Gbno. pone suma urgencia a reforma que rebaja quórum de actual Carta

Gbno. pone suma urgencia a reforma que rebaja quórum de actual Carta

Compartir

Una ayuda adicional de parte del gobierno recibirá la reforma que rebaja el quórum para modificar la actual Constitución.

El objetivo de la mayoría de las bancadas de la Cámara de Diputadas y Diputados es aprobar esta iniciativa el próximo miércoles en la sala, para que regrese al Senado a fines de agosto y sea despachada por el Congreso antes del plebiscito del 4 de septiembre.

No obstante, la bancada del Partido Republicano se había convertido en la última valla para este proyecto que dejaría en 4/7 de los legisladores en ejercicio (29 senadores y 89 diputados) el piso para realizar cambios a la Carta Fundamental vigente.

Esta reforma -de autoría de los senadores DC Matías Walker, Ximena Rincón e Iván Flores, además de su par independiente PPD, Pedro Araya-, en la práctica, habilita un Plan B en caso de que triunfe el Rechazo a la propuesta de nueva Constitución.

Si bien la iniciativa ya cuenta con el respaldo de la UDI, RN, Evópoli, la DC, el Partido de la Gente (PDG), el PS, el PPD, liberales, radicales, el Frente Amplio y el PC, además de independientes como Pamela Jiles y Carlos Bianchi, los republicanos aún tenían algunas cartas para dilatar la tramitación.

En vista de que la tabla de proyectos a discutir en sala se conforma con el acuerdo de todas las bancadas, existía el riesgo de que la colectividad que lidera José Antonio Kast, el senador Rojo Edwards y el diputado Cristóbal Urruticoechea no dieran la unanimidad para votar la reforma de los 4/7 el próximo miércoles.

Para evitar ese escollo, representantes de bancadas oficialistas le pidieron al ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, y a la subsecretaria Macarena Lobos, que el gobierno le pusiera suma urgencia.

Según confirman al menos tres autoridades parlamentarias, esa medida -que debiera materializarse en la sesión del próximo lunes de la Cámara- permitiría poner en discusión esta iniciativa, a pesar de la eventual oposición de los republicanos.

Inicialmente el gobierno y del Frente Amplio y el PC se habían resistido a esta reforma para evitar hacer una suerte concesión a la campaña por el Rechazo.

Sin embargo, tras el giro estratégico que hizo el Presidente Gabriel Boric, al señalar que tendría que abrirse un nuevo proceso constituyente si es rechazada la propuesta de la Convención Constitucional, el oficialismo se allanó a apoyar esta moción.

Este proyecto ya fue visado por el Senado y el miércoles pasado, con 11 votos a favor y uno en contra, se aprobó en general en la Comisión de Constitución de la Cámara.

La moción contó con el respaldo de los diputados Karol Cariola (PC); Jorge Alessandri (UDI); Joanna Pérez (DC); Camila Flores (RN); Marcos Ilabaca (PS); Pamela Jiles (Ind); Raúl Leiva (PS); Andrés Longton (RN); Leonardo Soto (PS) y Gonzalo Winter (CS) y Catalina Pérez (RD). Mientras que el republicano Luis Sánchez votó en contra.

Con esa votación, se abrió un plazo de indicaciones hasta el mediodía del lunes. Una de las modificaciones que se propondrá -por parte del PS, el PC y el Frente Amplio- es rebajar adicionalmente el quórum de leyes orgánicas constitucionales y de leyes interpretativas.

Sin embargo, tras la sesión del miércoles, el jefe de bancada del Frente Amplio, Gonzalo Winter, anunció una jugada de alto riesgo: dijo que buscaría un acuerdo para rebajar aún más el quórum para dejarlo en la mayoría de los parlamentarios en ejercicio.

Si bien la moción original (de 4/7) deja un piso de aprobación de reformas en 29 senadores y en 89 diputados, con la mayoría absoluta de los legisladores quedaría en 26 votos en el Senado y 78 en la Cámara.

