Informe de EE.UU. critica política de Boric sobre el litio

Informe de EE.UU. critica política de Boric sobre el litio

Compartir

Siempre es útil saber qué piensan los demás de ti, sobre todo cuando ese otro es el país más poderoso del mundo, uno de tus mayores socios comerciales y lo que le interesa es el abastecimiento de un producto estratégico como el litio. “Aliados en la cadena de suministro de litio en las Américas: un modelo estratégico para la política de minerales críticos de EEUU”, es un informe en que se desmenuza la política de Chile en materia de litio, la compara con la situación en Argentina y México y entrega recomendaciones para los políticos estadounidenses.

En el análisis, Chile no sale bien parado. Aunque es el segundo productor mundial y tiene grandes reservas, “la nueva administración del Presidente Boric tiene incertezas para la inversión directa en la industria del litio. La industria del litio de Estados Unidos puede asegurar el acceso en tanto existiese una nueva compañía estadounidense con operaciones de litio en el país (ya existe Albemarle, que junto a SQM son las principales compañías privadas)”.

Andrew Sady-Kennedy, creador del informe para el Center For Strategic and International Studies.

En contrapartida, el reporte destaca que en Argentina el litio está abierto a la inversión extranjera directa sin regulación”, por lo que es recomendable en ese país “incentivar el sector privado”, según la investigación de Andrew Sady- Kennedy para el think tank Center for Strategic and International Studies (CSIS).

Sobre Argentina indica que este país “puede ser testigo del mayor incremento de porcentaje de participación global de suministro de litio en la próxima década. Como tal, los Estados Unidos debe aprovechar esta oportunidad para combinar los modelos de incentivar el sector privado promoviendo a las firmas americanas con soporte diplomático incentiva para el hidróxido de litio producción, financiando nuevas oportunidades”.

En este sentido, el reporte va en línea con lo que sostiene JPMorgan, que plantea que en seis años más, en 2028, Argentina superará a Chile como segundo productor mundial de litio, quedando más cerca del líder, Australia, con una producción en ese año de 316 kilotoneladas de litio, un 802,8% de crecimiento respecto del nivel actual.

Y aunque México tiene una política parecida a la de Chile en cuanto a que definió el litio como un mineral estratégico, la aproximación es más amigable. De hecho, el reporte estima que el litio brinda una oportunidad para estrechar la cooperación entre Estados Unidos y México ambos países. “La emergente industria del litio en este país puede ser crucial para la cooperación norteamericana en minerales críticos. Los Estados Unidos pueden invertir en asociaciones geológicas y lobby”, señala el informe, en especial debido a la similitud física de los depósitos de mineral.

Estados Unidos consume hoy 430 toneladas métricas de carbonato de litio equivalentes y se proyecta que en 2030 necesite 1,8 millones de toneladas métricas. Aunque este país también tiene reservas del mineral blanco, la transición energética es tan acelerada que para subsanar las necesidades de suministro es necesario contar con varias fuentes distintas. El litio, además, se produce en pocos países: Australia y Chile, principalmente, y muy por detrás, China y Argentina.

Además, China constituye también un país de gran apetito por el litio, siendo una nación que invierte en América Latina en busca de asegurar fuentes de suministro a largo plazo.

“CLARIDAD PARA LA INDUSTRIA”

El reporte fue preparado por Andrew Sady-Kennedy, graduado de la escuela de Gobierno de Harvard, en el think tank Center for Strategic and International Studies para el Departamento de Recursos Energéticos del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sady-Kennedy actualmente trabaja en el Departamento del Tesoro.

Desde Washington, Sady Kennedy precisó a DF que “creo que lo importante es brindar claridad para el futuro de la industria”.

Al consultársele qué le sugeriría al gobierno del Presidente Boric, respondió: “las empresas del sector privado necesitan claridad en cuanto al futuro del sector minero de Chile. El Presidente Boric debe brindar más confianza en cuanto a sus planes futuros para la industria. Al aclarar que la compañía nacional de litio competirá con los operadores del sector privado, no subsumirlos, y que las futuras licitaciones de litio presentarán nuevas oportunidades de inversión para el sector privado, el Presidente Boric puede asegurar que Chile seguirá siendo un líder en la industria del litio”.

Agregó que, además, sería importante que Chile siga invirtiendo en hidróxido de litio, que va a pasar a ser más importante que el carbonato de litio para la transición energética.

¿QUÉ SE DEBE HACER CON CHILE?

El CSIS tiene como propósito salvaguardar la seguridad de Estados Unidos y bajo esa premisa, el informe entrega varias recomendaciones para asegurar el abastecimiento de litio. Con respecto a Chile, que es calificado como “un sólido abastecedor con una nueva administración”, el segundo mayor productor de carbonato de litio después de Australia, se sugiere: “Desarrollar relaciones cercanas con la nueva administración para asegurar el acceso para las compañías americanas”, señala el reporte. En el corto plazo, no obstante, es un proveedor confiable con empresas ya consolidadas.

El texto dice que el “Departamento de Recursos Energéticos de EEUU y la Embajada de ese país, trabajan con Corfo y el Ministerio de Minería para garantizar la continuidad de las operaciones de Albemarle” y que para aumentar la producción de compañías estadounidenses en nuestro país “es necesario un mayor apoyo desde el gobierno de Estados Unidos”.

Con el carácter “bastante impredecible de la nueva administración”, el lobby en el gobierno chileno podría permitir el acceso de compañías privadas de EEUU. Otra sugerencia es “conectar con geólogos estadounidenses expertos en hidróxido de litio”. Lo tercero, “brindar apoyo para el lobby de compañías antes y durante el proceso de licitación del litio”.