Argentina: mercados se desploman y peso se acerca a mínimo histórico

Argentina: mercados se desploman y peso se acerca a mínimo histórico

Compartir

La plaza financiera argentina cerró este lunes con fuertes bajas luego de los feriados de Semana Santa, en un considerado reacomodamiento de precios tras notorias mermas de los activos locales en Nueva York como reacción adversa a medidas del gobierno, dijeron operadores.

Agregaron que la prudencia inversionistas se sustenta en la difícil coyuntura económica doméstica y por la incertidumbre política a seis meses de las elecciones presidenciales.

“El deterioro se profundizó en la rueda (externa) del jueves de la mano de algunas encuestas (electorales) negativas para el gobierno y esto llevó el EMBI Argentina (riesgo país) a los 851 puntos básicos”, dijo un informe del Grupo SBS.

El riesgo país argentino realizado por el banco JP.Morgan caía siete unidades, a 844 puntos básicos, luego de tocar a primera hora los 858 puntos y alcanzar niveles máximos desde 2014.

Hasta ahora, el gobierno de Macri había soportado máximos de este indicador en la zona de las 840 unidades a finales del año pasado. Los bonos soberanos argentinos perdían en promedio un 0,8% por ventas de inversionistas alertados por los máximos del riesgo país y atemorizados por el panorama económico y político local, coincidieron los operadores.

Argentina lanzó la semana pasada una batería de medidas del banco central para dar previsibilidad al mercado y domar una galopante inflación, junto a otra serie de disposiciones adoptadas por el gobierno para reactivar el consumo doméstico.

El peso en la plaza interbancaria se depreció este lunes un 1,46% a 42,50/42,52 por dólar, con una fluctuación intradiaria entre 42,30 y 42,79 unidades, mientras que la moneda en la franja marginal perdió un 1,70% a 43,85/44,05 por cada dólar, ante reducidos negocios. Ambos circuitos tienen un piso histórico en 44,10 por cada dólar.

La consultora Ecolatina estimó que “congelar nominalmente las bandas (de flotación) cambiarias puede acotar la volatilidad y reducir la inflación, pero a costa de un mayor atraso cambiario”.

Los efectos de una reciente batería de medidas del banco central argentino para dar previsibilidad al mercado y domar una altísima inflación, junto a otra serie de disposiciones adoptadas por el gobierno para reactivar el consumo doméstico, quedaban en el olvido.

El instituto emisor dejó fijada la semana pasada la banda de flotación del tipo de cambio hasta fin de año en 39,75 y 51,45 pesos por dólar, con el compromiso de abstenerse de comprar divisas hasta el 30 de junio por debajo del límite inferior.

En tanto en su afán por controlar la escalada inflacionaria, el gobierno reforzó los controles sobre el comercio de productos en busca de detener el descontento con la gestión del presidente Mauricio Macri, quien asumió en diciembre de 2015 y no pudo cumplir con varias promesas de campaña.

Los mercados muestran el descrédito hacia el gobierno, casi no se quieren las posiciones en moneda local, por eso las reacciones de este lunes. Ya no alcanzan las muestras de buenas intenciones”, sostuvo un analista financiero de la banca privada.

Los negocios a futuro del peso se pactaban a 59,20 por dólar para fin de diciembre y a 61,00 unidades para enero de 2020.

Con la idea de quitar liquidez, la autoridad monetaria absorbió 197.831 millones de pesos (unos US$4.644 millones) en dos subastas de letras Leliq, con una tasa promedio del 67,872 por ciento, y colocó US$60 millones por orden del Tesoro.

Los bonos soberanos en la ronda extrabursátil perdieron en promedio un 0,8% por ventas de inversionistas alertados por los máximos del riesgo país y atemorizados por el panorama económico y político local, coincidieron los operadores.

El índice bursátil S&P Merval bajó un sostenido 3,71% a un cierre provisorio de 30.847,55 unidades, encabezado por la tendencia negativa del sector bancario, cuyos ADRs en Nueva York perdieron hasta un 8,0 por ciento el jueves pasado.

MINISTRO DE ECONOMÍA: “FACTORES POLÍTICOS”

El ministro de Economía argentino, Nicolás Dujovne, atribuyó las turbulencias de los mercados a factores políticos, a seis meses de las elecciones que pueden marcar un cambio de gobierno y de rumbo en el país sudamericano.

En conferencia de prensa en la sede del ministerio, Dujovne dijo que la cuestión política es “el principal factor jugando hoy en el riesgo país”.

“Los mercados no nos están pidiendo cambios en la política económica, creo que está claro que lo que pesa hoy es la incertidumbre política”, sostuvo el ministro.

Este lunes la demanda de divisas empujó a una nueva depreciación del peso que cotizó en 43,69 pesos por dólar (42,98 el cierre anterior), la Bolsa perdió 3,90% y el indicador del riesgo medido por el banco JP Morgan cerró en 846 puntos, tras tocar 858 puntos a media jornada.

A seis meses de los comicios del 27 de octubre en los que Macri buscará renovar su mandato hasta 2023, el gobierno liberal anunció la semana pasada una batería de medidas heterodoxas que apuntan a detener la aceleración de la inflación y la fuga de divisas.

La inflación, la principal preocupación de los argentinos, alcanzó en marzo 4,7% y acumuló 54,7% en los últimos doce meses. Las medidas incluyen un acuerdo de estabilidad de los precios de 64 productos básicos por seis meses, el congelamiento de tarifas de servicios públicos y mantener hasta fin de año el tipo de cambio dentro de una banda inamovible de entre 39,75 y 51,45 pesos por dólar.

El ministro ratificó la meta de conseguir el equilibrio fiscal comprometida con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio del auxilio financiero de US$56.000 millones a tres años. Argentina registró en el primer trimestre de este año un superávit fiscal primario, antes del pago de la deuda, de 10.347 millones de pesos (236,7 millones de dólares).

“Estamos convencidos de lo que tenemos que lograr en materia fiscal porque eso es lo que nos va a traer estabilidad macroeconómica”, dijo el titular de la cartera económica. La crisis económica argentina se desató hace un año con una corrida cambiaria, después de un fuerte ajuste de la economía que cayó en recesión con una merma del 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018. (Pulso)

Dejar una respuesta