“Personalmente, soy partidario de bajar los quórums de la Constitución del 80 al máximo posible”, dijo Winter, argumentando que la idea de un quórum alto es proteger normas más allá de las mayorías circunstanciales, pero, a su juicio, hoy aquello no tiene justificación en la actual Carta Fundamental.

En esa línea, adelantó que le gustaría “una mayoría simple de los diputados (y senadores) en ejercicio, pero son indicaciones que se van a trabajar al calor de su capacidad de acuerdos y mayorías. No quiero solo hacer un saludo a la bandera”.

La jugada de Winter, que en el fondo sube la apuesta a la propuesta inicial planteada por los senadores, también constituye un arma de doble filo.

Si bien un quórum bajo facilita que las fuerzas afines al gobierno puedan plantear una nueva asamblea constituyente si gana el Rechazo, tal como lo expresó el Presidente Boric, también le daría un margen para que la misma derecha tome el control de los cambios constitucionales con una mayoría circunstancial.

BORIC TOMA CONTROL DE NEGOCIACIONES

El Presidente Boric se reunió la noche del miércoles con la directiva del Partido Comunista en Cerro Castillo, en el marco de la ofensiva que inició este lunes para que el oficialismo llegue a un acuerdo para comprometer reformas al texto constitucional antes del plebiscito del 4 de septiembre.

  • Con la ventaja de un rango de 10 puntos del Rechazo por sobre el Apruebo, de acuerdo a diversas encuestas, en La Moneda han tomado nota de que los estudios de opinión muestran que entre los electores que apoyan la opción Apruebo solo el 10% está por apoyar el texto que propuso la Convención, mientras que ese índice sube al 36% entre los consultados que optan a que “se apruebe para después reformar el texto en lo que sea necesario”.
  • El contenido del encuentro de Boric y el PC se ha mantenido hasta ahora en reserva. Lo único claro es que, tras el diálogo con los comunistas, Boric quedó a cargo de canalizar las propuestas de los partidos de sus 2 coaliciones, armonizarlas y marcar la hoja de ruta de la campaña.
  • Ese miércoles, a través de Marcos Barraza, articular del PC en la Convención y hombre de confianza de la directiva de Guillermo Teillier, rayó la cancha a Boric y el compromiso para establecer mejoras al texto constitucional. Barraza habló de que los ajustes a la propuesta de nueva Constitución no pueden ser amplios ni genéricos, que el partido apuesta a precisar a escala legislativa los cambios y no comprometer voluntades en un texto impreciso y ambiguo y que bajo ninguna circunstancia se deben traspasar los límites de las grandes transformaciones que propone el texto de la Convención ni superar los contornos ya establecidos.
  • El PC, pese a que advirtió que no entregará un cheque en blanco, aceptó que sea el Presidente el que dirima el rumbo de la campaña, a horas de que este viernes comience la franja televisiva.

JACKSON SALE DE ESCENA

En principio los aportes del oficialismo se iban a canalizar a través del ministro Giorgio Jackson. Así se lo señaló el propio secretario de Estado a los partidos en la reunión del comité político de este lunes.

  • Pero los dichos de Jackson respecto a que la escala de valores y principios de la actual administración eran distintos a los de las generaciones anteriores terminaron abriendo una profunda grieta en la centroizquierda, al punto que algunos parlamentarios, como el senador socialista José Miguel Insulza, sostuvieron que el ministro había terminado dinamitando la posibilidad de que las 2 coaliciones de gobierno forjen una sola alianza política, como lo conversaron los socialistas con el Mandatario hace 3 semanas.
  • Con cuestionamientos a Jackson a su rol de interlocutor por parte de algunos partidos, Boric tomó en sus manos la tarea de zanjar el tema.
  • La negociación supone tiempos breves y no han sido del todo fáciles a medida que han avanzado las conversaciones.
  • A mediados de semana, el Socialismo Democrático llegó a un pre acuerdo de 7 puntos, que incluía cambios al fin del Senado, la plurinacionalidad, el sistema de justicia y la reelección inmediata de los Presidentes de la República.
  • Los socialistas, sin embargo, optaron en principio por realizar una propuesta propia, lo que, de todas formas, en el oficialismo señalan que podría cambiar en los próximos días.

