Argentina: la olvidada otra crisis económica de la región

Argentina: la olvidada otra crisis económica de la región

Compartir

Parecía que los tiempos de mayor turbulencia financiera para Argentina quedarían atrás, luego de que el gobierno de Mauricio Macri alcanzara un millonario acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para afrontar la crisis que se desató a mediados de 2018 y que llevó a la moneda local a perder la mitad de su valor frente al dólar.

Sin embargo, la nación trasandina no ha logrado recuperar plenamente la calma tras la tormenta, y los efectos de las medidas del Ejecutivo han pasado a sentirse, con el pasar de los meses, cada vez con mayor fuerza en los ciudadanos.

Sólo en el último trimestre del año pasado, el consumo cayó 4% frente al mismo período de 2017, presionado por la inflación, el aumento de los precios de los servicios básicos y el volátil tipo de cambio. Ello ha llevado a pequeños comerciantes a cerrar sus establecimientos y a grandes empresas –como Coca-Cola, Carrefour o Avianca- a evaluar medidas para disminuir el riesgo.

El empleo también ha perdido su impulso y, sólo en diciembre, se eliminaron más de 10.500 puestos de trabajo. El sector educacional retomó las actividades ayer, tras el feriado de carnavales, con una protesta nacional de 72 horas para reclamar mejores condiciones laborales y sueldos que resistan la galopante inflación de al menos 50%.

El golpe, incluso, ha llegado al sector de salud, con los ciudadanos comprando menos medicamentos, lo que ha elevado la preocupación de los especialistas ante una inevitable interrupción de los tratamientos.

IMPACTO SOCIAL

Mientras muchos sacan cuentas porque les cuesta llegar a fin de mes, la crisis golpea cada vez más varias áreas.

La industria y la construcción siguieron cayendo en enero un 10,8% y 15,7%, respectivamente, a pesar de haber señales de reactivación cuando se compara con los meses anteriores. En los primeros dos meses se registraron alzas de precios de los servicios básicos y se espera que en el recién iniciado mes de marzo se registren más “tarifazos” en telefonía, combustible, transporte público y cigarrillos.

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y del Instituto Proyección Ciudadana, al que tuvo acceso BAE Negocios, la situación ha llevado a que el 63% de las personas haya decidido restringir sus gastos.

El 48% de las personas dice haber reducido su consumo de carne, el 44% afirmó haber comprado menos bebidas y el 35% sostuvo haber restringido su acceso a los lácteos.

Del estudio también se desprende que el 13% del total de los encuestados dijo haber incrementado el consumo de fideos, harinas y arroz, y el 14% en frutas, lo que según el CEPA muestra “por un lado una propensión a reconfigurar el consumo en términos de hidratos de carbono, relativamente más baratos y, por otro lado, el incremento estacional del consumo de frutas y verduras propio del verano”.

El impacto de la recesión no ha escapado tampoco del rubro de la salud y, aunque ya había empezado a manifestarse en mayo, se sintió con especial fuerza en el último trimestre del año pasado, con un desplome considerable de las ventas de medicamentos.

Según un informe de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), los argentinos compraron 103 mil remedios menos por día durante el último año, lo que se traduce en una caída de 5,1%, respecto de 2017.

La situación ha despertado la preocupación de los especialistas, que alertan que un número considerable de pacientes, debido al alto costo de las medicinas, se vieron obligados a interrumpir o cumplir parcialmente tratamientos médicos.

“AL BORDE DEL COLAPSO”

Tras meses de aparente silencio, quizás opacada por la crisis que vive Venezuela -que ha acaparado la atención de la comunidad internacional a medida en que se deteriora la situación política y humanitaria- la también delicada situación de Argentina llegó a ser considerada ayer por Forbes.

La revista estadounidense especializada en finanzas y negocios realizó un duro pronóstico al advertir que “Argentina está a un paso del colapso económico” y aseguró que el panorama se agrava “debido a la fuga de capitales”.

“La situación económica de Argentina se puede explicar por su nivel de endeudamiento, que aumentó 20 puntos porcentuales del PIB entre 2017 y el segundo trimestre de 2018, alcanzando una deuda pública de 77,4% del PIB”, indicó.

También destaca el impacto que han experimentado las empresas, considerando que, entre diciembre de 2015 y marzo de 2017, casi 3.200 firmas han cerrado sus puertas; es decir, siete por día, de acuerdo con datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Para Forbes, hasta ahora el único acierto del gobierno de Macri ha sido superar la meta fiscal acordada con el FMI, al alcanzar un déficit fiscal de 2,4% en 2018, frente al 2,7% esperado.

Y es que su administración tampoco ha logrado aún contener la volatilidad del peso argentino, a pesar de que el banco central de la nación trasandina ha implementado un mecanismo de acción recurrente para detener alzas o bajas extremas.

Ayer, la moneda local volvió a superar la barrera de las 40 unidades por dólar, por primera vez desde septiembre de 2018. (DF)

Dejar una respuesta