Se despeja la cancha

SI BIEN la encuesta CEP no permite asegurar quién será el próximo Presidente, sí deja claro quién no lo será. Se trata de una medición donde hay más perdedores que ganadores. Por eso, la cancha se despeja y quedan muy pocos jugadores.

Partamos por lo fácil. Quedan fuera de carrera personajes como Ossandón, Allende,Walker e Insulza. También algunos candidatos históricos, como Enríquez-Ominani y Andrés Velasco, que ni siquiera aparece mencionado. Para ellos la encuesta es lapidaria, lo que habla de que lo mejor que pueden hacer es dedicarse a otra cosa. Algunos tendrán que buscar pega y otros, concentrarse en sus labores parlamentarias.Por el lado de los ganadores, el más claro es Piñera, a quien el 14% de las personas lo mencionan como su candidato, casi triplicando al segundo contendor, Lagos, que obtiene un 5% de las preferencias.

En otras palabras, Piñera es por lejos el que tiene las mayores posibilidades de ser el próximo Presidente de Chile.

Lo anterior, sin embargo, no se puede afirmar con absoluta certeza, por cuanto la encuesta muestra que el porcentaje de indecisos, esto es, aquellos que no definen su candidato, es anormalmente alto: un 62%. Esto deja la cancha un poco abierta, pero en un esquema de voto voluntario, es probable que lo que esté mostrando esa cifra es que mucha gente no acudirá a las urnas. Si eso es así, la figura de Piñera se consolida.Como sea, el mensaje para la derecha es claro: el único candidato real que tienen es Piñera. Además, es muy competitivo.

Por eso, cerrar filas en torno a él es lo que corresponde si es que quieren ganar la elección. Esto no da ni para primarias.Por el lado de la izquierda la cosa es más confusa. Si bien el expresidente Ricardo Lagos es su mejor opción, no aparece como un candidato competitivo frente a Sebastián Piñera. Veremos si en este escenario el propio Lagos decide entrar en la contienda. También la coalición gobernante podría jugarse por el senador Alejandro Guillier, quien fue la sorpresa de la encuesta al ubicarse como el político mejor evaluado.

Es una apuesta arriesgada, ya que su nivel de aprobación positiva no es muy distinto del que recibe Piñera y en la carrera presidencial aparece sólo con el 1% de las menciones.Pero la Nueva Mayoría tiene un problema aún mayor: la Presidenta Michelle Bachelet.En la encuesta alcanza sólo un 15% de aprobación, consolidándose como la peor gobernante desde que volvió la democracia. La caída de la Presidenta Michelle Bachelet parece no tener fondo y eso complica las aspiraciones de cualquier candidato que se presente como su continuador.

Es un escenario donde la gente de seguro optará por el cambio.En suma, por donde se lo mire, se despeja la cancha para Piñera. Se saca de encima sus contendores dentro de la derecha y aparece muy por sobre los candidatos de izquierda. Que hay que echarle más agua a la piscina es evidente. Pero que es el único que tiene suficiente para tirarse a competir es más que claro. Ahora sólo depende de él y del apoyo decidido que reciba de los partidos de su sector.

 

La Tercera/La Tercera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *