para detenidos en fiestas clandestinas.

“Efectivamente, esto ya existe en el Código Penal pero no ha sido del todo operativo y, creo, que llegó el momento, dadas las cifras que estamos viviendo, dadas las cifras que por supuesto estamos viendo a diario en todo Chile y dada la irresponsabilidad de muchos en insistir en participar en este tipo de fiestas clandestinas, de darle concreción efectivamente a lo que ya existe en el Código Penal”, explicó el secretario de Estado.

“Y por eso la propuesta es en avanzar en un plan, en un protocolo, que mañana vamos a conversar con el fiscal nacional, el fiscal Abbott, para poder tener una mirada común y poder lograr que las personas que infrinjan el código sanitario, puntualmente las personas que insisten en estar en estas fiestas clandestinas, tengan la posibilidad de, o pagar las multas que son bastante altas, ustedes comprenderán que son varios millones de pesos incluso los que pueden ser objetos de estas personas, o esta salida alternativa que es hacer trabajos voluntarios comunitarios relacionados con temas Covid, por supuesto. Porque lo que interesa, además de que las personas paguen por lo que están haciendo, también algo muy importante, que tomen conciencia de los efectos negativos justamente de su comportamiento”, detalló.

Además Delgado señaló que “la irresponsabilidad a veces es ciega ante cualquier evidencia, pero creo que hay que cambiar el eje del llamado, vale decir, si bien es cierto uno ve las estadísticas durante el año pasado, en el peor punto de la pandemia las fiestas clandestinas no eran tantas como son ahora. Conforme se cerró el año pasado, vale decir de septiembre a diciembre, tuvieron un aumento natural tal vez por el clima: natural porque están las fiestas patrias en septiembre, fin de año. Pero en el verano, o sea este mes de enero, ya se está rompiendo un nuevo récord de personas y de eventos relacionados a las fiestas clandestinas. Por lo tanto, creo que como ya pasa un tiempo en donde hay un relajo importante, donde hay lamentablemente personas que no quieren entender las consecuencias de sus actos, lo que les hemos dicho es: si no puedes ayudar a detener el virus, no contribuyas a expandir el virus”.

Vamos a ser muy claros en buscar todas las alternativas que están en nuestras manos, todos los instrumentos que tengamos al alcance de nuestras manos, para poder seguir aportando en disminuir este tipo de eventos”, recalcó el ministro. (La Tercera)

Dejar una respuesta