FMI: Chile liderará crecimiento económico y ecológico regional en 2021

FMI: Chile liderará crecimiento económico y ecológico regional en 2021

Compartir

Justo en el promedio del rango establecido por el Banco Central en el último Ipom, el Fondo Monetario Internacional actualizó sus proyecciones para Chile. El World Economic Outlook (WEO) recién publicado eleva la previsión para el país desde 6,5% a 11% en el presente año, cifra con la que lidera el rebote postpandémico en la región, a diferencia de reportes anteriores y de otros organismo que dejaban a Perú a la cabeza.

Aunque sus estimaciones no son tan auspiciosas para 2022, para cuando estima una desaceleración hasta 2,5% que queda bajo el promedio latinoamericano de 3%, el Fondo sí ofrece positivas perspectivas para el largo plazo, en base a la demanda de metales para la transformación verde.

Según detalla, “en el escenario de emisiones netas cero para 2050 de la Agencia Internacional de Energía (AIE), el consumo total de litio y cobalto aumenta en un factor de más de seis, impulsado por la demanda de energía limpia, mientras que el cobre se duplica y el níquel se cuadruplica en el consumo total”.

En ese contexto, el FMI asegura que “el suministro de metales está bastante concentrado, lo que implica que algunos de los principales productores podrían beneficiarse”. En ahí donde destaca a Chile como uno de los ganadores, dada su producción y reservas de cobre y litio; junto a Australia, por litio, cobalto y níquel; y Republica del Congo, por cobalto. Este efecto sería menos potente en Perú, Rusia, Indonesia y Sudáfrica.

¿Qué pasó con el cobre? Las razones detrás del brusco giro en el precio del metal
Chile es el principal productor de cobre del mundo.
CORRECCIONES DISPARES

Respecto a las proyecciones para el presente ejercicio, si bien destaca el cambio que aplica a Chile, cabe destacar que las mejoras son generalizadas en la región. Argentina crecería 7,5% en lugar de 2,5%; Perú 10% en lugar de 8%; y Brasil 5,2% en lugar de 3,7%. De esta manera América Latina en su conjunto anotaría un avance de 6,3%, bastante más amplio que el de 4,6%, proyectado en el WEO de junio.

Entre las mayores economías planetarias el resultado es opuesto. El FMI reduce sus perspectivas para Estados Unidos, desde 6,4% a 6%; de China, desde 8,4% a 8%; de la zona euro desde 4,4% a 3,2%. Sin embargo, la peor parte de la lleva por lejos el Reino Unido, que pasa de un incremento del PIB de 5,3% a una contracción de 0,4%.

El Reino Unido es uno de los países que más padece por la crisis energética.

Con todo, la proyección del mundo se ve reducida levemente desde 6% a 5,9% en 2021. De acuerdo al análisis del Fondo, esto obedece a que la recuperación mundial continúa, pero el impulso se ha debilitado, obstaculizado por la pandemia. Impulsado por la variante Delta altamente transmisible, el número de muertos mundial registrado por COVID-19 ha aumentado cerca de 5 millones y abundan los riesgos para la salud, lo que impide un regreso completo a la normalidad”.

En ese marco, subraya que “los brotes pandémicos en eslabones críticos de las cadenas de suministro mundiales han provocado interrupciones del suministro más prolongadas de lo esperado, lo que ha alimentado aún más la inflación en muchos países. En general, los riesgos para las perspectivas económicas han aumentado y las compensaciones políticas se han vuelto más complejas”

De todas maneras, para 2022 el FMI mejoró su estimación desde 4,4% hasta 4,9%. Lo anterior se explica por las mejoras que en 2022 se hace a las proyecciones para Estados Unidos, de 3,5% a 5,2%, y la zona euro, de 3,8% a 5,9%. En tanto, para China se mantiene la estimación anterior de un alza de 5,6%.

En este caso, América Latina es la que va en la dirección opuesta, al ver levemente reducida su previsión desde 3,1% a 3%. Entre sus principales economías, además de Chile que pasa de 3,8% a 2,5%, se recorta la estimación para Brasil y Perú, hasta 1,5% y 4,6%, respectivamente.

INQUIETUDES GLOBALES

Es así como el organismo liderado por Kristalina Georgieva establece que “la peligrosa divergencia en las perspectivas económicas entre países sigue siendo una gran preocupación”. Además de las diferencias en las proyecciones, con eso apunta a las disparidades en la vacunación.

