China estremece Estrecho de Taiwán con masivos ejercicio militares

China estremece Estrecho de Taiwán con masivos ejercicio militares

Compartir

Menos de 24 horas después de la visita a Taiwán de la presidenta del Legislativo de EE.UU., Nancy Pelosi, China ha iniciado maniobras militares con fuego real alrededor de la isla, consideradas por Taipéi como un «bloqueo» y una «violación de sus derechos», y que han incluido el uso de misiles de largo alcance.

Las maniobras causaron el cierre del espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de la isla, una de ellas a unos 20 kilómetros de la costa de Kaohsiung, la principal ciudad del sur de Taiwán.

MISILES EN EL ESTRECHO

Los ejercicios, que se prolongarán hasta el domingo, incluyeron hoy prácticas de tiro con artillería de largo alcance, con «múltiples tipos de misiles convencionales», frente a la costa este de Taiwán, misión en la que los proyectiles «dieron en el blanco con precisión» y que fue «completada con éxito» según el Comando del Teatro de Operaciones del Este del Ejército Popular de Liberación (EPL, Ejército chino).

Según el portavoz del Comando, Shi Yi, las prácticas tenían como objetivo «poner a prueba la precisión» de los misiles y su «capacidad de exclusión aérea».

Esta tarde cesó el bloqueo del espacio aéreo y marítimo frente a las costas occidentales de Taiwán después de que «las prácticas de artillería acertasen en sus blancos», explicó Shi, que no especificó si se refería a todas las maniobras anunciadas hasta el domingo o simplemente a las del jueves.

UN «NUDO CORREDIZO»

Según Meng Xiangqing, profesor de la Universidad de Defensa Nacional citado por la cadena estatal CGTN, las maniobras fueron anunciadas con 38 horas de antelación, dando tiempo a que «los barcos ajustasen sus rutas» y garantizando que «ningún civil resultase herido».

Pese a que en los últimos años China ha llevado a cabo otros simulacros de guerra en el Estrecho de Taiwán, los de esta semana son diferentes porque «cubren un área más grande, involucran más elementos militares y se espera que sean altamente efectivos», aseveró Meng.

Los ejercicios tienen lugar en seis zonas alrededor de la isla, una de ellas a unos 20 kilómetros de la costa de Kaohsiung, la principal ciudad del sur de Taiwán, diseño que tiene como propósito «crear una especie de nudo corredizo» que se puede «apretar» para «contener a las fuerzas separatistas de la isla», consideró el profesor.

Las acciones militares chinas son «necesarias, justas y resolutas», defendió hoy la portavoz de la Cancillería china Hua Chunying, quien añadió que servirán como «advertencia» a «los provocadores», entre los que incluyó a los «taiwaneses secesionistas» y a aquellas «fuerzas externas que se inmiscuyen en los asuntos internos de China».

PREOCUPACIÓN EUROPEA

Josep Borrell, que llegó anoche a Camboya para la reunión ministerial entre la UE y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), advirtió en Twitter que «no hay justificación para usar una visita como pretexto para una agresiva actividad militar en el estrecho de Taiwán».

Refiriéndose a la visita de Nancy Pelosi a Taipéi, Borrell agregó que «es normal y rutinario que los legisladores de nuestros países viajen internacionalmente», recalcó el jefe de la diplomacia europea, quien animó a las partes implicadas en el conflicto a «permanecer tranquilas, mantener el control y actuar con transparencia». El Ejército chino comenzó hoy sus maniobras militares con fuego real alrededor de Taiwán, que han provocado «un bloqueo marítimo y aéreo» de la isla, según el Ministerio de Defensa de la isla.

900 VUELOS CAMBIAN VÍA A TAIWÁN

Las maniobras, que arrancan un día después de la controvertida visita a Taipéi de Pelosi, incluyen el cierre del espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de la isla y han afectado a 18 rutas aéreas internacionales de la isla y más de 900 vuelos se han visto obligados a modificar su ruta.

Es probable que la tensión en Taiwán sea uno de los asuntos principales en la reunión que Borrell tiene prevista hoy en Nom Pen con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien llegó ayer a la capital camboyana para participar en una serie de encuentros en la que también participarán el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

EE.UU. MAYOR VENDEDOR DE ARMAS A TAIPEI

Taiwán, con quien EE.UU. no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y EE.UU., debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas de la isla y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con el gigante asiático.

China insiste en «reunificar» la República Popular con la isla, que se gobierna de manera autónoma desde que los nacionalistas del Kuomintang (KMT) se replegaran allí en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas y continuaran con el régimen de la República de China, que culminó con la transición a la democracia en la década de 1990.

CHINA CANCELA REUNIÓN CON JAPON

China canceló una reunión cara a cara entre el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, y su homólogo japonés por una declaración del Grupo de los Siete que expresaba su preocupación por las «acciones amenazantes» de Beijing en torno a Taiwán a raíz de una visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

Beijing había anunciado anteriormente la reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Yoshimasa Hayashi, que se esperaba para el jueves al margen de una reunión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático en Camboya. Pelosi se reunirá el viernes en Tokio con importantes legisladores japoneses.

La declaración emitida por los ministros de Relaciones Exteriores del G-7 el miércoles fue «irresponsable», dijo a los periodistas la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying. En el documento, el grupo dijo que “no había justificación para usar una visita como pretexto para una actividad militar agresiva en el Estrecho de Taiwán”.

Hayashi se negó el martes a comentar sobre el viaje de Pelosi y dijo que, en general, era extremadamente importante para la comunidad internacional que Estados Unidos y China tuvieran vínculos estables. Posteriormente, Tokio presentó una protesta por los ejercicios militares chinos en torno a Taiwán, algunos de los cuales se iban a realizar en lo que Japón considera su zona económica exclusiva cerca de las islas más al sudoeste.

La disputa adquirió una dimensión adicional el jueves por la noche cuando Japón dijo que cinco misiles balísticos probados por China cerca de Taiwán habían aterrizado dentro de la zona económica exclusiva de Japón. El ministro de Defensa, Nobuo Kishi, dijo que era la primera vez que un misil balístico perteneciente al ejército chino caía a las aguas, según Kyodo News, y Tokio presentó una protesta diplomática con Beijing.

Con las relaciones entre los vecinos asiáticos tensas por una serie de temas, la reunión iba a ser el primer encuentro en persona entre sus ministros de Relaciones Exteriores desde 2020, aunque celebraron una videoconferencia en mayo. Japón ha tratado de evitar alienar a su mayor socio comercial, China, al tiempo que refuerza los lazos con su único aliado militar formal, Estados Unidos.

Los funcionarios en Tokio se han vuelto cada vez más francos sobre la importancia de la seguridad nacional de Taiwán para la propia estabilidad de Japón, un hecho que ha provocado la ira en China, que considera a Taiwán parte de su territorio.

El exministro de Defensa Shigeru Ishiba encabezó una delegación de legisladores a Taipei la semana pasada, donde pidió conversaciones bilaterales sobre cómo lidiar con las contingencias. Japón y Taiwán están a unos 110 km de distancia en su punto más cercano. (DW, El Mostrador EFE-DF-Bloomberg)