Banca: utilidades durante abril superan los US$ 680 millones

Banca: utilidades durante abril superan los US$ 680 millones

Compartir

La Comisión para el Mercado Financiero informó los resultados de la industria bancaria al cierre de abril y la inflación le da una mano al sector. Durante el cuarto mes del año, la banca ganó $ 582.480 millones -equivalente a US$ 680 millones- y anotando un incremento de 113% respecto a 2021. 

El regulador explicó que que este número se debió un mayor margen de intereses y reajustes, que es el crecimiento del ingreso neto por reajustes producto del alza de la UF. No obstante, precisó que también se registró un aumento en el gasto por pérdidas crediticias

En los primeros cuatro meses del año, la industria tiene un resultado de US$ 2.200 millones, un aumento de un 45,24%. 

La Asociación de Bancos (Abif) indicó que «si bien estas cifras superan lo registrado en años anteriores, una proporción creciente de esta utilidad deberá reinvertirse a fin de compensar por la erosión del valor real del capital a raíz de la misma inflación. En este sentido, al descontar el costo de la corrección monetaria del capital, la rentabilidad se reduce a menos de la mitad, alcanzando 0,63% de los activos promedio de igual período».

Cabe recordar que los principales bancos privados reportaron a comienzos de mes un importante avance de sus resultados.

Banco de Chile mantuvo su liderazgo en términos de generación de ganancias. En abril ganó 182% más que en 2021, con $ 141.284 millones en utilidades. En los cuatro primeros meses del año acumula ganancias de $ 433.011 millones, un incremento interanual de 103,7%.

En tanto, Santander informó ganancias mensuales por $ 104.776 millones, mostrando un salto de 87,9% respecto al año pasado. Sus utilidades acumuladas llegan a $ 340.519 millones, anotando un crecimiento de 43,4% a 12 meses.

Bci registró $ 79.779 millones en utilidades durante abril, un 98,1% superior a 2021. La firma acumula ganancias de $ 269.177 millones, un 42,3% superior al año pasado.

SITUACIÓN DEL CRÉDITO

En lo que respecta a la actividad crediticia, la Abif reportó que el flujo de nuevas operaciones mantuvo una contracción respecto al año anterior, registrando una caída de 9%. 

El gremio explicó que “este comportamiento refleja el escenario de menor actividad y mayor inflación, donde las expectativas sobre estas variables se han deteriorado sistemáticamente y, en consecuencia, las perspectivas de crecimiento del sector se tornan cada vez más complejas”. 

A nivel de carteras, las nuevas operaciones comerciales registradas en abril se encuentran en torno al promedio de los últimos cuatro años, reduciéndose 1% respecto de igual mes del año anterior. En tanto, en el segmento hipotecario las nuevas operaciones suman menos de la mitad que las de hace doce meses. En contraste, el flujo de operaciones de crédito de consumo aumentó 8% en los últimos doce meses, donde se contrasta el dinamismo de las tarjetas y líneas con la contracción de los créditos en cuotas

MERCADO HIPOTECARIO

La Abif profundizó que en la cartera hipotecaria el flujo de nuevas colocaciones para la vivienda se mantuvo reducido, totalizando en abril US$ 591 millones, lo que representa una disminución de más de 50% respecto a igual período del año anterior. 

Indicó que el “bajo dinamismo de la cartera hipotecaria se refleja también en una variación mes a mes del saldo de colocaciones, que ha estado en torno a cero durante los primeros cuatro meses del año, situación inédita, que de persistir podría llevar el crecimiento anual a nuevos mínimos en los próximos meses”.

Destacó que en las condiciones de financiamiento, la tasa hipotecaria muestra señales de estabilización, disminuyendo 4 puntos base en abril hasta 4,41%, tras doce meses consecutivos de alzas.

Argumentó que esto se debe a que “las fluctuaciones en el margen de la tasa de interés se correlacionan con un flujo positivo de compra de instrumentos de largo plazo. Esta situación ha permitido compensar marginalmente las masivas liquidaciones de instrumentos de largo plazo observadas el 2020 y 2021 (aproximadamente US$ 10 mil millones). Esto refleja la importancia de avanzar en políticas públicas que profundicen el mercado de capitales de largo plazo”. (DF)

Dejar una respuesta