Cotizaciones futuras de nuevo sistema previsional no irán a cuentas individuales

Cotizaciones futuras de nuevo sistema previsional no irán a cuentas individuales

Compartir

Fue en el marco de su gira por Estados Unidos que los controladores de las AFP solicitaron al Presidente Gabriel Boric una mayor interlocución con la autoridad, a propósito de la reforma previsional que el Gobierno busca impulsar.

Y fue el subsecretario de Previsión Social, Christian Larraín, el encargado de encabezar dichas reuniones, que este jueves se desarrollaron en nuestro país junto a los máximos ejecutivos de AFP Cuprum, en compañía además del superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías.

Hasta las dependencias de la Subsecretaría arribaron José Antonio Llaneza, country head de Principal Chile; Pedro Atria, presidente de AFP Cuprum; y Martín Mujica, gerente general de la misma administradora de fondos de pensiones.

Tras el encuentro, que se extendió por más de una hora, Larraín comentó que «fue una reunión bien distendida, de buen nivel como siempre muy respetuosa y conversamos acerca de las visiones que básicamente tenemos con relación a lo que es el futuro de la reforma del sistema de pensiones, y respecto también del rol que ellos pueden jugar que también los inquieta como inversionistas en el futuro diseño que se está trabajando».

En ese sentido, el subsecretario precisó que «nosotros como Gobierno estamos trabajando en una reforma que tiene el foco en las pensiones y en los afiliados. Eso es lo primero que hay que decir».

Respecto del rol que cumplirán las AFPs en el futuro sistema, aspecto que no ha estado exento de polémicas, la autoridad dijo que «nos interesa tener una arquitectura institucional, donde hay distintos agentes que participan en ese rol, que nos permita bajar costos, que tengan costos consistentes con la seguridad social, y sin sacrificar rentabilidad, y por eso creemos que es necesario construir una nueva arquitectura institucional donde haya tripartismo, donde haya aporte del empleador, donde haya una nueva entidad pública que también puede tener un rol relevante, tanto en la gestión financiera de las inversiones como respecto a las actividades de soporte«.

En ese contexto, explicó que «también, obviamente, que hay un espacio para que los privados puedan participar. En la medida que encontremos diseños adecuados para los privados, que puedan ser funcionales a los objetivos de tener buen sistema, que dé buenas pensiones, que proteja a los individuos más de los vaivenes del mercado del trabajo y los mercados financieros, estamos completamente abiertos también a que los privados puedan participar».

Agregó que «si la AFP también dentro de su marco de operación tiene una contribución que hacer sobre la base de un nuevo modelo, también estamos abiertos a que eso se converse».

Pero recalcó: «Lo que no está adentro del espacio de conversación es el diseño que tenemos hoy día, donde tenemos a las AFP como eje estructurante del sistema, y eso no va a pasar porque creemos que eso no contribuye a los objetivos de un sistema que de buenas pensiones».

En esa línea, dijo que «es un tema de público conocimiento lo que hemos planteado en relación al rol del diseño actual», añadiendo que «en lo que estamos trabajando vamos a respetar la decisión de las personas que son dueñas de sus ahorros, de su stock de ahorro acumulado, vamos a respetar si ellos quieren su stock de ahorro en las actuales AFP. Eso no está en cuestión».

Con todo, en cuanto a las futuras cotizaciones, Larraín mencionó que «no hay espacio para la participación de las AFPs con el modelo que hoy día tienen, haciendo las mismas cosas que hacen hoy en la participación en relación con las futuras cotizaciones simplemente porque las consideramos».

«Al final esto no es magia, pagar buenas pensiones requiere hacer un montón de cambios. Nosotros estamos preocupados de que los afiliados tengan buena rentabilidad, que los costos tengan que pagar sean los más eficientes posibles y obviamente sin atentar contra la calidad del servicio», afirmó.

Por lo mismo, indicó «estamos convencidos que el diseño actual no es consistente con eso sin sacrificar rentabilidad, tener un diseño que le permita a los afiliados pagar mejores costos y donde eventualmente puedan participar los privados, pero con una lógica funcional a los objetivos de la seguridad social.», y comentó «qué privados es un tema bastante específico, es un tema que se está trabajando en la mesa interministerial«.

«Cualquiera sea la figura y el espacio que exista para los privados debe ser un espacio regulado, debe ser un espacio supervisado, debe ser un espacio de giro único y donde se requiere licencia. Aquí no estamos en el mercado de las salchichas, aquí se trata de administrar los recursos para la seguridad social y cualquier espacio que exista los privados deben cumplir con esos requisitos», precisó.

Respecto de la inversión extranjera, Larraín sostuvo que «cualquier sector financiero regulado, se rige por las normas del marco regulatorio en cada momento del tiempo se determine democráticamente de acuerdo a las reglas de un país. En lo personal, me tocó liderar las negociaciones del tratado de libre comercio con Estados Unidos el año 95’ cuando estuve en el Ministerio de Hacienda de esa época, que se rigen por el capítulo 11 de servicios financieros, efectivamente, todos los sectores regulados pueden sufrir cambios en la arquitectura regulatoria».

«Ellos están preocupados, ellos son un agente incumbente, obviamente tienen intereses hoy día por razones obvias porque es el agente fundamental en torno a la estructura del pilar contributivo en el actual sistema, son el único agente y a mí me parece casi natural que tengan inquietud por saber cuál es el espacio, cual es el rol que pueden tener en un futuro sistema. Cualquier inversionista estaría preocupado de eso«, cerró.(Emol)