Gasto público crecería menos de 3% anual en próximo quinquenio

Gasto público crecería menos de 3% anual en próximo quinquenio

Compartir

El menor crecimiento de la economía y las mayores presiones de gasto fiscal hacia los próximos años comienzan a erosionar las arcas públicas. Algo que el Ministerio de Hacienda ya reconoció en el último Informe de Finanzas Públicas, presentado hace un mes en la comisión mixta de Presupuestos.

Junto con rebajar la estimación para la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) a 3,2% y ratificar que el gasto del aparato público avanzará 4% este año, la cartera también informó que el espacio de gasto (las holguras fiscales) para los próximos años se ha ido agotando a un ritmo acelerado.

De hecho, la Dirección de Presupuestos (Dipres) dio cuenta de que para el período 2019-2023, el espacio de gasto público que es compatible con el compromiso de reducción del déficit estructural (a razón de 0,2 punto del PIB por año) se redujo a la mitad respecto a lo proyectado en marzo, pasando de US$ 6.401 millones a US$ 2.924 millones.

Esto implica, acorde a los cálculos de la misma Dipres, que el promedio anual de aumento del gasto fiscal ascendería a 2,9% entre 2019 y 2023, tres décimas por debajo de lo que se proyectaba en marzo. Esto es consistente con un déficit estructural de 0,8% del PIB a 2023 y un saldo negativo efectivo (del año en cuestión) de 0,5% del Producto.

La cartera explicó en su momento que las menores holguras se derivan no solo del menor crecimiento económico, sino también del ingreso de indicaciones y nuevos proyectos de ley que ponen mayor presión al Fisco, principalmente la reforma al sistema de pensiones, que en régimen le costará al Estado más de US$ 3.500 millones por año.

Imagen foto_00000008

El Ejecutivo ha ingresado indicaciones que adelantan la vigencia de algunos puntos. Así, entre 2019 y 2023, el proyecto previsional explica US$ 2.800 millones en gastos comprometidos para el Fisco.

CUADRO MÁS ESTRECHO

Entre los economistas anticipan que el crecimiento del gasto podría ser más bajo en los próximos años, considerando que los ajustes en los parámetros estructurales -PIB tendencial y precio del cobre de largo plazo- podrían ser acotados este año, a pesar del favorable efecto que tendría la migración en el crecimiento económico. Por estos días, Hacienda prepara los resultados de la consulta a los expertos, con miras a ingresar al Congreso la Ley de Presupuestos 2020 a más tardar el 30 de septiembre.

El economista de Banco Santander, Fabián Sepúlveda, estima que si se revisa al alza desde 2,9% a 3% el PIB tendencial, el espacio de gasto ascendería solo a entre 2,5% y 3% para los siguientes ejercicios. Esto llevaría a los ingresos fiscales de largo plazo a avanzar entre 3% y 3,5% para los próximos años.

En Itaú Análisis Económico prevén que para lograr la meta fiscal y con una economía que crecerá 3,2% en promedio, el gasto “coherente” para el período oscila entre 2,5% y 2,7%.

La economista de LyD, Macarena García, ve dicho guarismo “más cerca” del 2,7%, mientras que para el 2020 anticipa un crecimiento del aparato estatal en torno al 3%: “Pero esto puede cambiar dependiendo de los parámetros de largo plazo que fijen ambos comités de expertos en agosto de este año”.

“Coincidimos con lo señalado por Hacienda en cuanto al ajuste en el crecimiento del gasto público, en línea con el objetivo de estabilizar la deuda pública y reducir el balance estructural”, señala el subgerente de Estudios de Econsult, Mauricio Carrasco.

El economista jefe de Tanner, Sergio Godoy, pone paños fríos, señalando que si bien coincide con el estrecho escenario de Dipres, “el cuánto puede crecer el gasto público va a depender mucho más de cómo evolucionan las estimaciones de PIB tendencial y del precio del cobre de largo plazo”.

Más optimista es el economista de BCI Estudios, Antonio Moncado , ya que ve una revisión al alza en el Producto potencial y tendencial, lo que “podría llevar a mayores holguras en el crecimiento del gasto hacia los próximos años”. Así, ve un promedio “en torno” a 3% en los próximos cuatro años.

Waldo Riveras, de Scotiabank, considera como “natural” esperar un menor crecimiento del gasto hacia los próximos años en virtud del compromiso de reducir del déficit estructural: “No esperamos cambios significativos en los parámetros de largo plazo, salvo alguna corrección leve al alza en PIB tendencial por efecto de la inmigración, lo que mantendría un espacio acotado de crecimiento para el gasto público de los próximos años”. Así, proyecta un avance del gasto entre 3% y 3,5% para el próximo año.

Imagen foto_00000007

ENDEUDAMIENTO NETO ALCANZA PEACK EN 16 AÑOS

Según un informe de la Dirección de Presupuestos (Dipres), el endeudamiento neto del Fisco ascendió a marzo de este año a 6% del Producto, 0,3 décimas más que al cierre del año pasado y un total de más de US$ 16.400 millones.

Dicho concepto resulta de restarle a los activos del Tesoro Público -como los fondos soberanos y otras reservas e inversiones en moneda extranjera- el nivel del endeudamiento bruto del Fisco.

A marzo, la deuda bruta del Gobierno Central alcanzó su nivel más alto desde 1993, al representar el 25,7% del PIB, totalizando US$ 73.056 millones. Esta categoría considera las emisiones de deuda que coloca el Fisco en el mercado local e internacional para financiar el gasto público.

Por otra parte, los activos del Tesoro Público representaron al cierre del primer trimestre el equivalente al 19,7% del tamaño de la economía (US$ 54.251 millones).

Dicha cifra implica un retroceso de 0,2 punto porcentual respecto al cierre del 2018. El nivel de endeudamiento neto del sector público es el más alto desde 2003.

El economista de BCI Estudios, Antonio Moncado, anticipa que dado que Hacienda prevé que el endeudamiento bruto seguirá subiendo hasta niveles de 28% del PIB a 2023, las obligaciones netas superarían el 6% del Producto en los próximos años, “situación que llevaría a moderar las expansiones de emisiones de deuda hacia los próximos años”.

La deuda neta de Chile (como porcentaje del PIB) es una de las más bajas a nivel mundial, por lo que en términos generales la capacidad del endeudamiento del fisco chileno es amplia, lo que se refleja en el bajo spread en las últimas emisiones de bonos públicos”, explica Fabián Sepúlveda, del Santander.

Mientras que en Itaú Análisis Económico prevén que la deuda neta superaría el 7% del tamaño de la economía este año. (DF)

Dejar una respuesta