Alto poder de fuego: Chile registra 7.902 fusiles en manos de civiles

Alto poder de fuego: Chile registra 7.902 fusiles en manos de civiles

Compartir

El tema de las armas en manos de civiles es tema. Siempre lo es. En el mundo y en nuestro país. Esta semana fue producto de una noticia que causó alarma, luego de que en Quilpué, Región de Valparaíso, un supuesto ex alumno del Liceo Aconcagua amenazara por redes sociales con que allí habría un tiroteo. Pese a que finalmente todo era falso, apenas 20 alumnos llegaron ese día a clases, mientras que la policía y fiscalía investigan el hecho.

Más allá de este caso, que por cierto implica un hecho ilegal, en Chile existe un número importante de armas legales y debidamente inscritas en manos de civiles. Según cifras de la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), a las cuales La Tercera PM accedió vía transparencia, en todo el país hay 733.950 armas autorizadas para su tenencia.

Si uno considera el Censo 2017, esto significa que hay un arma autorizada por cada 24 personas. Dicho de otro modo, sería como proyectar que todos los habitantes de las comunas de Santiago y Viña del Mar poseen un arma de fuego.

Desmenuzando la estadística, entre ellas prevalecen las de repetición y semiautomáticas. Y un dato específico es que los fusiles actualmente alcanzan a los 7.902.

USOS Y TENENCIA

Según lo establece la Ley de Control de Armas, en Chile la DGMN sólo permite la inscripción de uno de estos elementos cuando existe la seguridad de que quien la tenga lo hará con el objeto de proteger un sitio o lugar declarado, o utilizarla para fines deportivos.

El catastro de la DGMN, al 31 de julio pasado, indica que entre las armas activas inscritas las más numerosas son las llamadas de “tiro a tiro”, con 400.897 unidades, de las cuales 235.798 son revólveres y 1568.904 corresponden a escopetas.

Respecto de los fusiles, se entiende por ellos un tipo de arma de fuego de cañón largo y que dispara balas con alto poder de fuego y largo alcance. De los casi 8 mil que actualmente tiene la población civil, 6.991 son de repetición y 879 de tiro a tiro.

En relación a las pistolas, que comúnmente se las asocia como elementos de defensa personal y seguridad, son 167.465 las que están en mano civiles, de las cuales casi el cien por ciento son semiautomáticas.

Para todos los casos y efectos, la Ley de Control de Armas determina que estos implementos sólo pueden permanecer en el lugar que autorizó la DGMN, salvo para el caso de los cazadores o deportistas, quien pueden transportar armas y municiones autorizadas, aunque no las pueden llevar cargadas en la vía pública.

El nombre “fusil” ya había revoloteado en términos público a mediados de julio pasado, cuando La Tercera publicó que la Fiscalía Oriente y el OS-9 de Carabineros estaban realizando una investigación reservada por la supuesta venta errónea de fusiles por parte de Famae a civiles.

En aquella oportunidad se accedió a un informe, dirigido al Ministerio Público, que daba cuenta de que se habrían comercializado 30 fusiles para francotirador, de ciclo semiautomático y de calibre 7.62 mm. Más tarde, sin embargo, Famae informó que el arma en cuestión, el fusil FD2000, no tenía prohibición de venta, pues se trataba de un arma tiro a tiro y su calibre era .308 Winchester. (La Tercera)

Dejar una respuesta