Bolsonaro enfrenta duras críticas por ola de incendios forestales en Brasil

Bolsonaro enfrenta duras críticas por ola de incendios forestales en Brasil

Compartir

El lunes, a las 15.00, Sao Paulo se oscureció. De repente. Pese a estar a más de 3.000 kilómetros de la Amazonia, la megalópolis sintió los efectos de los incendios que, desde hace días, se extienden por las áreas selváticas y se propagan por los estados de Acre, Rondônia, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur.

El pasado 10 de agosto, en tanto, los hacendados del estado de Pará organizaron el “Día del Fuego”, en el que quemaron áreas para pastos y en proceso de deforestación.

Según uno de los líderes, entrevistado por el periódico de la ciudad amazónica Novo Progresso, los terratenientes se sienten “amparados por las palabras de Jair Bolsonaro”. También afirmaron que deseaban mostrar al Presidente de Brasil “que quieren trabajar”.

“Todo indica que lo consiguieron”, comentó la escritora brasileña Eliane Brum en una columna publicada en el diario El País. Según los datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (INPE), en esa fecha los incendios aumentaron un 300% en Novo Progresso, con 124 focos. Al día siguiente, el número subió a 203.

Y la situación no hace más que repetirse en todo Brasil. Según datos del Programa de Quemas del INPE, que contabiliza los incendios con la ayuda de imágenes de satélite, este año ha habido una cantidad récord de incendios forestales en el país, 74.155 hasta el martes. Eso es un incremento de 84% en comparación al mismo período del año pasado. Además, es el número más alto de focos de enero a agosto en siete años, apuntó el portal G1 de Globo.

De acuerdo con el INPE, durante la última semana, los focos de incendio han afectado 68 zonas protegidas o reservas indígenas de la región amazónica. De hecho, el Amazonas concentra el 52,5% de los brotes de quemas en 2019.

La extensión de los incendios ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar situación de emergencia o alerta ambiental pues la humareda puede provocar enfermedades respiratorias y afecta hasta el tráfico aéreo.

El pasado lunes, parte de los estados de Mato Grosso do Sul y Paraná, así como la ciudad de Sao Paulo, la mayor del país, fueron afectados por intensas nubes de humo causadas por los incendios que oscurecieron completamente el cielo poco después del mediodía.

Los focos se intensificaron en un marco de avance rápido de la deforestación en la región amazónica. Así lo indica un informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon), que desde hace 28 años estudia la región. Según esta institución, la tasa de deforestación en la selva brasileña creció un 66 % en julio pasado, aunque ese porcentaje llega al 278 %, según las proyecciones del INPE.

En la misma línea, la organización no gubernamental Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonía (Ipam) asoció el crecimiento de los focos de fuego a la deforestación promovida por hacendados.

El número de focos de calor registrado en la Amazonía ya es en un 60% superior al de los últimos tres años y ese peak tiene relación con la deforestación y no con una sequía más fuerte como podría suponerse”, denunció la organización. “Si la sequía no explica los actuales incendios, la retomada de la deforestación de la selva sí lo hace. El fuego es normalmente usado (por colonos y hacendados) para limpiar el terreno después de la deforestación”, agregó el Ipam en un comunicado en el que se refirió al aumento de los incendios.

El aumento de tala de árboles en el pulmón verde del planeta ha llevado a Noruega y Alemania a suspender partidas destinadas al Fondo Amazonía, dedicado a la protección ambiental en Brasil y del que ambos países son los principales patrocinadores.

Tras los recortes y las críticas recibidas, Bolsonaro insistió en defender la “soberanía” de Brasil sobre la Amazonía, mandó a la canciller Ángela Merkel a usar los fondos para “reforestar Alemania” y reprochó a Noruega por “matar ballenas” y “extraer petróleo del Polo Norte”.

ATAQUE CONTRA ONGs

Lejos de distanciarse de estas declaraciones, Bolsonaro insinuó hoy que las ONG podrían haber provocado los incendios que afectan a la Amazonía y otras regiones de Brasil para “llamar la atención” contra su gobierno por haberles suspendido recursos. “Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando”, afirmó el mandatario.

El excapitán de Ejército no explicó en qué basaba sus sospechas, pero aseguró que esas organizaciones, que según él representan intereses extranjeros, “están sintiendo la falta de dinero”, después de que el gobierno suspendiera recursos que les eran asignados.

Bolsonaro citó que su Gobierno ha “cortado el dinero público que iba para las ONG” que operan en la región amazónica, con proyectos “supuestamente” volcados al cuidado del ecosistema.

“De esa forma, ese personal está sintiendo la falta de dinero”, agregó el gobernante, quien apuntó que ahora la tarea de las autoridades es determinar si los incendios en el mayor pulmón del planeta han sido provocados.

“El crimen existe. Ahora, tenemos que hacer lo posible para que ese crimen no aumente” y establecer las responsabilidades “si es que las hubiera”, indicó Bolsonaro, quien insistió en que las ONG que operan en la Amazonía “representan intereses ajenos” a Brasil.

El Ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, pagó los platos rotos por la postura de Bolsonaro frente a los incendios forestales. El funcionario fue recibido hoy con fuertes abucheos y al grito de la “Amazonía se quema” durante el plenario de apertura de la Semana del Clima de Latinoamérica y Caribe que se celebra hasta este viernes en la ciudad de Salvador.

Según EFE, Salles fue increpado públicamente por activistas durante la cita promovida por organismos globales y regionales y que sirve de antesala de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-25), que se celebrará el próximo mes de diciembre en Chile. Un grupo de unas 10 personas irrumpió en la sala durante el inicio de la ceremonia y cargó contra la política medioambiental defendida por el gobierno de Bolsonaro, quien se ha mostrado partidario de la explotación comercial de la Amazonía y la reducción de la fiscalización en áreas protegidas.

Antes de su intervención, que duró apenas cinco minutos, Salles se refirió a los incendios desatados en la Amazonía y anunció su intención de desplazarse hasta la región para inspeccionar la zona junto con el gobierno del estado de Mato Grosso. “Es una situación muy preocupante, agravada por el tiempo seco, el calor. Vamos a actuar para apoyar a los gobiernos de los estados en ese combate de los incendios”, afirmó el titular de Medio Ambiente. Salles, no obstante, reconoció que ha habido cortes en los presupuestos destinados a la fiscalización y lo atribuyó a la crisis económica que afecta a las diversas regiones de país y al propio Estado federal. (La Tercera-Agencias)

Dejar una respuesta