Grupo Luksic reconoce que contactó a firma de Big Data con «autoridades...

Grupo Luksic reconoce que contactó a firma de Big Data con «autoridades del Estado»

Compartir

El jueves 19 de diciembre el ministro del Interior Gonzalo Blumel, militante de Evópoli, anunció a la prensa y al país que el gobierno le había entregado al Ministerio Público un informe de más de 100 páginas elaborado con tecnología «extraordinariamente sofisticada», que había monitoreado de cerca el comportamiento de casi cinco millones de usuarios de redes sociales desde el estallido social que se inició el 18 de octubre, que podría explicar en parte la supuesta intervención extranjera en la crisis chilena.

Al poco andar, la fiscalía dijo que no se trataba de información de inteligencia, sino que de un mero recopilado. Y pronto comenzaron a trascender algunos aspectos del informe que lo convirtieron en un ridículo público: que la supuesta intervención exterior, que el Presidente Piñera ha culpado desde el principio, se debía a influencia del K-Pop coreano, entre otras cosas.

Durante varios días nadie, ni en el gobierno ni en el mundo privado de las comunicaciones, quiso hacerse cargo de ese reporte. Pero el lunes 30 de diciembre La Tercera reveló la empresa que había entregado la información al gobierno: la agencia española Alto Data Analytics.

Sin embargo, ni ese diario ni otros medios se preguntaron por qué una agencia española entregaría información al gobierno, toda vez que no es oficialmente un proveedor del Estado de Chile.

Entonces, ¿cómo llegó ese informe al gobierno?

LA MANO DE LUKSIC

El lunes 2 de diciembre se realizó una reunión especial en las dependencias de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) en la calle Tenderini Nº 115. En una mesa dispuesta en forma de «U», se reunieron representantes de las Fuerzas Armadas, del Ministerio del Interior y de la ANI. Pero participaron tres personas más: el entonces subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, el ex ministro de Interior y Defensa y actual miembro de la plana ejecutiva del Grupo Luksic, Rodrigo Hinzpeter, y un representante español de Alto Data Analytics.

¿El objetivo? Exponer las principales conclusiones del informe de Big Data de esa empresa.

Al día siguiente, el martes 3 de diciembre, se volvieron a reunir en el mismo lugar las mismas personas.

Lo que hasta ahora no se sabía era que ese informe de Big Data había sido elaborado originalmente para el Grupo Luksic, que desde mediados del año pasado tiene contratado los servicios de esa empresa.

El reporte elaborado por Big Data Analytics, con sede corporativa en Madrid, le pareció lo suficientemente seria a la plana mayor de Quiñenco, como para entregársela al gobierno, tarea que habría recaído precisamente en Rodrigo Hinzpeter, ex ministro del Interior y de Defensa durante el primer gobierno de Sebastián Piñera.

Quien recogió el guante en La Moneda fue Rodrigo Ubilla, entonces subsecretario del Interior, que en el primer gobierno de Piñera trabajó bajos las órdenes del propio Hinzpeter.

INTERFERENCIA intentó contactarse con Ubilla, pero tanto su abogado en el caso de las tierras mapuche como otros cercanos aseguraron que se encuentra fuera del país sin posibilidad de responder.

Nuestro medio también se contactó con el ministerio de Defensa –señalado originalmente como parte de la operación del informe de Big Data– pero funcionarios de esa repartición negaron vehementemente tener algo que ver con ese informe o saber de dónde provenía.

Nuestro medio también se contactó con Quiñenco, empresa matriz del Grupo Luksic, para confirmar o descartar que el informe original de Big Data provenía desde las filas de esa empresa.

Consultada anoche la empresa respecto de este tema, INTERFERENCIA obtuvo la siguiente respuesta:

«Quiñenco recibe insumos de diversos proveedores sobre los diferentes mercados y entornos en los que desarrolla sus actividades. A partir de los hechos del 25 de julio (envío de una bomba a nuestras oficinas), se contrataron servicios de Alto Analytics, una empresa internacional con amplia trayectoria y prestigio a nivel mundial. Ignoramos si dicha empresa presta servicios al Estado de Chile».

Nuestro medio revisó los proveedores registrados en Mercado Público, y esa empresa no figura en sus registros.

Respecto a la segunda pregunta que nuestro medio le hizo a Quiñenco, los voceros de la empresa de Luksic decidieron guardar silencio.

INTERFERENCIA le hizo la siguiente pregunta a un funcionario de Quiñenco a través de whatsapp: «Se comenta que el informe de Big Data llegó a Quiñenco como parte de los servicios [de la empresa española y que la compañía, en concreto Rodrigo Hinzpeter, habría estimado necesario que el gobierno conociera esa información».

No hubo respuesta.