Por qué importa. Si bien entre algunos cercanos a Boric señalan que él terminará dirimiendo, pero a través de un anuncio que tendrá visos más comunicacionales que políticos, igualmente el Presidente pondrá sobre la mesa su capital para entrar en aguas turbulentas al interior del oficialismo.

  • Para algunos, sin embargo, el riesgo de su apuesta tiene un correlato con los riesgos que enfrenta la actual administración en el caso de que triunfe el Rechazo, lo que no solo significaría un duro golpe a la agenda de transformaciones del gobierno.
  • El secretario general del PS, Camilo Escalona, señaló a T13 lo siguiente: “Si ganamos es un escenario político, si perdemos es otro escenario político completamente diferente y de ahí vendrán las decisiones que tienen los diferentes partidos. Si se mantienen las coaliciones puede ser, puede ser que las coaliciones no se mantengan y no soporten el impacto político que va a significar el resultado del plebiscito”.
  • Las diferencias entre las dos almas de su coalición respecto a la estrategia para enfrentar la campaña son de grueso calado. El PC, por ejemplo, no está dispuesto a relativizar el fin del Senado, un tema muy sentido en la centroizquierda. La desaparición de la Cámara Alta tiene como trasfondo la hegemonía en la izquierda. Es ahí donde la ex Concertación conserva uno de sus bastiones de poder, con 18 representantes, mientras que el FA-PC cuentan con 5. En la Cámara de Diputados, en cambio, ambos bloques están empatados.

VODANOVIC (PS) APOYA A JACKSON

La presidenta del PS, Paulina Vodanovic, dio un “espaldarazo” al ministro Giorgio Jackson, luego de sus polémicos dichos en una entrevista de Twitch.

“Nuestra escala de valores y principios en torno a la política no sólo dista del gobierno anterior, sino que frente a una generación que nos antecedió”, señaló el exparlamentario, despertando críticas en el Socialismo Democrático.

“Ya ha dado las disculpas y creo que debemos concentrarnos en lograr llegar al acuerdo que nos ha pedido llegar el Presidente entre todas las fuerzas políticas”, sostuvo.

En ese sentido, llamó a “no instalar polémicas artificiales” en el oficialismo y a generar el mayor consenso de los partidos para lograr “un contundente triunfo el 4 de septiembre con la opción del Apruebo”.

La bancada de diputados del Partido Socialista se sumó a las palabras de Vodanovic, asegurando que son “conscientes de la importancia del momento histórico que vivimos hoy y de la responsabilidad que nos compete como partidos de gobierno ante la decisión que debe adoptar la ciudadanía el 4 de septiembre”.

“Tenemos un desafío común, un futuro que nos une, y no es el momento hoy de marcar diferencias”, agregaron a través de un comunicado.

Finalmente, esperan que este tipo de controversias no se reiteren por parte del titular de la Segpres. “Nos desvía del objetivo que nos une, que es trabajar por el futuro de Chile”, afirmaron.

CRÍTICA DE SENADORES PS

Los senadores del PS no tuvieron la misma reacción ante los dichos del secretario de Estado. “Lamentable la arrogancia del ministro Jackson, evidenciando que la tesis del reemplazo sigue gozando de buena salud”, sostuvo Alfonso de Urresti.

Por su parte, Fidel Espinoza catalogó como de una “superioridad moral inaceptable” las palabras del ministro.

Sin embargo, la reacción que causó más revuelo fue la del senador José Miguel Insulza, quien sepultó la idea de crear una sola coalición de gobierno entre Apruebo Dignidad y el Socialismo Democrático.

“No hay que seguir hablando -como lo he hecho yo- de una sola coalición, porque estoy convencido de que eso terminó de morir ayer”, expresó en conversación con Radio Duna.

Sin embargo, fue la propia presidenta del partido, Paulina Vodanovic, quien aseveró que “ni la mesa del PS ni ninguno de sus organismos ha discutido aún siquiera la posibilidad de pasar a formar parte de una única coalición”. (La Tercera Ex Ante Bio Bio)