Dónde están los otros frentistas qué escaparon de la justicia chilena

Dónde están los otros frentistas qué escaparon de la justicia chilena

Compartir

Esta jornada el gobierno frances resolvió dar asilo político a uno de los condenados del asesinado del fundador de la UDI, el senador Jaime Guzmán, Ricardo Palma Salamanca, miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

En La Tercera hacemos un recuento de algunos de los frentistas condenados que escaparon de la justicia chilena y cuya extradición sigue siendo solicitada por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Galvarino Aplabaza: acusado de ser el autor intelectual del crimen. Apablaza obtuvo el estatus del refugiado político por el gobierno de argentina en 2010 y lo perdió en diciembre de 2017 durante el gobierno de Mauricio Macri, avance que abrió un largo proceso de extradición para La Moneda que había la solicitado desde 2004 bajo la administración del fallecido Néstor Kirchner.

En 2014 la Corte Suprema había dado el sí a la extradición, pero de último momento la Comisión Nacional de Refugiados revirtió la situación.

Este año, Argentina se abrió a retirarle el estatus de refugiado, pero Apablaza apeló y el proceso sigue su curso.

Raúl Escobar Poblete: conocido como el “comandante Emilio”, continúa detenido en México acusado de secuestro de una mujer extranjera durante dos meses, mientras desde Cancillería siguen las gestiones para su extradición.

En septiembre del año pasado, el ministro en visita del caso, Mario Carroza, solicitó ampliar la solicitud de extradición por su presunto participación en el secuestro de Cristián Edwards del Río en 1992.

En junio de 2017, su pareja Marcela “comandante Ximena” Mardones piso suelo chileno siendo detenida por la PDI. El ministro Carroza resolvió condenar a la ex frentista a diez años y un día presidio por el asesinato terrorista de Guzmán.

Por ahora, la justicia azteca solicitó al país no condenar a más de 60 días (pena máxima en México) al ex frentista para poder concretar su extradición. En tanto, los delitos de los que se le acusan al “comandante Emilio”, tiene una pena de presidio perpetuo.

Mauricio Hernández Norambuena: Uno de los frentista que protagonizó la operación “Vuelo de la Justicia”, el escape en helicóptero desde la Cárcel de Alta Seguridad. Continúa cumpliando un pena de 30 años en Brasil por el secuestro de un empresario brasileño en 2011.

Para que la justicia brasileña permita su extradicción es necesario que el Poder Judicial acepte la rebaja de condena a menos de tres décadas. Medida que fue solicita por el ministro Carroza, quien disminuyó su condena a 15 años, sin embargo, la Corte de Apelaciones de Santiago rechazó la solicitud. Dejando sin efecto uno de los requisitos de la justicia brasileña.

Patricio Ortiz Montenegro: Actualmente reside en Suiza con estatus de refugiado. Ex subversivo, dice no tener contacto con su compañeros guerrilleros y se encontraba cumpliendo una pena de 10 años por la muerte de un gendarme cuando escapó del penal junto a Hérnandez, Escobar, Apablaza y Pablo Muñoz Hoffmann en 1996. Tras ello se dirigió a Zurich donde solicitó asilo político dos años después.

La Tercera/Agencias

Dejar una respuesta