Después nuestro medio insistió: «Te lo pongo de la siguiente manera: ¿puedes descartar de manera verídica que Rodrigo Hinzpeter no participó de esas dos reuniones el 2 y 3 de diciembre en calle Tenderini? O simplemente dejo constancia que respecto al segundo punto no hubo respuesta ni positiva ni negativa de parte de Quiñenco?».

La respuesta fue clara. Sólo responderían a la primera pregunta, que efectivamente la compañía cuenta con los servicios de Alto Data Analytics. Pero no quisieron confirmar ni desmentir que uno de sus altos ejecutivos, Rodrigo Hinzpeter, había traspasado la información del polémico informe al gobierno.

DECLARACIÓN DE QUIÑENCO

Mediante una declaración pública el Grupo Quiñenco reconoció que puso en contacto con «autoridades del Estado» a la empresa española que realizó el controvertido informe Big Data, que el Gobierno entregó al Ministerio Público.

A través de una declaración pública, señaló que contrataron a la empresa Alto Analitycs tras «el envío de una bomba a las oficinas de Quiñenco» ocurrida en julio del año pasado y que habría estado dirigida a Rodrigo Hinzpeter, gerente legal del grupo y ex ministro del Interior del primer gobierno de Sebastián Piñera.

«A partir del envío de una bomba a las oficinas de Quiñenco, se contrataron los servicios de diversos proveedores, entre ellos Alto Analytics para el monitoreo de información pública, así como otras empresas europeas y norteamericanas especializadas en seguridad corporativa, a fin de velar por la protección de todos nuestros trabajadores«, dice el comunicado en el primero de sus cuatro puntos.

Y añade: «Meses después, en el contexto de crisis social y dada la alta capacidad de análisis que nos demostró Alto Analytics, decidimos poner en contacto a ese proveedor con autoridades del Estado, para su propia consideración y evaluación. A eso se limitó nuestra participación».

«Ignoramos si el Estado contrató los servicios de Alto Analytics y tampoco conocemos el informe que el Gobierno le habría entregado al Ministerio Público«, añade el documento que fue difundido por el controlador del grupo, Andrónico Luksic en sus redes sociales.

Mientras que en su último punto, Quiñenco sostiene que «siempre será prioritario y de máximo interés para nosotros velar por la seguridad de nuestros trabajadores, y cuando creamos que podemos contribuir al bien de Chile, no dejaremos de hacerlo».

Luego de los diversos cuestionamientos al informe Big Data -que, por ejemplo, involucraba a agrupaciones del K-pop con el estallido social del 18 de octubre- el Ministerio del Interior indicó que no fue encargado ni realizado por el Gobierno de Chile, tampoco financiado con recursos públicos. Además, recalcaron que el análisis fue puesto a disposición de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), tras lo cual se hizo llegar a la fiscalía.

DECLARACIÓN DE GOBIERNO

La Subsecretaría del Interior emitió este martes un comunicado en el cual confirmó que la empresa Quiñenco (perteneciente al Grupo Luksic), lo contactó con la compañía que elaboró el informe de Big Data que hizo un análisis sobre los grupos o personas que instigaron de alguna forma el inicio de la crisis en redes sociales.

A través de una declaración pública, desde la cartera declararon que «en momentos en que nuestro país vivía un clima de violencia y desorden público, Quiñenco contactó al Gobierno de Chile con la empresa Alto Analytics».

«Alto Analytics, empresa internacional de análisis de datos en redes sociales, puso a disposición de la ANI, en su carácter de encargada de la inteligencia nacional, los resultados de un informe relativo a los hechos ocurridos en Chile a partir del 18 de octubre del año 2019», añade la nota.

En ese contexto, desde el Ejecutivo señalaron que «conocido el contenido de dicho informe, se consideró relevante entregarlo al Ministerio Público, para que éste lo tuviera como información de contexto y para los fines que estimara pertinentes».

Finalmente, recalcaron que «informe no fue encargado por el Gobierno de Chile ni financiado con recursos públicos».

Minutos después de la difusión del comunicado, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, abordó el tema, reiterando que «Quiñenco puso en contacto al Gobierno con esta empresa Alto Analytics, es una empresa internacional que hace análisis de redes sociales y que puso a disposición de la Agencia Nacional de Inteligencia un informe sobre los hechos ocurridos después del 18 de octubre. Ese informe se consideró relevante y por tanto, se entregó a la Fiscalía Nacional como informaciónd e contexto».

«Ese informe no fue financiado por el Gobierno de Chile y no hubo gasto de recursos públicos», recalcó el secretario, descartando entregar más detalles respecto a cómo se realizaron esos contactos.

Así, Galli añadió que «por la naturaleza de que se trata no es prudente que se den detalles de la información de que dispone la Agencia Nacional de Inteligencia».

Con esto, el subsecretario aseguró que la compañía «es una empresa de alto prestigio mundial y por lo tanto, se le dio a conocer al Ministerio Público esa información».(Interferencia-Emol)

Dejar una respuesta