innovación chilena combate incendios forestales y regenera los suelos

innovación chilena combate incendios forestales y regenera los suelos

Compartir

En 2014 el ingeniero químico, Iván Vega, fundó junto a su familia Tequia, una empresa de tecnología química avanzada que entrega soluciones a problemas de contaminación ambiental. Su última innovación, TACS SG, combate incendios forestales con menos agua y permite regenerar los suelos afectados.

TACS SG es un agente extintor que elimina el combustible gaseoso que origina la llama, se diluye en agua y puede ser aplicado por carros de bomberos, aviones, helicópteros o al interior de los extintores. «La solución reduce a la mitad el tiempo necesario para el control del incendio y ahorra el 70% del agua requerida», afirma Iván Vega, fundador y director ejecutivo de Tequia.

Según datos de la Conaf, 18.242 hectáreas han sido afectadas por incendios forestales en el período 2020-2021, contexto en el cual nace la idea de TCAS SG. Vega explica que los incendios ya no pueden ser combatidos como se hacía 20 años atrás, debido a las altas temperaturas a las que llegan.

«Surge la necesidad de desarrollar técnicas o productos para lograr poder combatirlo de una manera mucho más moderna y cuando digo moderna es porque el concepto de agua ya no se puede utilizar en estos incendios que son verdaderas tormentas de fuego», afirma Vega.

Explica que la innovación que desarrolló hace un año, logra apagar incendios de sexta generación -es decir, aquellos que logran tener radiación de entre 300 y 400 grados centígrados a 50 metros de distancia-, porque «puede resistir hasta 600 grados de temperatura sin descomponerse», dice.

Uno de los principales problemas del suelo quemado, explica Vega, es que tiene dificultades para regenerarse tras las altas temperaturas, lo que hace imposible su uso agrícola o fértil antes de 10 o 15 años. Para abordar este problema, la innovación incorpora una técnica que permite la sustracción de todos los componentes que sirven para nutrir el suelo, los que están contenidos en los carbones o en las cenizas.

«Podemos reanimar y regenerar un suelo quemado, podemos tener vegetación viva prácticamente cuatro o cinco meses después de que se apague el incendio», afirma Vega.

PROYECCIONES

Previo al TACS SG, desarrolló un catalizador que transforma la materia orgánica en nutrientes para suelos erosionados, y a la fecha, ambos productos son utilizados por más de 150 clientes de distintas áreas productivas.

En el combate de incendios trabajan con pequeñas forestales, cuerpos de bomberos de distintas regiones, con la Corporación Nacional Forestal, Conaf, la Oficina Nacional de Emergencia, Onemi e incluso el gobierno de Francia, que compró el producto para los incendios en el Amazonas de Paraguay y Brasil el año pasado.

«Trabajamos con estas instituciones porque nuestra labor es entrar a suplir cuando estos eventos se están convirtiendo en catástrofes, no entramos a los incendios en una condición normal«, explica Vega.

Vega proyecta que esta temporada 2021-2022 sus ventas lleguen al US$ 1 millón y, aunque todavía no puede entregar más detalles, adelanta que este año empezarán a exportar su producto e instalarán una fábrica fuera de Chile.

«Queremos consolidarnos como una empresa líder, reconocida tanto nacional como internacionalmente, en remediación ambiental», dice Vega. (DF)

Dejar una respuesta