Ex jefe ETA fugado hace 17 años detenido en Alpes franceses

Ex jefe ETA fugado hace 17 años detenido en Alpes franceses

Compartir

José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias “Josu Ternera”, ingresó bajo custodia policial en el hospital en el que se trataba y al que se dirigía cuando fue detenido este jueves a primera hora en Sallanches, en los Alpes franceses.

Fuentes ligadas al operativo añaden que el hombre que lo acompañaba ha quedado en libertad tras ser interrogado por la policía francesa. La operación “Infancia robada”, en la que participaron fuerzas de seguridad francesas y españolas, dio con el paradero de “Josu Ternera” tras 17 años fugado de la Justicia.

Los servicios de información seguían la pista al histórico jefe de ETA tras descubrir que había fijado su residencia cerca de la localidad de Saint Gervais les Bains, en una zona muy concurrida para la práctica de deportes de invierno y a escasa distancia de las fronteras entre Francia, Suiza e Italia. Entre este municipio y Sallanches distan 11 kilómetros.

Sobre “Josu Ternera” pesa una orden internacional de detención dictada por Interpol y tiene causas pendientes tanto en Francia como en España. En una comparecencia en el Congreso, el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, agradeció la actuación de la Guardia Civil y apuntó a que entre las posibilidades que se abren ahora está la entrega temporal para que sea juzgado en la Audiencia Nacional, pese a que tiene pendiente una condena en Francia.

“SU SALUD ES RAZONABLE”

Grande-Marlaska confirmó que Ternera, de 69 años de edad, fue arrestado cuando caminaba por un estacionamiento de Sallanches y que iba acompañado por un varón.

Sobre el estado de salud de Urrutikoetxea pidió cautela, aunque añadió: “Ha sido detenido en la calle, caminando y en un aparcamiento. Podemos inferir que su salud es razonable”.

“Josu Ternera”, que puso voz junto a Soledad Iparraguirre, alias “Anboto”, al comunicado de disolución de ETA en mayo de 2018, era uno de los objetivos prioritarios de las fuerzas de seguridad. Su último rastro se diluye en julio de 2013. Ese año escapó de un operativo policial en torno a un departamento alquilado en Durban-sur-Arize, en el sur de Francia y muy cerca de Andorra y de la frontera española, donde visitaba a su mujer y su hijo recién nacido.

Con Ternera cae el último líder simbólico que le quedaba a ETA una vez derrotada. Su vida transcurrió entre los cargos de representación pública y la clandestinidad, pero siempre al servicio de una organización en la que ejerció prácticamente todas las funciones, incluido la de negociador en los fallidos procesos de diálogo con el Gobierno.

La búsqueda de Urrutikoetxea se remonta a su paso a la clandestinidad en noviembre de 2002, cuando era parlamentario por Euskal Herritarrok, tras haber sido citado a declarar por el Tribunal Supremo por ordenar el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en el que fueron asesinados once personas, seis de ellas menores de edad.

Es en memoria de estas víctimas por el que se bautizó la operación como “Infancia robada”.

El ex jefe de la banda terrorista ETA está procesado en cuatro causas en la Audiencia Nacional, además del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987: el asesinato del directivo de Michelin Luis María Hergueta en 1980, el financiamiento de ETA a través de “herriko tabernas” y la acusación de delitos de lesa humanidad junto con otros cuatro antiguos dirigentes de la organización. (Emol-Europa Press)

Dejar una respuesta