C. Larraín: «Bolsonaro es un fenómeno que hay que seguir de cerca»

C. Larraín: «Bolsonaro es un fenómeno que hay que seguir de cerca»

Compartir

Fue en septiembre que el exsenador de Renovación Nacional (RN) Carlos Larraín se fue con su señora a la estancia Cameron, en medio de Tierra del Fuego, tras descartar definitivamente volver a la política activa. Cuenta que el jueves estuvo esquilando 156 ovejas y que el lunes la pasó mal, porque murieron más de 200 de esos animales producto de una inesperada y cruda nevazón.

Pero ayer el canciller Roberto Ampuero llegó a su localidad y él salió a recibirlo. Le pidió al ministro que le autografiara el libro «El caso Neruda», y luego improvisó unas palabras ante las autoridades locales porque, como él mismo explica, sigue siendo un político.

Uno de los temas que le llama la atención al exsenador, dice, es el debate que se ha armado en torno al candidato a presidente brasileño Jair Bolsonaro, favorito para ganar la segunda vuelta el próximo 28 de octubre.

Según su percepción, se ha sobredimensionado el asunto. «Me parece un fenómeno que hay que seguir de cerca. No sabemos lo que es en realidad. Puede hacerlo bien como puede ser un desastre, pero ciertamente no es la encarnación del demonio como quiere la izquierda», comenta.

-¿Y qué le parece que Jacqueline van Rysselberghe, timonel de la UDI, haya viajado a Brasil a reunirse con él?

-Pueden ir allá y conversar para ver cómo se desarrolla la operación. No le daría más alcance que ese, es de interés político.

-¿Le hubiese gustado que un RN viajara a juntarse con él?

-Sí, porque ese fenómeno puede repetirse en otras partes si acaso la izquierda profundiza en la idiotez.

-¿Cómo ve actualmente a RN?

-Tranquila RN no podrá estar nunca, porque es así, inquieta. La veo muy firme detrás de Mario Desbordes, que representa al partido frente al Gobierno con mucha personalidad.

-¿Por qué no quiso entrar a la directiva de RN?, ¿se lo pidieron?

-Hay que aplicar la ley del turno, me lo pidió Mario, pero le dije que era mejor que se hicieran cargo otros más jóvenes. Yo no quise entrar.

-¿Y qué va a hacer, políticamente hablando?

-Yo ayudo un poquito, me meto en mis asuntos universitarios, tengo contactos con los movimientos de la centroderecha universitaria, ayudo en lo que puedo a Mario. (El Mercurio)

Dejar una respuesta