Chile y Argentina coordinan lucha contra tráfico de drogas y armas en...

Chile y Argentina coordinan lucha contra tráfico de drogas y armas en zona sur

Compartir

El pasado miércoles, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli se reunió en Buenos Aires, Argentina, con el ministro de Seguridad de dicho país, Aníbal Fernández.

Según informó el medio trasandino Clarín, en la cita, donde participó también el embajador nacional en dicho país, Nicolás Monckeberg, el gobierno chileno solicitó a las autoridades argentinas abordar en conjunto acciones para afrontar la radicalización y violencia de grupos en la zona sur.

Según el citado medio durante el discreto encuentro, Galli y Fernández compartieron información de inteligencia que probaría que en la zona existe una íntima relación, es decir interfronteriza, entre los grupos violentistas chilenos y argentinos. Y que entre unos y otros trafican armas, drogas y madera, según la versión del diario argentino.

Consultado por dicha reunión, el subsecretario del Interior nacional aseguró a La Tercera que “sostuvimos una reunión con el Ministro de Seguridad argentino principalmente enfocada en dos temas. El primero fue generar acciones colaborativas para enfrentar la violencia que se vive en la Macrozona sur chilena y las provincias de Río Negro y Chubut en Argentina”.

“Tuvimos conversaciones iniciales para fortalecer el control fronterizo e mantenernos informados de lo que ocurre a ambos lados de la cordillera. Además, concordamos comunicarnos las acciones que desarrollemos para que se vea un actuar coordinado. Así le comentamos del proceso de diálogo que se había iniciado con las comunidades a instancias de los rectores de las universidades de La Araucanía con el centro noruego Nansen”, complementó Galli.

El subsecretario del Interior detalló, además, a este medio que en la cita con el ministro de Seguridad de Argentina “concordamos también el intercambio de información sobre fenómenos de tráfico de armas y drogas detectados en la zona norte de Chile que podrían estar operando también en Argentina como tránsito hacia la Triple Frontera Arg-Bra-Par”.

Finalmente, Galli detalló que “con Argentina estamos ciertos que nos une la voluntad de enfrentar con fuerza el crimen organizado, el tráfico de armas y el narcotráfico, evitando que pueda ocultarse tras demandas legítimas”.

ACCIONES CONJUNTAS

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, se reunió el miércoles en Buenos Aires con el ministro de Seguridad de Argentina, Aníbal Fernández, y en la que el gobierno chileno solicitó abordar en conjunto acciones para afrontar la radicalización y violencia de grupos en la zona sur.

De acuerdo a una información publicada por el diario El Clarín de Argentina, que tuvo acceso a altas fuentes del gobierno argentino, Galli y el resto de la delegación chilena, a la que se integró el embajador Nicolás Monckeberg, llegó el miércoles a la capital argentina y el jueves se regresó a Santiago tras la cita, sin que se anunciara en las agendas oficiales.

Durante el discreto encuentro, el subsecretario del Interior de nuestro país y Fernández compartieron información de inteligencia que probaría que en la zona existe una íntima relación, es decir inter fronteriza, entre los grupos violentitas chilenos y argentinos. Y que entre unos y otros trafican armas, drogas y madera, según la versión del diario argentino.

Se informó que los grupos cruzan a un lado y otro de la frontera por los pasos no habilitados pero también por otros que sí lo están pero tienen mucho trecho deshabitado, como el del Paso Cardenal Samoré.

Según la publicación, fuentes del gobierno chileno confirmaron la reunión. “El subsecretario viajó a Buenos Aires para buscar coordinar acciones conjuntas sobre situaciones similares” señalaron, y destacaron además que habló de los “atentados cometidos por terroristas que se esconden detrás de la causa mapuche”.

También el periódico indicó que el pedido de reunión de Galli a Fernández se produce luego de la fuerte molestia que causó en el gobierno de Chile la presencia del embajador Rafael Bielsa en una audiencia en la que el líder del grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, pedía su libertad condicional. Jones Huala nació en Argentina y tiene una condena a nueve años de prisión de Temuco por quemar un fundo y portar armas de fuego.

Sin embargo, en la reunión no se habría mencionado esta situación, sino que hablaron de “coordinar acciones” de cara a una “agenda futura con acciones espejadas en Chile de lo que hace Argentina frente al tema y viceversa”. (La Tercera)

Dejar una respuesta