Brasil: Lula aventaja a Bolsonaro en encuestas y ganaría en primera vuelta

Brasil: Lula aventaja a Bolsonaro en encuestas y ganaría en primera vuelta

Compartir

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, mantiene una amplia ventaja de unos 20 puntos sobre el actual mandatario, Jair Bolsonaro, que le permitiría ganar las elecciones del 2 de octubre en la primera vuelta, según un sondeo publicado este jueves.

La encuesta, elaborada por el Instituto Datafolha, otorga al candidato del Partido de los Trabajadores (PT) un 47% de las intenciones de voto. Esto, frente al 28% que obtendría el líder ultraderechista.

De esta forma, la ventaja del exgobernante progresista (2003-2010) sigue prácticamente estable y se sitúa ahora en 19 puntos frente a los 21 del anterior sondeo de mayo.

No obstante, si se excluye el 7% de los votos blancos y nulos apuntados por Datafolha y que la Justicia Electoral no tiene en cuenta para el cómputo final, Lula ganaría en la primera vuelta de los comicios.

Lo anterior, con un 53% de los sufragios frente al 32 % de Bolsonaro, consolidando el escenario anticipado en mayo pasado.

El sondeo, que tiene un margen de error de 2 puntos, reafirma la fuerte polarización entre Lula y Bolsonaro, pues ningún otro candidato se acerca a ellos.

LULA GANARÍA EN PRIMERA VUELTA

El sondeo se realizó entre el miércoles y este jueves a partir de 2.556 entrevistas presenciales en 181 ciudades del país.

El resultado va en línea con el resto de encuestas publicadas hasta la fecha, que también prevén una victoria holgada del expresidente progresista, en momentos en que la popularidad de Bolsonaro se resquebraja en diversos frentes.

En la víspera, el ex ministro de Educación Milton Ribeiro y dos pastores evangélicos próximos a Bolsonaro fueron detenidos por sospechas de haber montado una trama corrupta que incluía extorsiones a alcaldes y pago de sobornos para liberar recursos de esa cartera.

No obstante, un juez de segunda instancia revocó hoy la orden de prisión contra el exministro de Bolsonaro.

El panorama económico también está debilitado, con una inflación de casi el 12% que ha disminuido de forma aguda el poder de compra de los brasileños. Esto, además de obligar al Banco Central a elevar los tipos oficiales de interés hasta el 13,25%.

El Gobierno de Bolsonaro ha intentado sin éxito contener el alza de los combustibles, que junto con los alimentos son los productos que más han subido, con varios cambios en la Presidencia de la petrolera estatal Petrobras.

Asimismo, busca revertir el descontento entre los funcionarios, que exigen el reajuste de sus salarios, y los transportistas, que integran la base social de apoyo a Bolsonaro y se han visto afectados por el alza de los hidrocarburos. Esto, con medidas que, por el momento, no salen del papel. (Bio Bio EFE)