Acción Republicana: J.A. Kast ha visitado 110 comunas y cuenta con 13 mil adherentes

“Como Acción Republicana (AR) creemos que hoy la derecha está frente a una encrucijada; puede seguir haciendo vista gorda ante cánceres que agobian a nuestro país o reconectarse con los verdaderos problemas de la ciudadanía. Nosotros tomamos la segunda opción”. Así explica el excandidato presidencial José Antonio Kast la motivación tras el proyecto en que está inmerso desde mayo. “Es la Gira 345, una gira permanente que me lleva a visitar las 345 comunas de Chile”, explica.

Tras la fundación de su movimiento AR el pasado 19 de abril, el exdiputado comenzó la cruzada que le ha significado -dice- un costo físico importante, pero que, según plantea, “lo ha enriquecido”. La idea, explican en sus equipos, sería que visite todas las comunas del país antes de las elecciones presidenciales de 2021; de forma similar a como hizo el recién electo Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien estuvo tres años recorriendo su país. “Hemos visto coincidencias en cómo Bolsonaro se conectó con las preocupaciones de la ciudadanía”, apunta Kast, recordando la reunión que sostuvo con él, pocos días antes de la segunda vuelta en Brasil.

LOS CABILDOS

Kast ha visitado más de 110 comunas y afirma que es financiado solo por aportes de adherentes de AR. En su gira, va articulando pequeños “cabildos”; grupos de entre 15 y 20 personas que se reúnen mínimo una vez al mes y “levantan la voz de los sin voz y despiertan a la derecha ciudadana”, explican cercanos.

“Son el motor de nuestro movimiento y el objetivo es que se reúnan a conversar de temas locales y nacionales que los inquietan, que vuelvan a tomar la política como algo relevante, y así identificar las urgencias sociales”, apunta el ex UDI.

El encargado territorial de la gira, José Meza, destaca que los cabildos permiten “identificar realidades que pasan invisibilizadas desde Santiago”. El director ejecutivo de AR, Antonio Barchiesi, por su parte, asegura que hasta el momento ya cuentan con más de 120 cabildos formados y que el plan es “llegar a nuestro aniversario del próximo año con grupos articulados en al menos 200 puntos del país”.

MINUTA Y CONTROL

En una reunión en Lanco, Kast preguntó en voz alta frente a 80 personas: “¿Quienes aquí, aparte de mí, son usuarios de isapre?”. Solo un par de personas levantaron la mano. “La discusión nacional está focalizada en el sistema de isapres. ¿Cómo ponemos el foco en la salud pública? Hay que transmitir esto”, dice el excandidato presidencial.

Kast cuenta que, todas las semanas, según lo recogido en los cabildos y los temas en agenda, desde AR envían, tanto a parlamentarios como a adherentes, la “Minuta Republicana”; un texto que busca orientar la defensa de los principios del movimiento en el debate contingente.

Luego ejercen lo que denominan un “Control Republicano”, que consiste en que, haciendo uso de redes sociales y la ley de transparencia, se le exponga a la ciudadanía cómo votan los parlamentarios temas de interés común.

LIDERAZGOS

En su paso por Chile, el excandidato y su equipo van identificando liderazgos para, eventualmente, potenciar nuevas figuras locales. “Queda tiempo para definición de candidatos, estamos en el trabajo territorial viendo las urgencias sociales, pero luego nuestra prioridad será promover primarias de alcaldes”, dice Kast.

AR hoy cuenta con cerca de trece mil adherentes. Una de las metas, según afirman, es contar con más de cien mil a fines de 2019, y si bien admiten que no está en sus prioridades ser partido, tampoco lo descartan. “Va a depender de lo que hagan los actuales partidos, si van tomando las banderas de las urgencias sociales vamos a apoyarlos, pero si eso no se da, y siguen hablando de eutanasia, matrimonio homosexual, adopción homoparental, aborto e identidad de género, que no son las prioridades ciudadanas, tendremos que pensarlo”, asevera Kast.

Además, desde el equipo de AR, sostienen que pretenden ser un articulador dentro del escenario político de Chile Vamos, pero prevaleciendo que sus adherentes puedan militar o no en un partido político. (El Mercurio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *