Argentina: «Giro centrista» de Alberto Fernández aleja a ME-O del poder

Argentina: «Giro centrista» de Alberto Fernández aleja a ME-O del poder

Compartir

“Le tengo mucho aprecio al Pdte. Fernández, y respeto la institucionalidad del gobierno y al equipo que él nombró. Me alegra el éxito que tuvo la gira por Europa, y no voy a caer en el juego de rumores y descalificaciones de gente que solo busca dividir y afectar al gobierno”.

Eso escribió en Twitter, hoy en la mañana, el excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami, a raíz de lo expuesto en un artículo del diario argentino Clarín. Según éste, el exdiputado fue desplazado de la gira europea del presidente trasandino, Alberto Fernández, a quien asesoró en materia internacional durante la campaña del año pasado cuando éste se impuso a Mauricio Macri.

Clarín señaló la ausencia de ME-O en la comitiva presidencial del Mandatario como un ejemplo más del alejamiento que tendría con el círculo de poder más cercano de Fernández. De hecho, según el artículo trasandino, Enríquez-Ominami estaría “caído en desgracia” en Argentina ya que no registra apariciones públicas con el Mandatario, a lo que se suman discusiones que habría tenido con el actual Canciller, Felipe Solá, supuestos negocios privados del exdiputado PS que “molestarían” en la Casa Rosada y posibles errores que habría cometido en la coordinación de una reunión entre Fernández y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

En la Cancillería chilena estaban al tanto de los movimientos en el entorno de Fernández. Según comentaron altas fuentes a este medio, el exdiputado rivalizaba en posturas con Solá y, al mismo tiempo, dejaba “en la intrascendencia” al embajador en Chile Rafael Bielsa, nombrado el 20 de diciembre por el Mandatario argentino.

La Tercera PM intentó contactar a Enríquez-Ominami pero no hubo respuesta. De su círculo más cercano, en tanto, señalaron que el excandidato presidencial no habría ido a la gira de Fernández ya que está enfocado “en otras cosas” como por ejemplo, el tercer encuentro del Grupo de Puebla que se realizará en Santa Marta, Colombia.

GIRO AL CENTRO DE FERNÁNDEZ

Según se agrega en el artículo, el desplazamiento de ME-O en favor de otros ministros de la Casa Rosada -que alguna vez fue nombrado como un “Canciller en las sombras” de Fernández- se debería a un giro “centrista” que estaría buscando el gobierno trasandino en materia de relaciones exteriores.

Según el artículo periodístico, ésta fue una de las razones por las cuales se enfrentó Enríquez-Ominami con Solá. En la cumbre del Grupo de Puebla -instancia internacional que agrupa a líderes de la izquierda latinoamericana- y que se realizó en Buenos Aires en noviembre pasado, estos dos habrían discutido ya que ME-O pretendía que las conclusiones estuvieran más a la izquierda, mientras que el actual Canciller argentino defendió una declaración más moderada.

Sobre este punto, Jaime Gazmuri, exsenador PS, cercano a Carlos Ominami -padrastro de ME-O y también cercano al Mandatario argentino-, señala que “está claro que el actual Canciller argentino tiene otra mirada que la de Marco”. De igual forma, Gazmuri agrega que entre ME-O y Fernández “hay una cercanía personal que no creo que se rompa. Si alguien creía que Marco era una especie de factótum de la política exterior de Argentina está equivocado. Son amigos pero no es el brazo derecho del Presidente de Argentina”.

En noviembre, de hecho, en entrevista con el diario Perfil de Argentina, Enríquez-Ominami abordó su relación con el Mandatario trasandino: “No soy asesor de Alberto Fernández. Soy su amigo. Y soy, si se me permite el término, una suerte de fan, groupie, admirador. Lo acompañé por múltiples razones, por amistad. También porque creamos juntos el Grupo de Puebla, que busca conjugar dos verbos para el progresismo: pensar y articular. Aparece nuevamente la palabra ‘articular’”, señaló. El 23 de noviembre, en tanto, Infobae afirmó que ME-O no recibiría un pago por trabajar con Fernández sino que sería una colaboración ad honorem.

Además, fuentes que conocen la relación de ME-O con Fernández, agregan que desde que este último asumió como Presidente, tuvo que cerrar su círculo de asesores directos y darle prioridad a quienes nombró como ministros.

El cambio de la política exterior de Argentina, según varios exdirigentes socialistas chilenos que conocen la política argentina, quedó de manifiesto ayer, en una columna publicada en Clarín por Juan Gabriel Tokatlian, profesor de Relaciones Internacionales y vicerrector de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), y quien además asesora a la Casa Rosada en el tema.

“El gobierno del Frente de Todos, a mi entender, debe concentrar la atención de su política exterior en dos cuestiones: la negociación con el FMI (y los bonistas privados) y la relación con Brasil. En ambos casos hay un aprendizaje histórico que puede y debe nutrir el diseño y la implementación de una estrategia”, escribió Tokatlian quien es parte del Consejo de Relaciones Internacionales de América Latina (RIAL) junto a los exembajadores chilenos Luis Maira y Juan Gabriel Valdés.

«ME-O NO ES MUY CONOCIDO EN ARGENTINA»

José Angel Di Mauro, periodista y Jefe de Política del diario Popular, comentó a La Tercera PM que en Argentina “se observaba con cierta inquietud” la cercanía de Alberto Fernández con Marco Enríquez-Ominami.

“Lo de ME-O es una señal sin costo hacia adentro, porque tampoco es muy conocido dentro de Argentina. Si ha adoptado esta medida es dando un paso hacia el pragmatismo que Alberto Fernández necesita porque tiene claro que debe resolver el tema de la deuda para marzo. Para esto necesita apoyos internacionales y despegarse de lo que pudiera ser el pasado del kirchnerismo que en materia de RREE sus relaciones fundamentales eran con Venezuela, Cuba, China o Rusia”, agrega Di Mauro.

El periodista argentino señala que Fernández busca replicar el modelo del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “de izquierda hacia dentro, de centro hacia afuera”. “En el marco del tipo de relación que quiere tener Alberto Fernández con el mundo, atendiendo las demandas de su interna, quisiera elegir el modelo mexicano, que tiene un presidente que se muestra como de izquierda, pero con una relación bien pragmática con Estados Unidos. Es lo que Fernández quisiera replicar aquí”, señala Di Mauro.

Sobre el Grupo de Puebla, Di Mauro señala que el Mandatario argentino “dentro del propio pragmatismo que le está dando la experiencia de gobierno me parece que pondrá en stand by a la relación con el Grupo de Puebla y buscará acercar posiciones con nuestro socio principal que es Brasil, relaciones que no han sido buenas. Por eso se envió a Brasil a un embajador que si alguna característica tiene es que es conciliador”. (La Tercera)

Dejar una respuesta