EEUU lleva a ONU acusación contra Irán por ataque a buques petroleros

EEUU lleva a ONU acusación contra Irán por ataque a buques petroleros

Compartir

Estados Unidos llevó este jueves al Consejo de Seguridad de la ONU su acusación contra Irán por los presuntos ataques perpetrados contra dos buques cisterna en el estrecho de Ormuz.

Ver imagen en Twitter

Cooperativa@Cooperativa

El ataque a dos buques cisterna que dispara la tensión en el golfo Pérsico http://bit.ly/2XKQi7p 

En una reunión a puerta cerrada, la delegación estadounidense trasladó al resto de miembros del Consejo su análisis de este nuevo incidente en el golfo Pérsico, apenas un par de horas después de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, señalase directamente a Teherán.

El embajador estadounidense en funciones, Jonathan Cohen, compareció brevemente ante los periodistas al término del encuentro para denunciar los ataques como “otro ejemplo de las acciones desestabilizadoras de Irán en la región”.

Citando lo dicho previamente por Pompeo, el diplomático subrayó que el país persa dispone de las capacidades necesarias para llevar a cabo esta operación, que habría requerido recursos que ningún grupo rebelde de la zona tiene.

“Irán está haciendo exactamente lo que prometió”, dijo Cohen, en referencia a las amenazas de bloquear el estrecho de Ormuz después de que Washington endureciera el embargo contra el petróleo procedente de Irán.

El embajador explicó que pidió al Consejo de Seguridad que siga pendiente de la situación y confió en que el asunto vuelva a discutirse próximamente.

El máximo órgano de decisión de Naciones Unidas no acordó ninguna declaración oficial sobre el incidente, pero todos sus miembros condenaron los ataques contra buques civiles, según explicó el presidente de turno, el embajador de Kuwait, Mansur al Otaibi.

El diplomático dijo que, como un país de la región, Kuwait quiere ver una investigación independiente que analice lo sucedido, pero apuntó que en el Consejo no se discutió ninguna propuesta sobre quién la podría llevar a cabo.

Al Otaibi, además, aseguró que en la reunión no se abordaron “pruebas” de los ataques y que se trató únicamente de una primera conversación sobre el incidente.

El supuesto ataque ha vuelto a disparar la tensión en el golfo Pérsico, tras el supuesto sabotaje de cuatro barcos en la misma zona el mes pasado, del que Arabia Saudí y EE.UU. responsabilizaron a Irán.

IRÁN: “ACUSACIÓN FALSA”

Luego que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo acusara a Irán de atacar a dos buques cargueros en el mar de Omán. El gobierno iraní respondió rechazando categóricamente sus dichos acusando un plan de sabotaje en contra de la administración de Teherán. Es así como el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Javad Zarif, acusó a Estados Unidos y sus aliados de “sabotear la diplomacia”, al responsabilizar “sin ninguna evidencia” a Irán de los ataques.

Que EE.UU. lanzara inmediatamente acusaciones contra Irán, sin ninguna evidencia objetiva o circunstancial, solo hace más claro que el equipo B está moviéndose al plan B: sabotear la diplomacia y ocultar su terrorismo económico contra Irán”, denunció Zarif en Twitter.

El jefe de la diplomacia iraní se refiere con equipo B al formado por el asesor de seguridad nacional estadounidense John Bolton; el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman. “Advertí exactamente de este escenario hace algunos meses, no porque sea adivino, sino porque conozco de donde viene el equipo B”, dijo Zarif, quien ya calificó el ataque de “sospechoso”.

Javad Zarif@JZarif

That the US immediately jumped to make allegations against Iran—w/o a shred of factual or circumstantial evidence—only makes it abundantly clear that the is moving to a : Sabotage diplomacy—including by @AbeShinzo—and cover up its against Iran.

Javad Zarif@JZarif

Some misinterpretations necessitate a clarification: is sabotaging diplomacy (including important and constructive visit of PM @AbeShinzo) and covering up by the U.S. against Iran.

Inmediatamente después del ataque, Mike Pompeo, acusó a Irán de estar detrás de lo sucedido y lo justificó en “los informes de inteligencia, las armas empleadas y el nivel de conocimiento necesario para ejecutar la operación”, entre otros. Horas después, el Comando Central de EE.UU. difundió un vídeo en el que se aprecia, según su portavoz, Bill Urban, a una patrulla naval de la Guardia Revolucionaria Islámica acercándose al buque japonés después de las explosiones. La patrulla “fue observada y grabada sacando una mina lapa sin explotar del Kokuka Courageous”, dijo Urban.

El incidente que volvió a elevar la tensión en Medio Oriente ocurrió este jueves (13.06.2019) cuando dos barcos cisterna, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, sufrieron impactos y explosiones mientras salían del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa de Irán. El hecho ocurre además justo cuando está de visita oficial en Irán el presidente japonés, Shinzo Abe, quien viajó justamente para tratar de interceder ante las autoridades iraníes y rebajar precisamente las tensiones entre Irán y Estados Unidos, algo que ha sido rechazado por Irán.

ZONA CLAVE

El estrecho de Ormuz es una zona estratégica. Por ahí pasa parte importante del petróleo que se emplea en  el mundo, lo que ha convertido a este brazo de mar en un epicentro de tensión y enfrentamiento. Por esta razón, Pompeo recordó en este nuevo incidente que Teherán amenazó con bloquear el estrecho de Ormuz después que Washington endureciera el embargo contra el petróleo procedente de Irán y afirmó que con estos ataques Irán pretende “cumplir esta promesa”.

“Si se los considera como un todo, estos ataques sin provocación previa representan una clara amenaza para la paz y la seguridad, una violación patente de la libertad de navegación y una inaceptable campaña para escalar las tensiones por parte de Irán”, concluyó Pompeo.

Lo ocurrido se produce en un momento de creciente tensión entre EE.UU. e Irán que ha llevado a la Casa Blanca a esgrimir estos ataques como una de las causas que justifican el aumento de la presencia militar estadounidense en la región y la venta de armamento a Arabia Saudí, una transacción que no cuenta con el respaldo del Congreso estadounidense. (Cooperativa-DW, EFE, afp)

Dejar una respuesta