Cortar por lo sano- Gonzalo Müller

Cortar por lo sano- Gonzalo Müller

Compartir

Drástico pero con un objetivo claro. Así se puede entender el golpe de autoridad que da el Presidente Piñera. Quedarse en la última frase desafortunada del ahora exministro Varela que sin duda terminó de sentenciar su salida, no explicaría la señal que se busca transmitir. Más vale cortar por lo sano. Cada ministro sabe desde que jura que la duración de su cargo va más allá incluso de su propia gestión, bajo las necesidades del gobierno y la evaluación del Presidente. Por eso este ajuste de gabinete, que se enmarca en la salida de dos ministros que si bien por razones muy distintas, tiene un denominador común: un déficit político que se volvió crónico.

Este cambio poco tiene que ver con las oposiciones políticas. Sobre todo en el caso de Gerardo Varela, quien con sus opiniones, como la de los bingos, fue provocando una distancia y mala evaluación ciudadana que termina pasándole la cuenta. Pareciera que no entendió que la frase del Presidente Piñera de que está evaluando permanentemente a sus ministros, no se aplicaría a él.

Si entendemos que gobernar es comunicar, un ministro que no tiene o pierde la capacidad de llevar adelante el necesario diálogo social y político pierde también la oportunidad de ejercer correctamente su cargo. El exministro Varela no se ganó su salida en un bingo. La venía trabajando con dedicación y talento. Más allá de todo error, lo suyo ya parecía sencillamente frivolidad. Su desafección de la política en cuanto función pública lo persiguió permanentemente en su breve paso por el gabinete.
Varela no cae defendiendo un principio político, ni siquiera una visión de la educación. Su gestión termina por su persistencia en el error. Frase tras frase no supo nunca dimensionar el daño político que sus despreocupadas afirmaciones le estaban provocando al gobierno.

La llegada de Marcela Cubillos, y su trayectoria política nos ayuda a entender lo que el Presidente busca corregir, desterrar el concepto de bingo y recuperar el control de una agenda importante en educación. Como lo es la gratuidad en la educación técnica profesional. Lo anterior se refuerza al sumar a Carolina Schmidt en el Ministerio de Medio Ambiente. Gran capacidad técnica y comunicacional. No solo por su buen desempeño ante distintos desafíos en el gobierno anterior, sino también porque demostró algo que hoy es muy valioso, una capacidad de conectar con la ciudadanía y sus demandas.

Todo cambio de gabinete descomprime y abre espacio para restablecer la relación con la ciudadanía. Este, en específico, busca hacer control de daños, y apuesta por recuperar el control de la agenda. Que el anuncio de la sala cuna universal perdiera fuerza por el error comunicacional de un ministro es parte de lo que se buscó ponerle fin. (La Tercera)

Gonzalo Müller

Dejar una respuesta