Charlie Hebdo vuelve a publicar caricaturas de Mahoma previo al juicio

Charlie Hebdo vuelve a publicar caricaturas de Mahoma previo al juicio

Compartir

El semanario satírico Charlie Hebdo volverá a publicar este miércoles las caricaturas de Mahoma por las que en 2006 se convirtió en el blanco de yihadistas, que finalmente atacaron la redacción en 2015 y acabaron con la vida de 12 personas, coincidiendo con el inicio del juicio por este atentado.

Las ilustraciones aparecerán mañana, miércoles, en el número de esta semana y están disponibles en la web a partir de este martes a las 12:00 horas (06:00 en Chile).

«Nunca nos doblegaremos. Nunca renunciaremos», escribió Riss (seudónimo de Laurent Sourisseau), que sobrevivió al ataque con graves heridas y hoy dirige el semanario, en el editorial.

Se trata de una serie de doce dibujos que fueron retomados en 2006 por Charlie Hebdo tras su publicación en septiembre de 2005 en el diario danés «Jyllands-Posten». En ellos aparece una caricatura del profeta llorando de rodillas y con el mensaje «Es duro ser amado por idiotas».

Una ilustración de Cabu, asesinado en el atentado del 7 de enero de 2015. «Todo para esto», lleva en portada este número especial de los juicios, con un montaje que incluye todos los dibujos de aquella polémica edición.

La redacción explica en su interior que desde 2015 les han pedido a menudo que incluyan nuevas caricaturas de Mahoma y siempre se han negado. «No porque esté prohibido, la ley nos autoriza, sino porque hacía falta una buena razón para hacerlo, una razón que tenga un sentido y que aporte algo al debate», señala la redacción en un artículo dentro del número, que llega mañana a los kioscos.

COMIENZA EL PROCESO

La razón de peso, cinco años después, ha sido el inicio del proceso contra los supuestos cómplices de los terroristas que cometieron el ataque del 7 de enero de 2015 contra la revista satírica, el cual dejó 12 muertos y fue el más sangriento en Francia en medio siglo hasta la matanza de 130 personas el 13 de noviembre de ese año en bares de París y en la sala Bataclan.

Armados con kalashnikovs, los hermanos Saïd y Chérif Kouachi, nacidos en París, acabaron ese día con leyendas de la caricatura como Jean Cabut «Cabu» o el entonces director del semanario, Stéphane Charbonnier «Charb», y mataron además a un invitado, a un guardaespaldas y a un policía.

Consiguieron huir, pero fueron abatidos dos días después en una imprenta al norte de la capital en la que se habían atrincherado. También el día 9 fue «neutralizado» Amédy Coulibaly, originario de la periferia parisina, que se coordinó con ellos antes de matar la víspera a una agente de policía y de retener después en el supermercado judío Hyper Cacher a una decena de personas y ejecutar a cuatro.

En el juicio, que también se verá el ataque en el Hyper Cacher, hay un total de 14 acusados: diez en detención provisional, uno en libertad bajo control judicial y otros tres, incluida la pareja de Coulibaly, Hayat Boumeddiene, en orden de búsqueda y captura, para quienes se piden penas que van desde la cadena perpetua hasta los 10 y 20 años de cárcel.

La justicia los acusa de participación en una organización terrorista criminal y de distinto grado de complicidad, ya sea en el suministro de apoyo logístico, financiero o material, como armas o vehículos.

El juicio finalizará el 10 de noviembre. Hasta entonces, 49 días de audiencias, con 94 abogados, 144 testigos, 90 medios acreditados y 200 partes constituidas como acusación particular.

De forma excepcional y por su interés, el juicio será filmado, aunque las imágenes no se retransmitirán en directo, sino que serán conservadas por los Archivos Nacionales.

En 35 años será el décimo segundo juicio que se graba en Francia y el primero en materia de terrorismo. Entre los anteriores está el de diciembre de 2010 contra diez antiguos agentes del régimen de Augusto Pinochet, condenados por el homicidio de cuatro franceses durante la dictadura chilena. (Emol)

Dejar una respuesta