Deuda morosa CAE llega a 42% de beneficiarios: $ 842 mil mills.

Deuda morosa CAE llega a 42% de beneficiarios: $ 842 mil mills.

Compartir

El pasado 3 de abril, el Ministerio de Educación retiró el proyecto de ley que presentó el gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet para reemplazar el actual Crédito con Aval del Estado (CAE) y se comprometió a presentar una nueva iniciativa en un plazo autoimpuesto de 90 días.

Hoy, en el ex Congreso, sesionó la comisión encargada de investigar actos relativos a los créditos de financiamiento en educación superior, la misma que deberá legislar cuando se presente el nuevo proyecto.

En la instancia, Tomás Bayón, director ejecutivo de la Comisión Ingresa, órgano fiscal encargado de administrar los créditos para la educación superior, entregó datos respecto del pago y endeudamiento de los más de 870 mil estudiantes que han solicitado el CAE desde su implementación en 2006.

De acuerdo a sus registros, a diciembre del año pasado, de un total de 390.220 beneficiados del CAE, un 42% mantenía cuotas morosas por un total de $ 842 mil millones. Estas, van desde una cuota hasta la totalidad del monto, es decir, superan los 12 meses sin ejercer ningún pago. En esta última situación se encuentran 56.319 desertores de sus carreras y 58.106 egresados (ver tablas).

Para Marco Kremerman, director de Fundación Sol, estos datos no dan cuenta de personas que simplemente no quieren pagar su deuda, sino que tienen otras razones de fondo: “Nosotros hicimos un análisis de los deudores según la comuna de procedencia y justamente son los sectores con mayor pobreza los que presentan más morosidad. Esto lo atribuimos a ingresos bajos o a ingresos discontinuos, aún más en el caso de los desertores”.

Durante la sesión, Bayón realizó un análisis que causó sorpresa en varios de los asistentes. “Si el dinero del CAE se hubiese utilizado en política de gratuidad, se habrían financiado 533 mil carreras y no 800 mil como se ha hecho”, señaló.

Para la diputada del Frente Amplio (FA) Camila Rojas, ambas cifras no se condicen. “Se pudo haber cubierto 533 mil carreras en desmedro de 800 mil personas que hoy están endeudadas. El director no magnifica eso. Hoy esas personas endeudadas no pueden tener una línea telefónica ni acceder a un crédito hipotecario”, argumentó.

Asimismo, se desprendió información del valor de las cuotas que deben pagar los actuales deudores. Mientras 179.175 beneficiarios deben cancelar mensualmente menos de 1 UF ($ 27.070 aproximadamente), hay otras 192 personas que pagan en promedio 11,87 UF, es decir, un valor cercano a los $ 300 mil.

Estos datos causaron reacciones divididas. Para Ariel Ramos, investigador de política educativa de la fundación Educación 2020, el monto no sería irracional. “Pensando en todas las modificaciones que se la han hecho al CAE, el crédito tiene una cuota contingente al ingreso. Y desde esa lógica, uno podría decir y concordar con que existe disparidad en los sueldos. No es ilógico pensar que estas personas puedan estar ganando sobre $ 4 millones”.

Distinta es la opinión del director de Fundación Sol: “Aunque sea un grupo pequeño de personas, es una muestra del nivel de compromiso que pueden llegar a tener los ingresos futuros o presentes. Esta política de financiamiento termina coartando las libertades para, por ejemplo, desarrollar un proyecto de vida”.

NUEVO CRÉDITO

A poco más de un mes para que se cumpla el plazo impuesto por el gobierno, todos los consultados concuerdan con que la nueva iniciativa debe tener un piso mínimo: no contemplar la participación de la banca e incluir a los miles de endeudados actuales: “No basta con que pensemos cómo vamos a endeudar a los futuros estudiantes, sino que tenemos que pensar en todos quienes se vieron perjudicados por una política de endeudamiento que lleva más de una década”, sostuvo la diputada del FA.

OTRAS CIFRAS DEL ESTUDIO DE FUNDACIÓN SOL

“Con la creación y la profundización del CAE se privatizó y mercantilizó aún más el sistema de educación superior de Chile , se estableció un lucrativo nicho de negocio para la banca asistida por el Estado y se implementó un dispositivo de control social y vital sobre el presente y futuro de muchos estudiantes y trabajadores a través de la deuda “.

Estas son las tres grandes conclusiones que engloba el estudio “Endeudar para el mercantilismo: El caso del CAE”, elaborado por la Fundación SOL que analizó el engranaje del Crédito con el Estado de California (CAE) y que actualmente es pagado por aproximadamente 377 mil personas.

