Suprema por A. Constitucional: pone en riesgo “vigencia del Estado de Derecho”

Suprema por A. Constitucional: pone en riesgo “vigencia del Estado de Derecho”

Compartir

Como una “grave afectación de la autonomía de los magistrados”que pone en riesgo “la autonomía indispensable” para el desempeño de los jueces calificó el pleno de la Corte Suprema que, en su sesión de este viernes, tomó conocimiento de la eventual presentación de una acusación constitucional en contra de tres integrantes de la sala penal del máximo tribunal.

En una declaración de cinco puntos, el pleno considera que esta posible acción también pone en riesgo “la vigencia del Estado de Derecho y el respeto de las competencias y facultades propias de las autoridades, conforme a la Carta Fundamental”.

Cabe recordar que el Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría pretenden llevar la citada acusación constitucional luego de que la Corte Suprema otorgara la libertad condicional a siete internos de Punta Peuco, que estaban condenados por delitos de lesa humanidad.

Esta es la declaración:

1°.- Presupuesto indispensable de un Estado de Derecho es el respeto de las competencias y atribuciones de las distintas autoridades estatales, conforme a los pesos y contrapesos que la Constitución Política de la República contempla, por lo cual, desde luego se reconoce las potestades de los integrantes de la Cámara de Diputados para ejercer los mecanismos de control que ésta consagra.

2°.- No obstante lo anterior, entre las bases del mismo Estado de Derecho se asegura a todas las personas la garantía de un debido proceso legal, que tiene como pilar fundamental la presencia de un juez  que ejerza las potestades jurisdiccionales, que el ordenamiento jurídico le confiere, con independencia e imparcialidad, que en concepto de la Organización de las Naciones Unidas importa que “los jueces resolverán los asuntos que conozcan con imparcialidad, basándose en los derechos y en consonancia con el derecho, sin restricción alguna y sin influencias, alicientes, presiones, amenazas o intromisiones indebidas, sean directas o indirectas, de cualquiera sectores o por cualquier motivo (principio 2), por lo cual “no se efectuarán intromisiones indebidas o injustificadas en el proceso judicial, ni se someterán a revisión las decisiones judiciales de los tribunales” (principio 4), postulados que ha hecho suyos la Cumbre Judicial Iberoamericana.

3°.- Ejerciendo sus potestades jurisdiccionales, los ministros de la Segunda Sala Penal de esta Corte Suprema resolvieron acoger recursos de amparo interpuestos en favor de diferentes condenados; hecho que ha originado la eventual interposición de una acusación constitucional en su contra, por el diferente entendimiento que los parlamentarios patrocinantes tendrían en torno a la forma como se aplicó  el derecho en el caso.

4°.- El cuestionamiento de las argumentaciones de una resolución judicial implica la revisión de la misma por un organismo extraño y por vías diferentes de la jurisdiccional, circunstancia totalmente reñida con el ordenamiento constitucional y que genera una grave afectación de la autonomía de los magistrados, y por lo mismo de la efectiva vigencia de la garantía de los ciudadanos de contar con un  juez independiente e imparcial.

5°.- Lo que está en riesgo con este proceder no son los cargos de los jueces de la Corte Suprema, sino la autonomía indispensable para su desempeño y, por ende, la vigencia del Estado de Derecho y el respeto de las competencias y facultades propias de las autoridades, conforme a la Carta Fundamental.

MINISTRO DEL INTERIOR

Chadwick-emol unoEl ministro del Interior, Andrés Chadwick, criticó este viernes la acusación constitucional que buscan presentar diputados de la ex Nueva Mayoría y del Frente Amplio contra los ministros de la Corte Suprema que aprobaron la libertad condicional contra siete condenados por crímenes contra los derechos humanos cometidos en dictadura. Desde Temuco, Chadwick indicó que “de presentarse una acusación constitucional contra ministros de la Corte Suprema, nos parece un hecho muy grave desde la perspectiva institucional y democrática del país”.

En ese contexto, recalcó que “los ministros de la Corte Suprema, como dice la Constitución en forma expresa, solo pueden ser acusados por notable abandono de sus deberes, pero no pueden ser acusados por el contenido de sus resoluciones judiciales”. “Las sentencias judiciales se respetan y se acatan, y no existe ninguna autoridad y en este caso tampoco el Congreso, que tenga facultad de entrar a revisar, nos gusten o no nos gusten, a revisar o acusar en virtud del contenido de un fallo”, apuntó el titular del Interior.

A su juicio, “esto es tan grave que dejaría a una mayoría parlamentaria, una simple mayoría parlamentaria pudiese acusar y destituir a nuestros jueces, a nuestros ministros de las cortes de Apelaciones y Suprema, porque a esa mayoría no le gustó un fallo, con eso se termina la autonomía del Poder judicial, con eso se termina la independencia del Poder Judicial y eso es muy grave para la institucionalidad democrática”.

“Así que nosotros como gobierno esperamos que aquellos que han estado viendo impulsar una iniciativa tan grave como ésta, puedan reflexionar sobre el daño institucional que puede causar, cuando un grupo de parlamentarios quiere transformarse en jueces”, puntualizó. (La Tercera-SoyChile-Emol)

Dejar una respuesta