Formalizan a exdirector de la PDI, Héctor Espinosa, por gastos reservados

Formalizan a exdirector de la PDI, Héctor Espinosa, por gastos reservados

Compartir

En el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago tuvo lugar este miércoles la audiencia de formalización del exdirector general de la PDI Héctor Ángel Espinosa Valenzuela por su presunta responsabilidad en delitos reiterados de malversación de caudales públicos y falsificación de instrumento público y un delito de lavado de activos.

También fueron formalizados María Magdalena Neira Cabrera, esposa del exjefe de la PDI, y Eduardo Villablanca, mano derecha de Espinosa en sus seis años al mando de la institución.

El fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos, destalló que Villablanca, entonces subcomisario de la PDI, recibía de su superior los dineros de gastos reservados de la institución y los depositaba en las cuentas corrientes de Espinosa y Neira.

“La custodia y administración de gastos reservados asignados a la Policía de Investigaciones de Chile se encuentran a cargo de su jefe de servicio, el director general, quien decide la fecha, monto y disposición de esos fondos en diversas unidades institucionales y quien es el responsable de la correcta inversión, pudiendo ser apoyado por los funcionarios y unidades que señale el mismo director general”, explicó el persecutor.

El fiscal Campos precisó que “entre los años 2015 y 2017 en dependencias del edificio institucional ubicado en General Mackenna 1370 de la comuna de Santiago, el referido director general de la PDI, sustrajo ingentes montos de dinero en moneda nacional proveniente de recursos públicos destinados a la satisfacción de gastos reservados y asignados a dicha institución”.

De acuerdo a lo detallado por el Ministerio Público en la acusación, unos 146 millones de pesos habrían sido desviados en más de 50 depósitos a él y a su esposa.

En agosto de este año el Consejo de Defensa del Estado presentó una querella criminal contra el exjefe policial para determinar eventuales responsabilidades relacionadas con la sustracción de los fondos reservados manejados por el exdirector de la PDI y por falsificaciones documentales verificadas al rendir cuenta de los mismos.

El Ministerio Público indagaba entonces un presunto lavado de activos tras un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) por parte del banco a la Unidad de Análisis Financiero (UAF), que derivó una alerta al Ministerio Público, el 16 de diciembre de 2020. Los ingresos de Espinosa y su esposa no correspondían con los montos manejados en sus cuentas corrientes. En enero de este año el fiscal Campos solicitó al Séptimo Juzgado de Garantía levantar el secreto bancario de Espinosa, requerimiento que permitió verificar al menos 40 transacciones realizadas en efectivo entre Espinosa, su esposa y el ayudante personal del director de la PDI. (La Tercera)

Dejar una respuesta