“Si bien casi el 60% de la población de las economías avanzadas está completamente vacunada y algunos reciben ahora inyecciones de refuerzo, alrededor del 96% de la población de los países de bajos ingresos sigue sin vacunarse”, destaca el WEO.

Por otra parte, el FMI pone acento en el “desafío político” que están plantando las interrupciones del suministro. Lo anterior, debido a que “por un lado, los brotes pandémicos y las alteraciones meteorológicas han provocado una escasez de insumos clave y han reducido la actividad manufacturera en varios países. Por otro lado, esta escasez de oferta, junto con la liberación de la demanda reprimida y el repunte de los precios de las materias primas, han provocado que la inflación de los precios al consumidor aumente rápidamente”.

Como si no bastara con esas preocupaciones, el FMi indica que el cambio climático es otro factor que exacerba las divergencias económicas. Así, plantea que “el esfuerzo multilateral concertado para asegurar una liquidez internacional adecuada para las economías limitadas y la implementación más rápida del marco común del Grupo de los Veinte para reestructurar la deuda insostenible ayudarán a limitar estas divergencias”. (Pulso)

PER CÁPITA SUBIRÁ A US$ 30 MIL ANTES DE LO PREVISTO

En 2025, un año antes de lo previsto en abril pasado, el PIB per cápita de Chile llegará a los US$30 mil, medidos a paridad de poder de compra (PPC), convirtiendo al país en el primero en América del Sur en llegar a esa cifra y segundo en toda Latinoamérica, tras Panamá.

Así lo proyecta el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la publicación de esta mañana de su World Economic Outlook (WEO), donde además subió la perspectiva de crecimiento de Chile desde un 6,5% a 11% para 2021, aunque bajó su estimación para 2022, desde 3% a 2,5%.

Según los cálculos de la entidad internacional, el PIB per cápita de Chile llegará a fines de 2021 a US$26.513, lo que equivale a un alza de US$3.150 en relación al cierre de 2020 con los datos corregidos. Además, la cifra para el presente año es mayor en US$1.585 a lo estimado en abril pasado.

El ranking en América Latina lo sigue liderando Panamá, que este año llegará a a US$30.889 per cápita, sacándole incluso más ventaja a Chile, ya que aumentará su PIB per cápita en US$3.890.

En segundo lugar aparece Chile y le sigue Uruguay, con US$23.868 al cierre de este año y Argentina, con US$22.891, en ambos casos casi sin cambios en relación a abril. La cifra de este último país, sumido en una larga crisis económica, y a pesar de que se espera un alza de 7,5% para su economía en el presente ejercicio, aún no alcanzará el monto que registraba en 2017 (US$23.597), lo que recién cumpliría en 2022 y lograría el nivel actual de Chile solo en 2026.

Mientras, como ya es habitual, en el último lugar en Sudamérica aparece Venezuela. El otrora país más rico de la región cerró 2020 con US$5.176 per cápita, la cifra más baja desde que hay registro en la serie del FMI, en 1980, y un tercio del valor exhibido en 2016. Para 2021 el fondo estima que prácticamente no se moverá y quedará en US$5.162. Esto, en un contexto en el que espera caídas en el PIB de ese país de 5% y 3% para 2021 y 2022, respectivamente, las que se suman a la baja de 30% en 2020, profundizando aún más la crisis humanitaria en esa nación.

En comparación a los países desarrollados, con el monto de 2021 Chile quedará aún lejos de Grecia, el país europeo que tiene el PIB per cápita menor, con US$ 31.820.

Respecto del hito de los US$30 mil dólares, Chile será el segundo país de América Latina en lograrlo, en 2025 (tras Panamá). El FMI no alcanzó a mostrar cuál sería el siguiente país en alcanzarlo, ya que sus proyecciones solo llegan hasta 2026. De todas maneras, Uruguay quedaría al borde a fines de 2026, al llegar a US$29.910.

A pesar de que la estimación sobre Chile es de las más positivas de la región, muestra también que los efectos de las crisis social y sanitaria se han hecho sentir con fuerza en el desarrollo económico del país. De hecho, en 2018 el FMI proyectaba que el país llegaría a los US$30 mil per cápita en 2022. (Pulso)

Made with Flourish

Dejar una respuesta