Entre ellas, destacar que el total de recursos entregados por los bancos por ese concepto entre 2006, cuando se creó, y 2017, donde el total de recursos recaudadospor alumnos matriculados en universidades, institutos profesionales y centros de capacitación técnica asciende a $ 4 , 7 billones (millones de millones).

“Sólo tres bancos se han adjudicado el 90% de los créditos: Scotiabank, Estado e Itaú-Corpbanca” aseguran el profesional de la carga de la investigación, Marco Kremerman, quien subraya que “para hacer este negocio aún más atractivo para las entidades financieras” , el Estado se comprometió a subsidiar a los bancos participantes comprando cada año el 25% de los créditos entregados, con un sobreprecio del 6% “.

No obstante, subraya que entre 2006 y 2017, el Fisco ha recomprado un 52,2% de los créditos con un sobreprecio de 26,1% ( 4,3 veces más que lo que se requería antes), lo que equivale a casi $ 640 mil millones “.

GRATUIDAD DE MERCADO

Mientras en 2006 el CAE representaba el 2,4% del presupuesto de la partida de educación superior, actualmente y a pesar de coexistir con la política de gratuidad de mercado, representa el 26,5% del presupuesto y el Fisco ha comprometido recursos por $549.630 millones para el 2018. Por lo tanto, “el argumento de la escasez de recursos para a acudir a la Banca, claramente dejó de ser válido”,puntualiza el análisis.

Asimismo explica que la promesa del aumento del acceso a la educación superior, se cumplió ampliamente, ya que el año 2005 (antes de la entrada en operaciones del CAE), la matrícula total era de 663.679 alumnos por año, mientras que, en 2017, esta cifra llega a 1.247.746 matriculados.

Sin embargo, el 70 % de este aumento se concentra en sólo 20 instituciones que pertenecen a los siguientes grupos educacionales: Laureate International; Santo Tomás; Inacap y Pontificia Universidad Católica.

Adicionalmente, en este listado, se encuentran aquellas universidades investigadas por lucro, tales como la Universidad San Sebastián, Autónoma, Central, del Desarrollo, entre otras.

“Precisamente es en estas instituciones donde se concentra el 67,4% de los alumnos que acceden al CAE y el 67,8% de los recursos que por esta vía ha recibido desde el año 2006 todo el sistema de Educación Superior chileno, lo que equivale a casi $3,2 billones (millones de millones). Sólo el Grupo Laureate International, ha recibido $836 mil millones a través del CAE”, explica uno de los investigadores a cargo del estudio, Alexander Páez.

Es importante agregar que estas 20 instituciones registraron utilidades por más de $100 mil millones, de acuerdo a la última información disponible (año 2016), monto que representa un 70,3% de las utilidades generadas por todo el sistema de Educación Superior chileno.

DESERTORES Y MOROSOS

La investigación señala además que, a diciembre de 2017 se registraban 376.811 personas pagando el CAE, ya sea en calidad de desertores o egresados. En el caso de aquellos estudiantes que desertaron de sus carreras, el 73,6% se encuentran morosos, mientras que los egresados que actualmente están pagando el CAE, se registra un 30,3% de morosidad, lo que equivale a 63.685 personas.

La morosidad total del sistema es de 40,3% e involucra a 151.683 deudores, lo cual permite concluir que este crédito resulta ser un gasto más que una inversión para el Fisco.

Los mayores niveles de morosidad se registran en los centros de formación técnica (48,1%) y en los institutos profesionales (46,4%) y en el mundo de las universidades, son las privadas quienes presentan los datos más preocupantes (33,1 %).

“Si analizamos los datos de morosidad según holding o grupos educacionales, se puede constatar que el Grupo Santo Tomás, es quien presenta los niveles más altos con un 43,5% de morosidad, seguido por el Grupo Laureate con un 42,2%” explica Kremerman.

Al analizar los datos por región, se puede observar que los territorios donde se registra mayores niveles de morosidad son: Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Coquimbo y Atacama.

Cuando se analizan las tasas de morosidad a nivel comunitario en territorios con un número de habitantes elevado, como en el caso del Gran Santiago, se puede ver una cierta correlación entre morosidad y ingresos / pobreza.

Las 10 comunas que registran la mayor tasa de morosidad en el Gran Santiago, tienen el doble de pobreza multidimensional, el triple de pobreza por ingresos y la mitad de los ingresos autónomos del hogar que las 10 comunas que registran menores tasas de morosidad. (La Tercera-La Nación)

Dejar una respuesta